Uno de los nuevos proyectos de criptomonedas dentro del sector de los pagos digitales es Coti, un proyecto de criptomoneda centrado en ofrecer una infraestructura de pagos digitales rápida, segura, full-compliance (KYC y AML) y orientada a servicios, que funciona gracias a la tecnología de Grafo Acíclico Dirigido (DAG) que le permite ofrecer un alto nivel de escalabilidad, rivalizando con redes de pago centralizadas como Mastercard y Visa.

Coti busca convertirse en un pilar fundamental de los sistemas de pago, ofreciendo una red de alta velocidad con bajas comisiones y la capacidad para sostener servicios y DApps únicas dentro de su red, sin temor a comisiones exageradas, implementaciones complejas, alto consumo energético y contando con una rápida capacidad de integración con servicios y aplicaciones existentes.

Origen de Coti

El desarrollo de Coti comenzó en junio de 2017, momento en el cual, Greg Kidd y Nimrod Lehavi comenzaron a perfilar el desarrollo de esta criptomoneda. En un principio, Coti comenzó su desarrollo como parte de la red Ethereum, siendo un token ERC-20 dentro de esta red.

Sin embargo, los problemas de Ethereum, especialmente su escalabilidad, llevaron a sus fundadores a plantearse la necesidad de crear una red completamente distinta. Una red ajustada a sus necesidades y con mejores capacidades para ir evolucionando a futuro. Es allí cuando sus creadores decidieron tomar un camino distinto al de la tecnología blockchain. Esto con el fin de evitar estas y otras limitaciones que pudieran frenar la escalabilidad y capacidad de desarrollo de Coti. Fue así como comenzaría el desarrollo de Trust Chain. Esta es una tecnología que buscaba usar las capacidades de los Grafos Acíclicos Dirigidos (como lo que vemos en Nano), para crear una red propia con capacidades únicas que serviría para sostener a Coti y la red de servicios que planeaba crear.

El primer paso en ese sentido se dio en 2018, cuando se presentó el white paper “The Trust Chain Consensus”. En dicho documento técnico, quedaba claramente explicado el futuro de Coti y su nuevo protocolo de consenso, el PoT o Proof of Trust. Desde ese momento el equipo de desarrollo de Coti comenzó a trabajar en hacer realidad esta visión y no fue sino hasta junio de 2019 cuando Trust Chain 1.0 salió a la luz pública.

El continuo desarrollo por parte del equipo de Coti permitió que, para junio de 2021, el desarrollo de Trust Chain pudiera presentar Trust Chain 2.0, una versión más completa y extensible del protocolo que daba vida al proyecto. Desde entonces, Coti ha sido un proyecto en constante evolución y desarrollo que busca posicionarse como una Fintech de primer nivel, tanto en el mundo CeFi, como en el DeFi.

¿Cómo funciona COTI?

Tal como hemos comentado, el funcionamiento de Coti en un principio dependía enteramente de Ethereum, debido a que era un token ERC-20. Sin embargo, desde la creación de la red Trust Chain, Coti es capaz de ejecutarse sobre su propia red. Esto le ha permitido a Coti pasar de la escalabilidad de Ethereum (unas 15 TPS) a tener una capacidad máxima teórica de unas 100.000 TPS. Y, todo ello, gracias al uso de la Trust Chain. De esta forma, Coti busca posicionarse como una opción de primer nivel para la construcción de aplicaciones CeFi y DeFi que requieran de gran escalabilidad y manejen un alto volumen de usuarios concurrentes.

Por supuesto, todo esto es posible gracias a un stack tecnológico único, entre los que podemos destacar:

Base Layer, los cimientos de Coti

El Base Layer o Capa Base de Coti, está construida sobre una red de nodos coreografiados por el Node Manager. Estos nodos son los que manejan el libro distribuido de Coti por medio de una DAG. La razón para elegir una DAG sobre blockchain es que éstas no tienen tantos problemas de escalabilidad y su capacidad de paralelización no tiene parangón.

De esta forma, las redes basadas en DAG generalmente ofrecen un mejor rendimiento y condiciones para la generación de aplicativos que necesitan de velocidad y escalabilidad para su funcionamiento. Todo ello sin renunciar a la seguridad de la red. Gracias a DAG, Coti es capaz de ejecutarse en una red que cumple todos estos puntos, siendo un ambiente ideal para el desarrollo de un protocolo de pagos y servicios unidos al mismo.

Por supuesto, la Base Layer es mucho más que una DAG representada en los nodos de Coti. Sobre este término también recaen una serie de protocolos y servicios básicos de Coti. Por ejemplo, uno de los desarrollos que aún están en marcha sobre la Base Layer es la capa KCY descentralizada. La idea es integrar un sistema KYC descentralizado en Coti que permita la revisión y verificación de documentación necesaria para el uso de los servicios CeFi y DeFi que harán vida en esta red.

Proof of Trust (PoT), una prueba de validación confiable

Ahora bien, el que Coti use la tecnología DAG no le exime de usar un mecanismo de seguridad. Uno que ayude a los nodos de la red a mantener un mecanismo de verificación y validación de operaciones dentro de la red. Esto con el fin de garantizar su seguridad en todo momento. Este papel recae normalmente en protocolos como Proof of Work o Proof of Stake. Pero, en Coti, este proceso lo realiza un protocolo conocido como Proof of Trust (PoT).

Proof of Trust se encarga de que todos los nodos en el DAG de Coti tengan una copia exacta y verificable del DAG y su estado en todo momento. Para ello, los nodos que forman la red toman las operaciones y las organizan en secuencia una tras otra. Así cada nueva transacción sólo puede ser reconocida una vez que las anteriores a ella sean verificadas. Por supuesto, esta verificación es la que establece el vínculo entre ellas y, solo así la nueva operación puede ser validada. Este proceso de validación usa el historial de las operaciones de una forma muy parecida a la que lo harían las UTXOs de Bitcoin, pudiendo establecer enlaces directos entre operaciones anteriores y futuras (relacionando entradas y salidas).

Ahora bien, los encargados de vincular estas operaciones son los mismos nodos de la red Coti, y esto es posible por medio del Trust Score. Este es una medida de la fiabilidad que puede tener un nodo dentro de la red. Así, siendo que a mayor Trust Score, más fiable es su trabajo de verificación, esto ofrece mayores probabilidades de ser elegido como el nodo para verificar un conjunto de operaciones dadas. Esto es posible porque cada usuario y nodo en el clúster se clasifican de acuerdo con sus Trust Scores, calculados por su comportamiento histórico y estadísticas de pago.

En este sentido, el Trust Score funciona como un sistema de staking que será usado por el algoritmo de selección de la red. Así, cuando un usuario inicia una transacción en COTI, el algoritmo de selección de fuente asignará aleatoriamente dos nodos de validación con Trust Scores similares. De esta manera, las transacciones se confirman de forma rápida y su estado se replica en el resto de la red. Esto debido al funcionamiento paralelo y asincrónico que tienen las redes DAG. En pocas palabras, una verificación en la Trust Chain de Coti es muy rápida: en unos 5 segundos la operación puede alcanzar su finalidad y ser verificada de forma exitosa.

El sistema, por supuesto, también tiene protecciones para evitar distintos ataques como lo serían el doble gasto o el ataque Sybil. Así que Coti es una red debidamente protegida contra este tipo de actuaciones maliciosas.

MultiDAG, el mayor punto de desarrollo de Coti

Coti está pensado para funcionar como un ecosistema de múltiples capas, en lo que se conoce como COTI MultiDAG. Esto es posible porque Coti configura la red para que permita la creación de diferentes DAGs. Cada uno de estos DAGs tiene su propio historial y estado. De esta manera, por ejemplo, si se genera un smart contract, los datos del mismo existirán en su propio DAG. Por supuesto, la red mantiene de forma única todos estos DAGs dentro de los nodos, pero su procesamiento se da por separado. De esta manera, Coti apunta a mantener historiales y estados que pueden separarse para generar herramientas sobre ellos. Esta situación simplifica la lógica en el diseño de las DApps sobre esta red.

Por ejemplo, es posible hacer una DAG para el token USDT y que este mantenga todo el historial de sus operaciones. En ese sentido, se puede usar las API y SDK de Coti para acceder y generar aplicaciones que solo se relacionan con el DAG de USDT. De esta forma, se pueden realizar operaciones con este token de forma muy sencilla.

Sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer en este sentido, ya que de MultiDAG dependen las capacidades de smart contracts de Coti, y esto es una función que aún no está implementada sobre la red, lo que limita el alcance de la red.

¿Qué es el token COTI?

El token COTI es el token nativo del ecosistema COTI y también es el nombre del token ERC-20, que está disponible en la red Ethereum. El token COTI sobre Trust Chain, es una criptomoneda nativa. Por lo tanto, su historial solo puede ser consultado por los exploradores de bloque de esta red. Mientras que el token ERC-20, puede ser visto en Etherscan. De momento, la emisión de Coti está limitada tanto en Trust Chain como en ERC-20, a 2 mil millones de tokens.

En la red Trust Chain, el token COTI es el token para el pago de las operaciones. En un futuro, será también la base fundamental de la gobernanza on-chain, la generación de nuevos tokens y la interacción con los Smart contracts de la red.