Uno de los conceptos que solemos ver en los proyectos de criptomonedas y tokens que están en desarrollo es el vesting. Este concepto hace referencia a un periodo de adquisición de derechos, en el que los tokens, criptomonedas o NFTs (dependiendo de la naturaleza del proyecto), se encuentran bloqueados.

Este periodo de bloqueo suele iniciarse tras la fase de preventa (bien sea por medio de una ICO, IEO o cualquier otra forma de venta anticipada) y es aplicada por un periodo de tiempo y bajo unas condiciones que generalmente están definidas con detalle en el whitepaper del proyecto.

Utilidad y funcionamiento del vesting

La principal razón para aplicar el vesting en un proyecto cripto, es la de mantener un tokenomics saludable que facilite el desarrollo de valor del proyecto. Pero para entender esto de una forma más clara, es necesario conocer cómo funciona el vesting en primer lugar.

El proceso de vesting en proyectos de criptomonedas busca hacer que las adquisiciones realizadas durante un periodo de preventa sean repartidas de manera uniforme a lo largo de un periodo de tiempo prudente (que puede ser de meses o incluso años) para el buen desarrollo del mismo. De esta forma, se pretende limitar la circulación de un token/criptomoneda en el mercado, evitando que el comercio masivo de la misma derrumbe el valor de ese token/criptomoneda, lo que podría amenazar el desarrollo económico del mismo.

Básicamente, el vesting es una forma de proteger los proyectos frente a una estrategia de pump&dump, en la que ciertos actores podrían comprar el token en fase de preventa, hacer que el precio suba rápidamente y luego inundar el mercado con dichos tokens, retirándose con sus ganancias mientras que el resto queda en pérdidas.

Tipos de vesting

Ahora bien, el vesting puede aplicarse a un proyecto usando distintas estrategias o tipos, como se les conoce comúnmente. Estos son los más comunes:

Vesting lineal

Cuando hablamos de vesting lineal, estamos ante una estrategia que libera tokens/criptomonedas/NFTs durante un periodo de tiempo y por una cantidad bien definida y regular.

Por ejemplo, si un proyecto realizó la preventa de 1 millón de tokens y ha propuesto un vesting mensual del 10%, significa que durante los 10 meses siguientes a la preventa, se irán liberando un 10% de ese millón de tokens hasta lograr el 100% de la liberación.

Proyectos como MINA o Stargate Finance, usan este esquema de vesting para sus liberaciones. De hecho, en la siguiente imagen puedes ver el esquema de vesting lineal de Stargate Finance.

Un ejemplo de Lineal Vesting, visto en Stargate Finance

Vesting gradual

El vesting gradual es una modificación del vesting lineal. La idea es que los compradores puedan acceder a partes de su compra en tiempos que pueden ir variando, pero que a su vez pueden incrementar o disminuir la asignación de tokens/criptomonedas.

Por ejemplo, supongamos que un proyecto de criptomonedas ha lanzado una ICO con 100 millones de tokens, y estos se liberarán bajo la siguiente propuesta:

  1. Un 5% de estos tokens se liberarán 3 meses después de la preventa.
  2. Un 10% de los tokens se liberarán tras pasar 6 meses de la última liberación. En este punto, ya hay un acumulado del 15% y un tiempo acumulado de 9 meses.
  3. Un 35% se liberará tras pasar 1 año de la última liberación. El acumulado en este caso llega al 50% y el tiempo transcurrido es de 1 año y 9 meses desde la ICO.
  4. El otro 50% se libera en dos partes iguales (25%) que se suceden con un 1 año de diferencia entre una y la otra. Al terminar este periodo ya se habrían liberado el 100% de los tokens y habrían pasado 3 años y 9 meses desde la preventa.

Este modelo es bastante común en proyectos de criptomonedas con una visión a largo plazo. Un buen ejemplo es Yearn Finance, que programó su liberación con un esquema de vesting gradual que afectaba a sus encargados de tesorería y principales contribuyentes al proyecto.

Cliff Vesting

El cliff vesting es por mucho uno de los esquemas más utilizado dentro del ecosistema cripto. Como su nombre indica, el c