Los sistemas informáticos distribuidos sufren infinidad de errores, y la falla bizantina es uno de los más habituales. Este tipo de errores son muy complicados de resolver, porque el sistema de detección encuentra dificultades para decidir si el error está ahí o no.