El proyecto Ocean Protocol (OCEAN) es un proyecto realmente interesante que tiene un objetivo innovador: permitir el intercambio de datos de forma descentralizada. 

Ocean Protocol quiere hacer que el manejo e intercambio de tus datos en Internet sea descentralizado, y de esa forma, quitarle el monopolio a empresas como Google, Facebook y Microsoft sobre los mismos.

Pero ¿Qué significa esto? ¿Cómo puede beneficiarme a mí el uso de Ocean Protocol?  Pues muy fácil: en primer lugar, porque el control de tus datos volverá a estar bajo tu control. Esto significa una mayor privacidad y seguridad para tus datos en Internet. En segundo lugar, solo se compartirá aquello que quieras compartir y con quien quieras compartirlo. Y, por último, la monetización de tus datos en Internet también puede beneficiarte, a diferencia de lo que pasa ahora, donde todos los beneficios económicos quedan en manos de estas empresas.

En pocas palabras, Ocean Protocol no solo quiere devolverte el control de tus datos, también quiere permitirte que los compartas, monetices y controles las condiciones en las que dichos datos pueden ser manejados. 

Origen de Ocean Protocol

Los inicios de Ocean Protocol nos llevan al año 2017, cuando Bruce Pon, quien es fundador de BigChainDB y el experto en IA y diseño, Trent McConaghy, unieron esfuerzos para crear Ocean Protocol. La idea detrás del proyecto era permitirles a los usuarios la recuperación del control sobre los datos que estos podían poner en Internet. De esta forma, los servicios que deseaban acceso a los mismos, tendrían que solicitar acceso a los usuarios, un acceso que podía ser negado en su totalidad por los usuarios cuando ellos lo desearan. 

Así, para noviembre de 2017, Pon y McConaghy lanzaron el token OCEAN dentro de la red Ethereum, junto a una versión inicial del Marketplace Framework. Comenzaba así la construcción de las piezas fundacionales del que sería el protocolo. 

Para el 7 marzo de 2018, comenzó la distribución de prelanzamiento del token OCEAN, en el cual participaron 3.500 contribuyentes. En esta primera venta de tokens Ocean Protocol logró recaudar 16 millones de dólares para su desarrollo. La segunda venta de tokens se realizó con el lanzamiento de la red, la cual se realizó el 6 de marzo de 2019. La venta fue todo un éxito y se logró recaudar en este momento un total de 1,8 millones de dólares. 

Seguidamente, en abril y mayo de 2019 se realizó una IEO (Oferta Inicial de Exchange) en la que se recaudaron 6,4 millones de dólares adicionales.  En total, Ocean Protocol logró recaudar un total de 28 millones de dólares tanto en ventas públicas como privadas. 

Finalmente, en marzo de 2020 Ocean Protocol presentó al mundo su mercado descentralizado de datos completo, el cual permitía realizar todo lo que en un comienzo prometía: un espacio donde usuarios y empresas podían compartir datos de forma descentralizada y segura.

El problema a resolver por Ocean Protocol

Ahora bien ¿Por qué crear Ocean Protocol? ¿Realmente es un problema que empresas como Microsoft, Apple, Google o Facebook manejen nuestros datos a su antojo? La respuesta es clara en este punto: crear algo como Ocean Protocol es apremiante, porque dejar que tus datos sean controlados por empresas que ven los mismos como un producto que puede ser vendido al mejor postor, no es precisamente el ápice de la privacidad y la seguridad. 

Piénsalo por un momento: ¿Cuántas veces has navegado por Internet y al poco tiempo comienzas a ser bombardeado con publicidad relacionada con búsquedas o páginas que has visitado antes? Seguramente te ha pasado muchas veces, y esto puedes verlo de dos formas. La primera, como una bendición, porque de pronto algo que te ofrece te interesa, y la segunda, como tu peor pesadilla, porque toda tu actividad en Internet es rastreada hasta el punto que estas empresas pueden saber mas de ti de lo que imaginas. 

De hecho, que te espíen es quizás el menor de los problemas. Piénsalo un momento: si estas empresas te conocen tanto ¿No serán capaces de manipular tu opinión o forma de pensar al bombardearte con la información que ellos quieren que llegue a ti?  No, no hablamos de la famosa novela de 1984, ni tampoco de conspiranoia, es algo que ha pasado, y Facebook es la mayor demostración de ello con el caso de Cambridge Analítica y su impacto en las elecciones estadounidenses. 

¿Te parece poco esto? Entonces porque no revisas tu correo en Firefox Monitor,  allí podrás ver si tus datos de correo y personales se encuentran disponibles en alguno de los hackeos más grandes sucedidos en Internet en los últimos años. ¡Alerta de Spoiler! Seguramente verás tus datos en alguno de ellos, especialmente si eres usuario de Facebook, Disqus o jugaste League of Legends. 

En todo caso, está claro que el almacenamiento y control centralizado de datos es un problema mayúsculo. Uno que atenta no solo contra tu privacidad, sino con tu seguridad en Internet. Y, en un mundo, cada vez más online, esto es un problema gravísimo que hay que resolver.

¿Cómo funciona Ocean Protocol?

En primer lugar, Ocean Protocol nos permite crear nuestro propio mercado de datos descentralizado. Esto significa que como usuarios de Ocean Protocol, podemos colocar nuestros datos en la red, y a partir de ese punto, comenzar a intercambiar esos datos con quienes deseemos. De la misma forma, esto también está disponible para organizaciones e instituciones en general.

Esto es posible, porque Ocean Protocol ha sido diseñado para permitir la interrelación de nuestros datos y vincular los mismos por medio de un sistema de acceso que usuarios y empresas controlan en todo momento. De esta manera, resulta fácil seguir la ruta de quién tiene acceso a nuestros datos, en qué forma tiene ese acceso, cuáles son las limitaciones y quien es responsable en todo momento.

Así, por ejemplo, si realizas una operación en un sitio web y esta web tiene acceso a tus datos en Ocean, dicha operación será accesible tanto para ti como para la web. Y, en caso de que la web comparta estos datos con un tercero al que tú conoces y has dado acceso, entonces ese tercero también tendrá acceso a dicho registro de la operación realizada. 

En pocas palabras, toda la actividad que realizas queda almacenada en Ocean, y puedes decidir en cualquier momento si compartirla o no bajo determinadas condiciones tanto a empresas como otros usuarios. Por supuesto, ese acceso sólo es posible de una forma: usando tokens OCEAN, por lo que al final, la monetización de tus datos en la red Ocean, te beneficia de forma económica, a diferencia de lo que pasa en la actualidad, donde solo las empresas obtienen beneficio por los mismos. 

La seguridad como parte fundamental de Ocean Protocol

Ahora bien, antes mencionamos que la centralización de datos permitía no solo que perdiéramos el control sobre nuestros datos, sino que nos hacía más vulnerables a la pérdida de los mismos debido a hackeos. Esto es una situación que nos pone en grave riesgo, ya que podríamos ser blanco de actividades delictivas. 

En este punto, quizás el mejor ejemplo se ve en el reciente hackeo de información que sufrió la empresa Ledger, conocida en el mundo cripto por su hardware wallet. Esta empresa tuvo un problema de seguridad que permitió a un grupo de hackers robar información sobre los compradores a nivel mundial de su hardware wallet. Datos como nombre completo, dirección de residencia, correo electrónico estaba disponible entre la información robada por los hackers. 

Como resultado, se desató una ola de estafas y persecución a dichas personas que llevó a la presentación de varias demandas contra la compañía y varias denuncias por intentos de estafa y amenazas. Y todo ello por una razón muy simple: la data no estaba cifrada, no tenía ningún tipo de protección que impidiera este tipo de riesgos. 

Pues bien, en Ocean Protocol esto es prácticamente imposible de realizar. Y, la clave en todo esto, es la tecnología blockchain y la criptografía asimétrica que está implícita en todo el funcionamiento del sistema. Recordemos, que en blockchain cuando creamos un monedero no custodio, el acceso a este monedero está únicamente en nuestras manos, porque somos los únicos que tenemos la seed phrase y la clave privada del mismo. 

En tal caso, te alegrará saber que Ocean Protocol aplica el mismo principio. Cada vez que almacenan información en la red, el acceso a esa información solo puede ser otorgado por tu persona, porque la red es no está custodia. Adicional a eso, la información es cifrada usando tu clave privada y como una capa adicional de seguridad, dicha información se divide entre los distintos nodos de la red. 

La partición y cifrado de los datos evita que un hacker (o un administrador de nodos malicioso) pueda robar tus datos. De hecho, los datos solo se pueden reconstruir de forma correcta usando tu clave privada, convirtiéndote en el único capaz de administrar tus datos. Además, en caso de que compartas los mismos con una empresa, puedes simplemente referenciar los datos que tu desees que esa empresa conozcas, evitando un acceso completo e irrestricto a tu información personal. Dicho de una manera muy sencilla, tu decides que datos entregar, y si no quieres, simplemente niegas el acceso.

Market Ocean, un espacio de intercambio de datos

El centro de toda la idea de Ocean Protocol es su conocido Ocean Market. Este espacio es el que permite a los usuarios crear un mercado descentralizado, compuesto por activos y servicios de datos que pueden ser intercambiados por los usuarios. Dicho mercado permite conectar a los proveedores y consumidores de datos, y permite la vinculación de los datos de los usuarios con los propios datos de esos proveedores. Además, ayuda a mantener un registro en la cadena de quién es el propietario de los datos y quién los ha comprado y compartido.

Los datos que se intercambian en un mercado no se almacenan en la propia red de Ocean Protocol: los clientes buscan conjuntos de datos en diferentes mercados y luego compran una referencia cifrada a ellos que sólo puede desbloquearse cuando se cumplen ciertas condiciones (por ejemplo, el pago). De este modo, los propietarios de los datos conservan el control total de los mismos, independientemente de lo que ocurra con ellos o de quién los compre.

Ahora bien, este sistema funciona en su totalidad usando smart contracts. De esta manera, los usuarios interactúan con Ocean y su Market por medio de smart contracts, y las empresas o proveedores, pueden crear estructuras de acceso usando smart contracts personalizados adaptados a sus necesidades. 

Por otro lado, es importante destacar que el Market está dividido en dos partes. El primero es el Enterprise Marketplace, el cual está destinado a los proveedores de datos a nivel empresarial. Y, en segundo lugar, el Community Marketplace, que es utilizado por la comunidad en general para comprar y vender activos de datos. Esto deja muy en claro que el sistema no solo está pensado para usuarios y empresas, sino también para empresas e instituciones de cualquier tipo. 

OceanDAO, un control descentralizado para el protocolo

Otro punto importante en Ocean Protocol es su gobernanza. La misma se da por medio de OceanDAO, una DAO (Organización Autónoma Descentralizada) que permite a los usuarios gobernar y decidir sobre los proyectos de la comunidad de Ocean que deben ser financiados y desarrollados. 

Esta gobernanza consiste en dirigir el flujo de recursos hacia los equipos y proyectos que ofrecen las mejores posibilidades de crecimiento. Los titulares de tokens OCEAN están incentivados a trabajar para aprender más sobre cada equipo y propuesta de proyecto, y luego utilizan OceanDAO para votar por los equipos/proyectos más prometedores. Este incentivo económico es fácil de comprender, ya que, si Ocean Protocol sigue un buen desarrollo y crecimiento el valor económico de esos tokens aumentará y por tanto tendrán un mayor valor entre sus manos. 

Así, los principales criterios para la OceanDAO son el rendimiento de la inversión y la alineación con la misión y los valores de Ocean. Adicional a esto, el suministro de tokens OCEAN está configurado para ser emitido según un calendario muy similar al de Bitcoin. De esta forma, la comunidad contará con una baja emisión de tokens y contará con recursos disponibles para financiar estos proyectos durante mucho tiempo.

Token OCEAN, el centro económico y funcional del protocolo 

El token OCEAN es el token nativo de la plataforma, y es un token del tipo ERC-20 que realiza todo su funcionamiento sobre la red Ethereum (ETH). La tokenomics del token es bastante sencilla en términos generales, ya que los proveedores de datos obtienen tokens OCEAN por las ventas y los usuarios utilizan el token para los pagos. 

Adicional a esto, el token OCEAN tiene un papel fundamental para la gobernanza del proyecto, donde los tenedores del token pueden usar el mismo para elevar propuestas o votarlas con el fin de que sean aceptadas o rechazadas. Por otro lado, el mismo Ocean Protocol permite la realización de Staking, el cual permite ganar tokens OCEAN por medio de data-pools donde pueden hacer su respectiva inversión. Otro sistema que está actualmente en desarrollo es Ocean Data Farming, un sistema que permitirá el yield farming usando tokens OCEAN. 

En este momento (mayo de 2021) el precio del token es de unos 0,5 dólares y ocupa la posición número 144 del ranking de capitalización de mercado de las criptomonedas. Su suministro circulante es de 434.026.836 tokens OCEAN y su suministro máximo es de 1.410.000.000 OCEAN.

El futuro de Ocean Protocol

Ocean Protocol sigue trabajando en la mejora del software y los servicios de IA. De hecho, su mayor pretensión es desarrollar su Community Marketplace como ecosistema complementario al Enterprise Marketplace, donde se pueden comprar y vender libremente conjuntos de datos. Como parte de ese esfuerzo, Ocean Protocol está tratando de desplegar una aplicación web independiente, reestructurar sus tokens de datos para simplificarlos, e integrar los incentivos y el Staking en su Mercado de Datos. Parte de ese esfuerzo comenzó con su hard fork en septiembre de 2020.

Ocean Protocol también está tratando de conseguir financiación de la comunidad para el desarrollo de software en sus aplicaciones básicas y la infraestructura, para el trabajo en su Ecosistema de Datos, y para la introducción de incentivos, tales como subvenciones, para animar a los usuarios a suministrar datos a la red.

Una parte del plan de financiación del Protocolo de Ocean es el Fondo de Desarrollo del Ecosistema, cuyo objetivo es ayudar a los desarrolladores a crear proyectos con Ocean. Se han asignado 20 millones de tokens de Ocean al fondo, destinados a los desarrolladores, las startups y los proveedores de servicios que construyen proyectos en la red. El fondo consiste en el programa de incubación Shipyard, Ocean Bounties (gestionado en GitCoin), y concursos de hacking como el Data Economy Challenge.

En última instancia, el Protocolo Ocean pretende reajustar las formas de explotación comercial de los datos mediante la creación de un entorno que se basa en la innovación y la discreción individual para obtener resultados más justos y equitativos. A medida que la red Ocean crece y atrae a más usuarios, Ocean espera construir un nuevo tipo de economía de datos que incluya a todo tipo de proveedores y consumidores de datos, desde el desarrollador individual hasta los intereses de las empresas multinacionales.