Las granjas de minería son una de las partes fundamentales para el proceso de minado de bitcoin o de cualquier otro tipo de criptomoneda.

Las granjas de minería de bitcoin y de todo tipo de criptos consisten en concentrar una cantidad amplia de hardware minero en el mismo sitio y en mantenerlo operativo. A continuación ampliamos la información relativa a las granjas de minería de bitcoin y revisamos qué son, para qué sirven, cuáles son las zonas con granjas mineras más populares del mundo, las principales polémicas en torno a ellas y todo lo que debes conocer si quieres mantenerte al día del proceso de minado de bitcoin y sus principales novedades.

Qué es una granja de minería de bitcoin

Una granja de minería de bitcoin es, por tanto, básicamente un espacio en el que se generan criptomonedas a gran escala, usando equipos especializados como por ejemplo los ASIC para el minado de Bitcoin, que ejecutan muchos cálculos computarizados de datos a nivel informático. Es importante tener en cuenta que no existe un concepto concreto para definir desde cuántos equipos de minería un proyecto se convierte en una granja de minería, pero por norma general se habla de proyectos de a partir de un tamaño medio.

La minería de criptomonedas (en este caso de bitcoin) es el proceso mediante el cual los mineros usan hash o potencia informática para el procesamiento de transacciones y la obtención de recompensas, en este caso en forma de bitcoin. Es decir, se trata del proceso mediante el cuál se agregan registros nuevos de transacciones como bloques a la cadena de bloques.

Bitcoin necesita de un mecanismo de consenso que garantice que las partes interesadas se pongan de acuerdo sobre las transacciones que resultan legítimas a fin de prevenir que las personas puedan gastar el mismo dinero dos veces. De esta forma, para lograrlo, bitcoin utiliza la prueba de trabajo. Así, cuando se completa un bloque de transacciones, los mineros deben competir por ser los primeros en resolver unos problemas matemáticos complejos o ecuaciones. Al lograrlo generan un hash con 64 caracteres que valida la transacción permitiendo a los mineros generar bitcoin a modo de recompensa.

Mientras en las granjas tradicionales se cultivan plantas y se crían animales para generar productos para consumo humano, en las granjas de minería de bitcoin se trabaja generando estas criptos, aunque de una forma distinta.

Debemos tener en cuenta que existen granjas para minería de muchas criptomonedas diferentes. Asimismo, uno de los puntos importantes a la hora de mantener una granja de criptomonedas es valorar que resulta clave el contar con una buena climatización de los equipos. También es importante cuidar el poder de minado ofertado. Además, debemos valorar que existen algunos programas pensados para facilitar el monitoreo remoto y simultáneo del hardware minero.

Por otro lado, las fluctuaciones del mercado también influyen en la rentabilidad de la minería, así como el coste eléctrico y la dificultad de minado de la red en la que se esté operando.

Cómo funciona una granja bitcoin

Continuamos revisando el funcionamiento de una granja de minería de bitcoin. Poner a trabajar una granja de minería de bitcoin es un procedimiento complejo que va mucho más allá de conectar algunos ordenadores y activar un programa de minado. La minería de bitcoin requiere de instalaciones acondicionadas, de un software especializado para monitorizar los diferentes equipos e incluso de un número de personas que se encargue de monitorear el hardware y de realizar el mantenimiento a los equipos siempre que resulte necesario hacerlo.

Por supuesto, los equipos de minado nunca descansan. Una vez enchufados no deben apagarse y si se apagan debe ser únicamente para realizar un mantenimiento. Para poder sacar el mayor partido posible a los equipos de minería es fundamental que estos se encuentren activos todo el tiempo. Además, es clave monitorizar continuamente el funcionamiento de  la granja de minería: desde el hardware usado hasta la disipación de calor y las conexiones eléctricas.

El mantenimiento de una granja de minería de criptomonedas

De esta forma, cuando hablamos de una granja bitcoin nos estamos refiriendo a decenas o a cientos de dispositivos mineros que trabajan al mismo tiempo. En las granjas de minería se usan además unos softwares especiales para monitorizar el desempeño de cada uno de los mineros, lo cuál permite a los operadores detectar y corregir de manera más eficiente los fallos de manera remota.

Asimismo, a la hora de realizar el mantenimiento del hardware de las granjas mineras resulta clave realizarlo por partes. Esto quiere decir que es interesante realizar el mantenimiento de  una parte concreta de los equipos mientras el resto de ellos continúan activos. De esta manera, tras la reinstalación de los equipos que ya hayan sido revisados será posible desconectar y trabajar con los que todavía no se hayan revisado. Esto resulta clave porque permite mantener operativa la granja de bitcoin.

Del mismo modo, tanto las tarjetas de vídeo para minar ethereum como los equipos ASIC para minar bitcoin requieren de mantenimiento en todos sus componentes eléctricos y de los chips. 

Qué tipos de granjas de minería existen

Asimismo, a continuación pasamos a valorar también los diferentes tipos de granjas de minería que existen. Es posible clasificarlas en distintos tipos según el hardware utilizado para el minado. Encontramos las granjas de minería que funcionan con hardware ASIC con circuitos integrados de aplicación específica, con GPU o unidad de procesamiento gráfico y con CPU o unidad de procesamiento central.

En primer lugar, los ASIC, son equipos diseñados para minar algoritmos concretos. De esta manera, sin duda se trata de granjas de minería más eficientes y potentes en comparación con otro tipo de hardware minero. Los ASIC son los equipos más usados en las granjas de bitcoin, aunque también son muy usadas en la minería de otras criptos como bitcoin cash, litecoin, decred o dash.

Asimismo, los GPU están pensados para procesar gráficos, pero como son potentes y versátiles son equipos que también se usan para minar criptomonedas en algunos casos. Finalmente, los CPU son menos utilizados en la actualidad para crear granjas de minería, aunque es posible sacar rentabilidad a estas herramientas en esta parte de la industria.

Las granjas de criptomonedas pueden minar más de una cripto, pero esto siempre depende del hardware que se use. Las granjas que usan equipos CPU o GPU permiten trabajar con diferentes tipos de criptomonedas mientras que las granjas que funcionan con equipos ASIC están pensadas para trabajar con algoritmos más específicos.

Así, las granjas de minería de bitcoin suelen funcionar con ASIC. Los mineros ASIC se encuentran sujetos a un algoritmo de minado y no a una criptomoneda en concreto. De esta forma, los ASIC funcionan con esta especie de “idioma” y pueden comunicarse con todas las criptos que lo “hablen”. Así, una granja que se dedica a la minería de bitcoin también podrá minar peercoin y bitcoin cash, porque todas estas criptos funcionan con el algoritmo de minado SHA-256.

¿Se gana dinero con una granja de minería?

Continuamos con uno de los puntos más interesantes para todo el mundo que esté planteándose adentrarse en el universo de la minería de criptomonedas: si resulta rentable la minería de criptomonedas.

De esta manera, como sucede con todo aquello que tiene que ver con conseguir ganancias en el sector cripto, la respuesta es que esto es bastante relativo. Generar o no generar ingresos con la minería depende de muchos aspectos diferentes. El primero de ellos es tener en cuenta que se trata de un mercado volátil y por tanto es importante conocerlo bien y escoger un buen momento para poder generar dinero con una granja de minería.

Asimismo, también se debe tener en cuenta la cantidad de mineros presente en la red. Esto es importante en relación al mecanismo de consenso. Casi todas las criptos funcionan en base al PoW o prueba de trabajo. Esta prueba incluye un ajuste de la dificultad automático que cambia según el hashrate global de la red para equilibrar la producción de bloques. 

Por otro lado, el precio de otros servicios como Internet y la electricidad también afectará a los ingresos de las granjas de minería. La electricidad es el punto más importante a tener en cuenta porque los equipos usados para minar criptos consumen mucha energía para el procesamiento de datos de forma rápida. De esta forma, los lugares más interesantes para minar bitcoin son las zonas del mundo con energía eléctrica estable y barata. Por ejemplo, existen algunos lugares del mundo con energía o electricidad muy barata, pero que en cambio cuentan con servicios deficientes y por tanto no son un buen lugar para el minado de bitcoin.

Finalmente, también se debe tener en cuenta el retorno de la inversión que debe realizarse en principio para poder montar una granja de minería de bitcoin: desde el adquirir el hardware para la minería hasta las instalaciones internas y externas. Además, también debemos valorar el coste de mantenimiento del equipo y el lugar, los sistemas de refrigeración y los costes de los sistemas operativos utilizados, incluyendo aquellos que suelen funcionar con suscripciones mensuales o anuales como los de monitoreo.

¿Qué países minan más criptomonedas?

China ha sido hasta mitad del 2021 la zona con mayor actividad minera del mundo, al contar con una red eléctrica económica y segura. En junio de 2021 China concentraba casi el cuarenta por ciento de hashrate o potencia de minado del mundo, pero en septiembre Pekín prohibió las transacciones con criptos, el minado y la publicidad.

De esta forma, muchas granjas de minería se trasladaron a Kazajistán, una zona vecina de China, ya que la provincia de la frontera denominada Xinjiang contaba con casi el 60 por ciento de toda la minería china. En esta zona las redes de minería eran potentes debido a las grandes reservas de hidrocarburos presentes en este lugar. Además, Kazajistán fue una buena alternativa porque en un principio descartó el gravar las actividades que tienen que ver con el minado de criptomonedas.

Durante este último año, Estados Unidos, Kazajistán, Rusia, Canadá, Irlanda, Malasia y Alemania dominaron por tanto la minería de bitcoin en todo el mundo, pero finalmente acabó estallando una crisis en Kazajistán con el sector cripto. Este país empezó a experimentar problemas de sobrecarga en su red debido, según sus detractores, a la minería de bitcoin y del resto de criptomonedas, lo cuál fue aumentando la tensión en el país con este sector, tensión que acabó estallando cuando en el 2022 entró en vigor el nuevo impuesto que obliga a las granjas de minería a pagar por la energía.

Así, las granjas de minería que se habían mudado de China a Kazajistán, país que parecía que se iba a convertir en el nuevo centro del mundo del minado de bitcoin, terminaron encontrando problemas también en este lugar. En un principio la energía era muy barata y la regulación inexistente, pero finalmente la energía no era tan económica, empezaron a producirse cortes eléctricos y el Ministerio de Energía comenzó a culpar a las granjas de minería y a anunciar cortes a este tipo de actividad. Además, se gravó con impuestos la actividad minera y la energía empezó a salir mucho más cara a las granjas de minería. Los mineros pasaron en pocos meses de ser trabajadores respetados y valorados en Kazajistán a perseguidos.

Ahora bien, según diferentes analistas, la causa de los apagones y cortes en la luz de Kazajistán no tiene nada que ver con la minería de bitcoin, sino con la mala infraestructura existente en el país. Además, se evidencia que existe un mercado negro que hace que las centrales eléctricas reserven algo de capacidad para sus necesidades a precio reducido y algunas empresas se benefician de estas reservas mediante acuerdos privados, lo cuál sin duda reduce la energía disponible para su distribución.

El gobierno kazajo por su parte distingue entre los mineros blancos, los que registran su actividad, con una suma de consumo de luz bastante menor a la de otros sectores de la industria y de la sociedad y los mineros grises, que según este gobierno operan irregularmente consumiendo el doble de energía. De hecho, incluso se ha creado una línea en WhatsApp para denunciar a mineros grises, recibiendo una recompensa a cambio.

Por todos estos motivos, en la actualidad los mineros están dejando atraś de nuevo Kazajistán y entre los destinos más populares para la instalación de granjas de bitcoin en la actualidad encontramos a Estados Unidos, país que no hace sino reforzar su posición dominante en el mercado en lo que  a granja de minerías se refiere. Otros mineros valoran opciones como Rusia u otras alternativas como Chile o Argentina.

Ahora bien, aunque tras la prohibición China del año pasado EEUU, Rusia y Kazajistán se encontraban a la cabeza en lo que a granjas de minería se refiere durante el último año, tras los sucesos más recientes los datos evidencian que China vuelve a ser otra de las principales zonas del mundo en lo que a minería de bitcoin se refiere, solamente por detrás de EEUU.

Eficiencia a nivel económico y a nivel energético

Del mismo modo, existe la idea general de que las granjas de minería de Bitcoin contaminan en gran medida comunidades y contribuyen a los gases de efecto invernadero, pero muchos expertos coinciden en que realmente se están confundiendo los centros de procesamiento de datos y las plantas generadoras de electricidad.

Los centros de datos de minado de bitcoin no son tan diferentes a los que ocupan otras grandes empresas como Google, Apple o Amazon. Las granjas de minería trabajan comprando energía de una planta generadora como otras empresas. Además, las granjas de minería no emiten dióxido de carbono ni otros tipos de contaminantes: solamente el calor generado por las máquinas, que puede controlarse con sistemas de ventilación.

Fundamental también es tener en cuenta que cada vez más granjas de minería funcionan con energía renovable a la hora de realizar todas sus operaciones. De hecho, según diversos estudios, esta industria en conjunto emplea de forma aproximada un 58,4 por ciento de energía sostenible, lo cuál la convierte en una industria muy sostenible y alejada de las fuentes de generación eléctrica creadas con combustibles fósiles.

Para conseguir ahorrar, además de elegir el mejor hardware posible, las empresas del sector se deciden a  ubicar sus granjas de minería en las zonas con la energía más económica y eficiente del planeta. Muchas empresas del sector están ubicando sus plantas en lugares con la electricidad más económica, como ya presentábamos más arriba, pero otras se están decidiendo a apostar por lugares en los que la refrigeración resulta completamente natural, como el Círculo Ártico en el norte de Suecia.