La zk-STARK es un tipo de pruebas criptográficas altamente seguras que usan los principios de las Pruebas de Conocimiento Cero (ZKP) para crear datos cifrados que pueden ser fácilmente verificados sin revelar información sensible sobre dichos datos, y lo mejor de todo, con resistencia a la computación cuántica garantizando su seguridad en un futuro no tan lejano.