La criptografía es una técnica bastante antigua que busca ocultar un texto o una información, para que solo el emisor y el receptor puedan interpretarlo. Hay muchos ejemplos, pero uno de los más interesantes de la historia es la máquina Enigma usada por los Nazis durante la Segunda Guerra Mundial para cifrar los mensajes en el frente.

La palabra criptografía proviene del griego κριπτός (kryptós = recubierto, oculto), γραφειν (grafein = escribir), y el sufijo -ia (usada para crear sustantivos abstractos). El mensaje cifrado en sí está a la vista. Se puede leer, pero su significado está oculto.

Dentro de la informática, la criptografía se basa en complejos algoritmos matemáticos que se encargan de cifrar los mensajes. Tienen la tarea de ofrecer confidencialidad entre las partes, la integridad de la información, la autenticación tanto del emisor como del receptor, garantizar que el emisor o el receptor pueda repudiar el mensaje y garantizar que el mensaje es nuevo, es decir que no es repetido.

Las bases de la criptografía informática se establece en los artículos ‘A Mathematical Theory of Communication’ de 1948 y ‘Communication Theory of Secrecy Systems’ de 1949 publicados por Claude Shannon que establecen las bases de la teoría de la información y de la criptografía moderna.

New directions of Crytography’, desarrollado por Whitfiled Diffie y Martin Hellman en 1976 establece el concepto de criptografía de clave pública. La consolidación de la criptografia llega en 1977 con la publicación del algoritmo RSA, desarrollado por los matematicos Ron Rivest, Adi Shamir y Len Adleman.

Para garantizar que nadie externo puede acceder a los datos se utiliza la criptografía de clave pública o criptografía asimétrica y la criptografía de clave secreta o criptografía simétrica. El cifrado de clave pública genera un hash que hace más sencilla la distribución de la información mientras que la clave privada cifra y descifra la información entre el emisor y el receptor.

En Bitcoin la clave pública se obtiene mediante la clave privada y es imposible obtener la clave privada a raíz de la clave pública. La clave pública es la dirección que podemos compartir con todos los miembros de la comunidad para que nos manden más monedas o la que usaremos para dar a otros usuarios de la comunidad o realizar pagos. No existe riesgo ya que los fondos sólo son accesibles mediante nuestra clave privada.

La clave privada es similar a la contraseña que utilizamos para acceder a diferentes páginas web pero en este caso está cifrada añadiendo mucha más seguridad. Esto quiere decir que nosotros introduciremos una serie de términos o palabras y estas se cifrarán y protegerán la cartera. Solo nosotros tenemos estas palabras guardadas con seguridad podremos acceder a nuestros fondos.

¿Te resultó útil este artículo?
Puntuación media: 4.3
➜ ¡Comparte el conocimiento y promueve la revolución descentralizada!