¿Qué es la clave pública?

La clave pública (también llamada llave pública por su denominación en inglés, public key) es una de las dos claves que participan en la codificación de información cuando usamos un procedimiento de cifrado del tipo de la criptografía asimétrica.

La criptografía asimétrica es un componente crucial para el funcionamiento de las criptomonedas como Bitcoin y sin ella no podrían existir tal como las conocemos. La criptografía asimétrica nos permite generar un par de claves que no son más que dos cadenas de texto cifradas criptográficamente denominadas clave privada y clave pública, siendo la segunda sobre la que nos centraremos en esta explicación.

Algo esencial que debemos entender es que la clave privada y la pública están matemáticamente relacionadas, de hecho, la clave pública se genera siempre a partir de la clave privada. Por tanto, ambas claves están directamente vinculadas pero es imposible calcular o deducir la clave privada a partir de la clave pública.

Gracias al algoritmo SHA256, si alguien quiere mandarte un mensaje cifrado solo necesitará conocer tu clave pública, con ella cifrará el mensaje y solo tú podrás descifrarlo al tener la clave privada.

Pongamos por caso que Felipe le quiere mandar un mensaje cifrado a Julián. Para ello Felipe cifra el mensaje con la clave pública de Julián. Esto permite que única y exclusivamente Julian podrá descifrar el mensaje y lo hará mediante su clave privada, que ha servido para crear su clave pública (la que dió a Felipe).

Nosotros, el usuario, podemos dar nuestra clave pública a nuestros amigos, familia, vecinos o a un desconocido en la otra parte del mundo. Estas personas lo que harán es cifrar un mensaje que únicamente nosotros podremos descifrar al disponer de la clave privada

La clave pública se puede compartir sin mayores problemas: cuando queremos recibir criptomonedas debemos compartir la clave pública con el usuario que nos las quiera mandar. Si nosotros queremos mandar activos a otro usuario necesitaremos su clave pública. No existe el menor riesgo al compartirla, es más, muchos usuarios la publican en redes sociales o en su blog para recibir  donaciones.

¿Cómo afecta todo esto a las criptomonedas?

Las criptomonedas se aprovechan del gran potencial de la clave pública para la generación de las direcciones con el objetivo de que pueda ser compartida públicamente. No obstante, criptomonedas como Bitcoin utilizan un algoritmo más óptimo para el objetivo de la creación de la dirección, este método es llamado ECDSA (Algoritmo de firma digital de curva elíptica).

Debido al funcionamiento de la clave pública en la criptografía asimétrica, podemos obtener direcciones Bitcoin que se pueden entregar a todo el mundo sin riesgo de que accedan a tus fondos, ya que únicamente el propietario de la clave pública (que en teoría debe ser tambén quien tenga la clave privada) tendrá acceso a las criptomonedas para gestionarlas como mejor considere.

De hecho, Bitcoin simplifica esto haciendo una conversión de la dirección, donde en realidad compartiendo la dirección donde recibir los bitcoins, es el software quien se encarga de preparar la transacción para que solo el receptor pueda acceder a los fondos debido a que es el único que tiene la clave privada.

Este nivel de seguridad, que puede parecer difícil de comprender, ofrece una elevadísima seguridad y garantiza que ningún agente externo malicioso acceda a nuestro dinero para robarlo.

¿Te resultó útil este artículo?
Puntuación media: 5
➜ ¡Comparte el conocimiento y promueve la revolución descentralizada!
2019-02-13T11:20:01+00:00
Esta web usa cookies y servicios de terceros. Revise toda la Información Legal y Términos en el pie de esta página. ACEPTO