Como ya hemos explicado, las criptomonedas como el Bitcoin forman una red de pagos P2P descentralizada. Esto quiere decir que no hay ningún intermediario (como un banco o empresa) que te abra una cuenta. Por el contrario, cualquier persona puede crearse de forma gratuita tantas “cuentas” como desee. A las cuentas se las llama direcciones y cada una va siempre asociada a una contraseña o clave que permite certificar que eres el dueño de la dirección correspondiente y de los fondos que contiene.

Ahora bien, lo que nos permite controlar estas cuentas y nuestros fondos son las wallets o monederos de criptomonedas. Estos son en realidad un software especial que nos facilita el control de nuestras “cuentas” de criptomonedas. Gracias a ellos podemos enviar y recibir pagos desde cualquier parte del mundo en todo momento. Lo mejor de todo es que estos monederos nos permiten almacenar nuestras monedas de forma segura y muy sencilla. Para eso fueron hechos, y pese a que hay una gran variedad de opciones, todos ellos tienen algo en común: son nuestra puerta para el uso y disfrute de nuestras criptos.

AVISO: Este post es una explicación desarrollada sobre el funcionamiento del almacenamiento de unidades de moneda dentro de la red Bitcoin. Si ya comprendes esto y lo que necesitas es un post concreto sobre Tipos de wallet por dispositivos y las recomendadas por Bit2Me Academy, haz click aquí.

¿Cómo funciona un monedero para almacenar monedas como Bitcoin?

Ahora bien, las criptomonedas funcionan de una forma muy parecida a sistemas de pago digital como PayPal. En PayPal, tu dirección de correo sirve para identificarte de forma única como usuario del sistema. De esa forma, usando tu correo puedes recibir pagos, pero también hacerlos usando el correo de alguien más.

En el caso de las critpomonedas como Bitcoin, en vez de usar tu correo, se usa una dirección especial única e irrepetible. Un ejemplo de este tipo de direcciones sería: 1DgTsw8THYhC4XGqaCMdcGS3p9g3dhb9Ru (ver en el explorador). Estas direcciones tienen una clave relacionada matemáticamente con la clave privada que generamos cuando iniciamos nuestra wallet. Basta decir que las direcciones que podemos crear son prácticamente infinitas, lo que nos ayuda a mantener nuestra privacidad y seguridad.

Cada vez que generar una nueva dirección, podrás usarla para recibir pagos y, gracias a la contraseña, podrás administrar tu saldo siempre que lo requieras. Estas claves privadas son controladas por entero por tu monedero.  Ahora recordemos que Blockchain (cadena de bloques) es un libro de contabilidad que asocia saldos con identificadores (las direcciones). Esto quiere decir que lo que realmente almacenan los monederos de Bitcoin no son los bitcoins en sí mismos, sino las claves privadas que te dan autorización para realizar operaciones sobre las direcciones bitcoin a las que se asocian.

Una frase tan común como decir “Tengo X bitcoins”, no es técnicamente cierta. Realmente lo único que se tiene son las claves privadas capaces de gestionar las direcciones que tienen atribuidas X cantidad de bitcoins en la cadena de bloques. Esta es una de las curiosidades más grandes de Bitcoin: los bitcoins no existen como tal, solo los registros en Blockchain que tienen asociado un balance. Lo que en realidad se registra y confirma en la cadena de bloques son los cambios de propiedad de las cantidades correspondientes entre diferentes direcciones, las alteraciones del balance.

Así pues, un monedero de Bitcoin o de cualquier otra cripto, no es más que una zona (digital o física) donde almacenar claves privadas. No obstante, cuando hablamos de software (ordenador, móvil) lo normal es usar un cliente (un programa instalable). Este hace a la vez de zona donde almacenar claves privadas y de interfaz para operar sobre la red blockchain de la criptomoneda que usemos. Es precisamente esto lo que nos permite enviar, recibir y almacenar monedas.

¿Qué tipos de monederos existen y cuales son sus particularidades?

Ahora bien existen muchos tipos de monederos, cada uno con sus pros y contras. En este artículo veremos y explicaremos cada uno de ellos para que puedas comprender y elegir el que más se adapte a tus necesidades:

Monederos Full wallet y Lightweight wallet

Antes de nada, es importante entender la diferencia entre estas dos formas de clientes (en el caso de los monederos de tipo software) que existen:

Los monederos completos o Full Wallet son aquellos que descargan toda la cadena de bloques de la criptomoneda. Estos además te convierten en un nodo de la red (solo en nodo, no en minero). Por su puesto, esto de descargar la blockchain completa ocupa mucho espacio. En la actualidad la blockchain de Bitcoin supera los 250 GB de espacio de almacenamiento. Un ejemplo de este tipo de monederos es Bitcoin Core. Todos los monederos de Bitcoin están relacionados de una u otra forma con este desarrollo, porque fue el primer full wallet que existió en el mundo cripto.

Por su parte, los monederos ligeros o lightweight wallets, almacenan las claves privadas de manera local pero no la cadena de bloques. Para que funcionen, estos deben acceder por medio de terceros a la blockhain realizar a través de ellos sus operaciones. Esto tiene la ventaja de que no ocupa mucho espacio y no requiere de mucha potencia para funcionar. Sin embargo, tiene graves problemas de seguirdad y anónimato.

Hardware wallets

Una de las opciones más seguras para almacenar criptomonedas son las hardware wallets. Estos monederos son dispositivos físicos que se usan para almacenar nuestras claves privadas de forma segura. Están creados con el fin de ofrecer la mayor protección posible, y asegurar nuestros fondos frente a cualquier robo o hackeo.

Para leer nuestro artículo dedicado a Hardware Wallets y ver en más detalle su funcionamiento y cuales son las mejores alternativas del mercado, haz click aquí

Paper wallets

Como en el caso del software que simplemente almacena claves, técnicamente es un monedero, pero carece de conexión directa a la red Bitcoin (pues es un papel). El monedero en papel es una clave privada impresa en un papel, ya sea cifrada con otra clave o puesta directamente, pero es interesante mencionarlo.

Es una modalidad rudimentaria y poco cómoda de gestionar pero puede considerarse muy segura. Es perfecta para “Cold Wallets” (monederos en frío de mucha seguridad). El principal beneficio de utilizar monederos de papel es que estás a salvo de fallos de hardware o ciberataques. Puedes ver en nuestro artículo cómo crear un Monedero Bitcoin de papel paso a paso.

Para leer nuestro artículo dedicado a los Paper Wallets (Monederos de Papel) haz click aquí

Hot Wallet y Cold Wallet

Escucharás mucho estas palabras al hablar de monederos de criptomonedas. No estamos hablando de dos subtipos de monedero, sino de dos formas de usar los monederos. Recuerda que en Bitcoin, y las criptomonedas en general, tú eres tu propio banco. Y por consiguiente has de tener una atención extra en cómo gestionas este dinero.

De la misma forma que no llevas 10 000 euros en la cartera del día a día, lo mismo se hace con Bitcoin. Para ello se usa una determinada práctica: lo que se conoce como monederos calientes y monederos fríos.

Un monedero caliente (“hot wallet”) es aquel que usas a menudo, el que por ejemplo llevas en el teléfono móvil / ordenador o aquel donde un desafortunado accidente o robo no te suponga algo más que un desagradable recuerdo.

Ejemplo: Imagina llevar en el monedero Bitcoin de tu smartphone unos 200€ en bitcoins y posteriormente descargar una APP malintencionada que copie de la memoria de tu teléfono las claves privadas Bitcoin haciendo que tus bitcoins sean robados por un delincuente en cuestión de segundos y sin darte cuenta. Si esto ocurre, tendrás un mal día, pero no acabarás en la ruina ya que 200€ no es una cantidad excesivamente elevada (al menos en España).

Por otro lado tenemos el monedero frío (“cold wallet”). Este se utiliza para lo contrario que usas el monedero caliente, es decir, es el que usas muy poco: grandes cantidades, ahorros… La creación de estos monederos es algo más compleja, pues dependen de ser generados bajo una seguridad absoluta para evitar que el entorno usado pueda estar comprometido y por ello se generan con software / hardware sin posibilidad de virus y sin conexión a Internet.  Como en todo, pero en Bitcoin especialmente, se trata de llevar el sentido común bien afilado y, por qué no, el grado de paranoia acorde a la cantidad de dinero que manejar.

Con todo ello, es importante conocer que dispones de capacidad para hacer backups y, en caso de perdida, actuar rápidamente para mover los fondos a un nuevo monedero. Y esto se simplifica en los monederos HD.

Monederos HD

No se trata de monederos de alta definición (High Definition), ni mucho menos, viene de “hierarchical deterministic”. Es un fallo común de muchos principiantes usar un monedero con una dirección “simple” (que no viene generada bajo una estructura HD), y pensar que haciendo una única copia de seguridad de la clave privada al principio podrán recuperar sus bitcoins en el futuro. NO. Porque estos monederos crean direcciones al vuelo de retorno. Con lo que casi a cada transacción deberían hacer un backup, algo tedioso.

En caso de no saber cómo funcionan las transacciones en Bitcoin, pulsa aquí para aprender cómo funcionan las transacciones en Bitcoin.

Un monedero que no es HD por cada dirección nueva que crea genera una clave privada, como hemos dicho anteriormente, la contraseña que le permite administrar esa dirección Bitcoin. Y debemos entender que, debido al funcionamiento interno de Bitcoin, casi cada transacción necesita añadir una dirección extra propia a la hora de enviar un pago, conocida como dirección de retorno. Normalmente, aunque depende de cómo haya sido programado el monedero Bitcoin que uses, estas direcciones son direcciones nuevas (con una nueva clave privada).

Exacto, esas nuevas claves no están en el backup inicial que se hizo. Es decir, que si mandas 300 euros en un monedero que tienes 500 euros, y tu monedero manda los 200 restante a una dirección nueva de la que no tienes copia de seguridad, estás comprando papeletas para un susto. Es ahí donde deberías hacer una nueva copia de seguridad.

En cambio, y gracias a las matemáticas, existen los monederos HD. Simplificando: un wallet HD parte de una “semilla” (un número variable de caracteres). Con esa semilla, y a modo gráfico para que puedas verlo mentalmente, se genera “un árbol” donde cada “rama” posee una clave privada y de ella se saca una clave pública y una dirección Bitcoin. Con la misma semilla se puede generar el mismo árbol siempre. Es decir, si guardas tu semilla, siempre podrás acceder a todas las ramas (todas las claves privadas) y, con ello, a los fondos que hay en las direcciones sin hacer ningún backup extra en el futuro, solo el inicial.

Si quieres conocer las tripas de como funcionan las matemáticas bajo este concepto, te recomendamos el siguiente enlace: BIP0032 (Los BIP son documentos que la comunidad crea proponiendo una mejora en Bitcoin: Bitcoin Improvement Proposals, listado completo aquí)

Monederos SPV

Simplified Payment Verification. Estos monederos son un paso intermedio entre el monedero completo y el ligero para aprovechar ventajas de ambos mundos: ocupan poco pero verifican criptográficamente los datos recibidos para evitar mostrar al usuario información falsa debido a un posible ataque al servidor que envía la información.

Descargan una copia completa de las cabeceras de todos los bloques disponibles en la cadena de bloques.

Mediante esta implementación, podemos determinar si una transacción pertenece a un bloque de la cadena sin la necesidad de descargar la ‘blockchain’ de Bitcoin completa. Es decir, el monedero tiene lo justo para permitirle validar las transacciones sin depender de un tercero de confianza (en el caso de los monederos ligeros sería el servidor que proporciona la información y que podría corromperse).

¿Son los monederos seguros?

Algunos más que otros, pero esencialmente depende de cómo los utilices. Las claves privadas son la única manera de acceder a los bitcoins que tienen asociadas. Si pierdes las claves privadas o se corrompen, pierdes tus bitcoins, así que la forma de mantener tus bitcoins a buen recaudo es impedir por todos los medios que alguien pueda acceder a estas claves y evitar perderlas.

Evita usar monederos Bitcoin desconocidos y, en el caso del software, mejor si son Open Source con el código público. Además te recomendamos leas como realizar un respaldo seguro de tus criptomoneda en todo momento.

Por regla general, un monedero en papel que ha sido generado sin conexión a Internet y su clave ha sido almacenada en un papel impreso y guardado a buen recaudo suele ser una de las formas más seguras de almacenar los bitcoins. Ahora bien, es mucho más lento que hacerse un monedero online, por ejemplo. Cada uno debe decidir qué usar en función de lo que necesite.

¿Te resultó útil este artículo?
Puntuación media: 4.6
➜ ¡Comparte el conocimiento y promueve la revolución descentralizada!