La blockchain (cadena de bloques) es un tipo de red distribuida que permite el desarrollo de tecnologías como las criptomonedas y lo que llamamos Internet del Valor.

La blockchain (o cadena de bloques en español), es una tecnología que permite crear un libro de contabilidad distribuida en una red de ordenadores sin necesidad de contar con un servidor o base de datos central. La actualización y manejo de este libro de contabilidad, solo se puede realizar en consenso con todas las partes que forman la red.

Por esta razón, el poder de cómputo de todos los nodos de la red se usa no solo para introducir información, sino también para protegerla frente a modificaciones no autorizadas. Consecuencia de esto, la blockchain permite alcanzar niveles de seguridad muy altos en comparación con otras tecnologías.

¿Cómo funciona la tecnología blockchain?

Para que la tecnología blockchain funcione es necesario en primer lugar crear un software específico para la misma. Este software le permite a los ordenadores crear la red que hará funcionar la blockchain de forma distribuida. Tal cual como sucede en en el caso del software de Bitcoin y otras cientos de criptomonedas. Generalmente, este software es de carácter abierto y protegido con licencias de software libre. Esto implica que son públicos, transparentes y pueden ser usados, revisados y contribuidos por cualquier persona.

Al no tener base de datos ni servidor localizado, a una red de tipo blockchain se le atribuye la característica de ser una red distribuida. Esto significa que la información está replicada en todos los ordenadores del mundo que estén conectados a la misma blockchain. En el caso de que más del 50% de los ordenadores que forman esa red blockchain no sean de la misma persona o empresa, podemos decir que la red está descentralizada. Con esto podemos decir que, no tiene un “centro de emisión, control o poder”.

En esencia una red blockchain es solo una base de datos que permite leer y escribir nuevos registros. Todo ello sin poder modificar nada de lo que exista en ella. Todos los registros que se guardan en ella están vinculados entre sí con una matemática muy avanzada. Esto hace imposible incluir algo que sea incoherente con el resto de registros incluidos.

Entendiendo la blockchain con la Parábola del Suricato Volador

Ahora bien para que comprendas qué es blockchain de forma rápida y sencilla imagina el siguiente caso. Estas caminando por la calle y, de repente, un suricato volador de grandes proporciones aterriza en una plaza llena de gente. Una vez allí se come los helados de todos los niños que hay en ella, suelta dos chillidos enormes y se va igual que ha venido. Sin un segundo que perder, se coloca un detector de mentiras a las 1.000 personas que han sido testigos. Esto con la finalidad de registrar exactamente qué es lo que han visto. Como resultado se obtiene que todos los presentes cuentan la misma historia con idénticos detalles.

En este punto vale la pena preguntarse: ¿Habría alguna duda al respecto del aterrizaje del suricato volador?.

La verdad es que no. El evento es reciente, los testigos todos han dado los mismos detalles, y hay evidencias del suceso en cuestión. Todo esto hace que tan inverosímil suceso no sea puesto en duda, el suricato volador existe y todos los testigos dan fe de ello.

Ahora bien ¿Cómo puede esta parabola ayudarme a entender la blockchain?. Pues eso lo veremos a continuación.

Explicando la parábola

El principio fundamental de la cadena de bloques o blockchain, es la capacidad de registrar los eventos y mantenerlos de forma inalterable. Ahora bien, imagina un fichero de texto con dos columnas. En una columna pone un identificador (ejemplo “abc”) y en la otra un número (ejemplo “34”). Es decir, “abc” le corresponden “34”. Ahora imagina que ese fichero pudiera estar en miles de ordenadores duplicado, con la seguridad de que nadie lo puede alterar a menos que tenga autorización para ello. La autorización solo puede otorgarla quien realizó en primer lugar dicho texto y todo ello en base al uso de criptografía avanzada.

De esa manera, si legítimamente se modifica el archivo, la modificación automáticamente se sincroniza en todas las demás computadoras de la red. De esa manera, todas las partes de la red manejan la misma información, y aunque una o varia computadoras quedarán fuera de línea, la red y la información que contiene siempre estaría disponible.

Pues bien, esto es lo que consigue la tecnología blockchain. Aunque su magia es mucho más compleja y compuesta de más piezas como la criptografía, en esencia eso busca: un registro distribuido resistente a la sincronización y sin necesidad de confianza entre los miembros que la conforman. Algo que llevaba décadas intentándose resolver y en Bitcoin lo ha conseguido su creador, el desconocido Satoshi Nakamoto.

En palabras de Marc Andreessen, creador de Netscape y socio de uno de los fondos de Capital Riesgo más importantes de Silicon Valley:

Una cadena de bloques es esencialmente solo un registro, un libro mayor de acontecimientos digitales que está “distribuido” o es compartido entre muchas partes diferentes. Solo puede ser actualizado a partir del consenso de la mayoría de participantes del sistema y, una vez introducida, la información nunca puede ser borrada.

Examinando el significado de la parábola

En la (lo siento por vuestros helados, niños) analogía anterior, los incrédulos individuos que se ponen de acuerdo al explicar lo que han visto, vienen a ser nodos (más adelante verás el papel que desempeñan en detalle) geográfica y computacionalmente aislados los unos de los otros.

Al “detector de mentiras”, le enseñan una “Prueba de trabajo” (Proof of Work en inglés), es decir, un proceso criptográfico que prueba que un ordenador/chip y no otro ha resuelto un problema de forma correcta. Falsificar una entrada en la cadena de bloques equivaldría a conseguir que más de la mitad de la gente se pusiese de acuerdo en mentir acerca de los detalles del aterrizaje del suricato de la misma manera, todos al mismo tiempo y sin tener la posibilidad de coordinar esa mentira previamente.

Es decir, un “ataque” complicado de realizar. Lo que se plasma en el blockchain no puede desaparecer jamás. Blockchain es un registro inmutable y permanente. Se trata de una base de datos que solo permite escritura. No se puede modificar ni borrar nada de ello, solo añadir, y todo ello bajo consenso.

Utilidad de la tecnología de cadena de bloques

Las utilidades de la blockchain son bastantes. De hecho, ya se trata de implementar en múltiples sectores en una carrera tecnológica que cambiará para siempre aspectos indispensables de nuestra vida individual y colectiva.

Al igual que Internet revolucionó la forma de crear, transmitir y consumir información, con la tecnología blockchain estamos en la puerta de lo que se denomina Internet del valor o Internet del dinero.

La tecnología blockchain es esencial en la creación de criptomonedas. Estas pueden usarse para transferir valor entre personas de todo el mundo. Además de digitalizar la propiedad de todo lo que tenga valor (ya sea tangible o intangible) lo que nos permite, entre otras cosas, crear registros inmutables de propiedades y activos digitales que pueden ser transferidos entre las personas sin tener que requerir de un intermediario de confianza como hasta ahora (bancos, notarios…).

¿Cuánto sabes, criptonauta?

¿La blockchain es una de las tecnologías más seguras que tenemos?

¡CIERTO!

La blockchain y la forma en como funciona, hace que esta tecnología sea una de las más seguras que tenemos. Todo esto gracias a su estructura distribuida, el uso de criptografía fuerte y un poderoso sistema de consenso que vela por la integridad de los datos.

Conclusión

En este punto podemos decir que la tecnología blockchain es una de las más poderosas herramientas con las que contamos en la actualidad. Sus capacidades y utilidades apenas están siendo exploradas. Sin embargo, la tecnología ha demostrado su idoneidad en diferentes usos, transformando radicalmente la forma en cómo hacemos las cosas.

Explorar y desarrollar más esta tecnología nos llevará a un punto, en donde podamos interconectar más al mundo. Todo ello sin poner en peligro nuestra privacidad y la seguridad de nuestros sistemas y datos. Gracias a esto, podemos decir que, la tecnología blockchain nos lleva al siguiente paso evolutivo tecnológico.

¿Te resultó útil este artículo?
Puntuación media: 4.4
➜ ¡Comparte el conocimiento y promueve la revolución descentralizada!