El criptoeuro o EUROChain, un proyecto que busca transformar el actual euro en una moneda digital de banco central (CBDC), para transformarlo en dinero del siglo XXI. Conoce este proyecto y el impacto que el mismo tendría para todos los países y ciudadanos de la Unión.

El boom de Bitcoin ha despertado el recelo de los bancos centrales, y el banco central europeo no es una excepción. Bitcoin, con su capacidad de hacer libres a las personas del dinero monopolizado por unos pocos, es algo que los bancos centrales quieren detener. Por esa razón, han empezado a crear el CriptoEuro, una CBDC con base europea.

No han sido pocas las voces que se han elevado en pro y en contra de este proyecto desarrollo tecnológico y económico para Europa. De hecho, ha sido de especial interés, no solo para especialistas de la comunidad criptográfica, sino también para los países de la Unión. E incluso, las mismas autoridades económicas y financieras representadas por el Banco Central Europeo (BCE).

Y es que sin duda alguna, este sería un enorme proyecto de innovación tecnológica que llevaría a Europa a crear una moneda que impulsará en gran medida la automatización del uso del dinero, trazabilidad e interacción entre diferentes entidades.

Pero ¿Qué hay tras el criptoeuro? ¿Cómo funciona? ¿Qué podemos esperar en un futuro sobre el criptoeuro?

¿Qué es el Criptoeuro?

El criptoeuro es un proyecto en estudio por el cual el Banco Central Europeo (BCE) busca la creación de una moneda digital controlada por el BCE, tal cual pasa con el euro actual. La mayor parte de estos esfuerzos están centrados en EUROChain, un sistema de prueba de concepto que se dio a conocer en diciembre de 2019, en el informe “Explorando el anonimato en las moneda digitales de bancos centrales”.

En dicho documento se estudia y se abre la posibilidad del diseño de una moneda digital manejada por el BCE. Se explica como esta CBDC estaría apoyada por tecnología DLT, más específicamente tecnología Corda de la empresa R3. Esto junto con una serie de sistemas que servirían para crear un nuevo sistema de pagos y de masa monetaria. Todo ello ajustado a las necesidades de privacidad y anonimato controlado que permita garantizar el cumplimiento de la normativa dirigida a combatir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo (AML / CFT).

Adicionalmente, el BCE establece que el Sistema Europeo de Bancos Centrales (ESCB) comience con la construcción de una prueba de concepto para probar la tecnología. Parte de estas pruebas son apoyadas cercanamente por empresas como Accenture y R3. Sin embargo, este informe también aclara que el trabajo realizado no está orientado a la implementación práctica y no implica ninguna decisión para proceder con CBDC. En pocas palabras, el BCE solo está indagando en la tecnología pero de momento no planea lanzar un criptoeuro, salvo de que surja la necesidad en el futuro

¿Qué nos ofrece este estudio del BCE?

Así tenemos que EUROChain y su criptoeuro nos ofrece lo siguiente:

  1. Una solución digital para el cumplimiento de AML y CFT que mantiene oculta la identidad del usuario y el historial de transacciones del banco central o de terceros (a menos que así lo elija el usuario).
  2. Límites para que las transacciones anónimas sean exigibles a través de la automatización.
  3. Un sistema de cupones de anonimato, que permiten a los usuarios transferir una cierta cantidad de fondos en CBDC de forma anónima durante un período de tiempo determinado.

Teniendo en cuenta que, actualmente, la mayor parte del dinero que se emplea en Europa está digitalizado y es utilizado en forma de tarjeta de crédito, con una sociedad acostumbrada al uso del dinero digital la aparición de esta CBDC por parte del Banco Central Europeo podría reducir los riesgos de insolvencia en las entidades y abaratar los costes de uso para los consumidores.

Lo que sabemos de la prueba de concepto para el criptoeuro y EUROChain

En el documento liberado por el BCE podemos ver claramente la propuesta de prueba de concepto que buscan realizar para EUROChain. En dicha propuesta aclaran que EUROchain presentaría una dependencia de ciertos “intermediarios”, que serían los bancos centrales de las naciones que forman parte de la Unión.

Cada uno de estos intermediarios contaría con uno o más nodos y toda la infraestructura necesaria para hacer funcionar EUROChain dentro de su territorio. Esto significa que cada nodo tendría acceso a los libros de contabilidad del banco central y los saldos de reserva para proporcionar opciones de moneda digital a los usuarios del banco central.

Esto en realidad se parece mucho al actual sistema de pago interbancario, salvo que la información manejada por los nodos sería representada en tiempo real en todos los nodos al mismo tiempo. Adicionalmente, el sistema podría permitir ciertos niveles de privacidad, como ocurre con las transacciones de bajo valor. Al mismo tiempo, las transacciones con valores mayores estarían sujetas a verificaciones de cumplimiento AML / CFT.

Otras funciones dentro del esquema del BCE

En este sentido, la EUROChain y su criptoeuro pueden representar las siguientes funciones:

  1. En primer lugar, serviría para la liquidación de valores (es decir, liquidaciones comerciales).
  2. Serviría para crear soluciones de pago para que los bancos centrales miembros brinden a sus usuarios.

El criptoeuro tendría un funcionamiento similar e incluso extendido del actual fíat, tal como ha pasado con otras representaciones CBDC en otros países. Adicionalmente, el BCE establece la creación de una serie de elementos adicionales para el control y distribución de la moneda entre las que podemos mencionar:

  1. Un sistema de intermediarios con dos niveles, muy parecido al establecido por el DCEP, la moneda digital de China. De esta forma, el BCE dependería de que los bancos centrales de la naciones de la Unión pudieran acceder al libro mayor y a los saldos de reserva en el banco central, lo que permitiría el uso de CBDC entre los usuarios. Así los intermediarios procesan transacciones para sus clientes institucionales que reciben servicios de custodia del banco central.
  2. El BCE mantendría el papel de emitir unidades de CBDC o sacarlas de circulación.
  3. Una autoridad AML identificada procesará las verificaciones de cumplimiento AML / CFT para transacciones grandes. Además, esta Autoridad supervisa las transacciones para asegurarse de que los usuarios restringidos (es decir, debido a sanciones o investigaciones) no puedan enviar o recibir CBDC.

En definitiva, el sistema bancario y financiero actual no cambiaría en gran medida, las instituciones y controles permanecen, en algunos casos, se ven fortalecidas debido a la naturaleza digital y trazable de las monedas digitales.

Algunas observaciones adicionales del BCE a las CBDC

  1. Poner a disposición un banco central eficiente, seguro y moderno dinero para todos.
  2. Fortalecimiento de la capacidad de recuperación, disponibilidad y contestabilidad de pagos minoristas.
  3. Mejor control de pagos ilícitos y actividades de ahorro, lavado de dinero y financiamiento del terrorismo.
  4. Permite superar el ZLB (Zero Limit Bound o Límite Inferior Cero) ya que las tasas de interés negativas pueden ser aplicadas a una CBDC.
  5. Las tasas de interés en CBDC proporcionan dinero monetario adicional que puede ser utilizado en instrumentos políticos, independientemente del ZLB.
  6. Hace más fácil proporcionar dinero en helicóptero, o en pocas palabras, hacer llegar dinero a los usuarios en casos de emergencias económicas.
  7. Mejora la estabilidad financiera y reduce el riesgo moral de los bancos.

Funciones previstas en la prueba de concepto de la criptoeuro en EUROChain

Por otro lado, el documento del BCE describe también algunas de las funcionalidades que podríamos ver en el posible desarrollo de este criptoeuro, entre las que podemos destacar:

Direcciones de los usuarios

Las direcciones de cada usuario es creada por un banco intermediario. De esta forma, cada banco es responsable de proporcionar a sus clientes una o varias identidades seudónimas que se podrán utilizar como direcciones para la red de pagos de la CBDC.

Cupones de anonimato

Una de las funciones más “interesantes” del criptoeuro y EUROChain es la creación de los cupones de anonimato. Estos han sido creados con el fin proporcionar a los usuarios con límites de uso en los que sus transacciones no son vigiladas de forma activa para hacer respetar las leyes y regulaciones de AML / CTF.

Con estos cupones básicamente un usuario del criptoeuro puede hacer transferencias de bajo valor con un alto grado de anonimato, pero en caso de que sus transferencias superen un determinado valor, estas serán sometidas a escrutinio más profundo, a los fines de hacer cumplir las regulaciones mencionadas.

Estos cupones de anonimato se emitirán de forma gratuita y no serían transferibles entre usuarios. Son simplemente una herramienta técnica utilizada para limitar la cantidad de CBDC que se pueden transferir de forma anónima.

Emisión y mecanismos de distribución.

Cuando un intermediario recibe una solicitud de emisión de CBDC de un cliente, verifica que el saldo de CBDC posterior a la transacción del cliente permanecerá por debajo de cualquier límite de billetera que Puede haber establecido. Si ese es el caso, el intermediario solicita unidades CBDC del banco central en nombre de su cliente.

Esto significa que el banco central emisor no limite la oferta de CBDC de una manera que podría conducir a un exceso de demanda de sus usuarios, ya que los límites solo se aplican al nivel de cada billetera individual. Conversión hacia y desde CBDC siempre ocurre en una proporción de uno a uno, para asegurar que CBDC tenga el mismo valor que formas alternativas de la misma moneda.

Los débitos del banco central el saldo de reserva del intermediario y autoriza la creación de nuevas unidades CBDC aprobando (por lo tanto, “firmando”) la solicitud de emisión a través de su nodo.

Transferencias

En el caso de las transferencia de saldos entre los usuarios del criptoeuro sobre EUROChain, estas se realizan sin ninguna participación por parte de la Banco Central. Simplemente el usuario envía una instrucción de transferencia que indica la cantidad, el seudónimo del beneficiario (identificador de cuenta e identificador intermediario) y si o no, el pago debe hacerse de forma anónima.

Así, si esta es la primera vez que el beneficiario ha recibido unidades CBDC del intermediario del pagador, comienza la transferencia con una solicitud de búsqueda por parte del intermediario del pagador para obtener la dirección del beneficiario por medio de su intermediario.

¿Veremos en algún momento al criptoeuro hecho una realidad?

Como hemos podido ver, el BCE tiene bien definido algunos de los pilares fundamentales de una CBDC aplicable a la Unión Europea, sin embargo, ¿veremos en algún momento al criptoeuro hecho una realidad? De momento, es poco probable que lo veamos a mediano plazo. La verdad es que sistemas como el euro y su sistema interbancario ya actúan de forma muy buena para las necesidades de la Unión. Así que faltaría que hubiera una revolución importante de uso de las monedas fiat para que Europa cambie su perspectiva y de rienda al desarrollo final de un criptoeuro.

De hecho, la misma presidenta del BCE, Christine Lagarde, ha comentado que:

“Mi convicción personal es que dados los acontecimientos que vemos, no tanto en el segmento del bitcoin sino en el de proyectos de criptomonedas estables, sólo sabemos uno de momento pero hay otros que se exploran y en camino, sería mejor que estemos a la vanguardia si eso ocurre, porque hay claramente una demanda fuera a la que tenemos que responder”

En ese sentido es claro, que de momento el BCE no ve la necesidad de cambiar radicalmente su postura y lanzarse al desarrollo de un criptoeuro para Europa. La posición que ha tomado es bastante parecida a la tomada por la FED en Estados Unidos y solo mantienen estudios de factibilidad tecnológica en caso de que vean necesario actuar en ese sentido.

Sin embargo, tanto la posición de la FED y el BCE es la misma, si ambos deciden apostar por las CBDC lo harán bajo un esquema donde el control aún está en sus manos. De allí, que no sea raro el parecido del sistema del BCE con respecto al de DCEP de China y de muchas otras CBDC en el mundo. En todos estos casos, el control y poder están en manos de los bancos centrales, ya que son ellos quienes deciden en última instancia si una transacción es o no aprobada, y bajo qué condiciones, y esto será igual con tecnología centralizada o distribuida.

De todas formas, queda por ver como reaccionara al mundo con el lanzamiento de proyectos como DCEP, la reacción a este proyecto podría acelerar o desacelerar los planes del resto del mundo en sacar su propia CBDC e inundar al mundo de monedas digitales de bancos centrales. De allí que años como 2021 y 2022 sean claves en este sentido, muchos países y bancos centrales mantendrán sus estudios, desarrollos e investigación en este sentido, pero todos estarán atentos a los movimientos del mundo y su reacción para realizar sus propios movimientos y aprovechar la experiencia de otros para tener éxito en sus propios emprendimientos.

Diferencias con Bitcoin

Ahora que acabas de leer el cuento de terror del criptoeuro y su EUROChain, déjanos decirte lo siguiente: sin duda una CBDC se parece tanto a Bitcoin como una web porno se parece a la web del Vaticano. Si ambas son webs, tienen imágenes, contenido… pero definitivamente no son lo mismo.

Si bien es cierto que un euro puramente digital mejoraría mucho el funcionamiento desastroso del euro actual, siempre hay algo que nunca mejorará, darnos libertad. Al contrario, nos quitará libertad. En esencia, lo que buscan es esconder la falta de libertad haciendo un poco más grande el lugar donde nos encierran. Es como si viviéramos en una cárcel donde nos quieren compensar dándonos libertad, libertad de elegir el color de los barrotes. Pero sigue siendo una cárcel.

Un cripto euro bien diseñado podría dar transparencia a las instituciones, permitir crear smart contracts que eliminase intermediarios. Y al mismo tiempo, automatizar procesos en tiempos de Internet de las Cosas (IoT) intercambiando valor entre máquinas,…. Un momento. ¡Esto ya lo tenemos! Es Bitcoin. ¿Entonces por qué no se usa Bitcoin si ya existe? La respuesta es muy simple. Porque Bitcoin no la controlan ellos, ellos no controlarían el dinero, que es lo que les permite enriquecerse.

Lo que el Criptoeuro no es (y nunca será)

A cambio nos proponen un sucedáneo maquillado con cosas que podrían gustar, para luego levantarte al día siguiente con algo que no entendiste cómo pudiste aceptar. Entre esas características donde nos meten “gato por liebre” podemos contar:

  1. No es una blockchain abierta, solo unos pocos la controlan, en realidad los bancos de toda la vida son quienes controlan todo. Y ya sabemos que todos ellos tienen los mismos intereses y están sometidos a la presión legal de una institución para que hagan lo que ella pida. Bitcoin y las criptomonedas nacieron para alejarnos de los bancos, entonces ¿Por qué aceptar caer en sus manos con una CBDC controlada por ellos?
  2. Ha de autorizarte un intermediario, que puede denegarte. Por ejemplo, a Bit2Me nos niegan tener cuenta de banco por apoyar a las criptomonedas. En estos casos está claro quién es realmente enemigo de tu libertad.
  3. Los euros son euros, independientemente de su forma. “Aunque a la mona la vistan de seda, mona se queda”. Estos euros, aunque los quieran maquillar de criptomoneda, que no tienen nada que ver con Bitcoin, son euros que controlan una entidad pseudo privada, un dinero de monopoly con el que nos obligan a jugar pero ellos deciden cómo emitir, a quién repartirlo, a quién favorecer o a quién hundir. Les damos el poder de controlar lo que da poder y acceso a todo, el dinero, y con ello controlarnos a todos, sometidos sin entender cómo y cuándo.
  4. El mecanismo de “privacidad por cupones” es un chiste. Que un tercero tenga que decidir cuándo tienes o no privacidad , solo significa una cosa: no tienes privacidad, no eres dueño de tu privacidad porque ahora ellos la controlan y “te la otorgan” a su antojo.
  5. Si alguna vez has temido lo que pasa en otros países donde el dinero de sus habitantes simplemente es congelado por una simple orden, imaginate lo que pasaría con una CBDC. Especialmente con el esquema que pretende imponer el BCE con el criptoeuro. Bastaría con que literalmente presionaran un botón para que el dinero de una persona, de un país de la Unión, o el de toda la Unión quedará congelado.
  6. Lo de “Dinero en Helicóptero” es otro punto de terror en todo este sistema, sobre todo por lo que causa: inflación. “Dinero en Helicóptero” o “Expansión Cuantitativa”, todo eso se reduce simple y llanamente a imprimir dinero ficticio, dinero de monopoly que nos inunda y hace que la moneda pierda su valor. De hecho, mientras mayor sea la masa monetaria en circulación, menos valor tiene la moneda, y más pobres nos hace a todos.

Puede que el criptoeuro sea una buena herramienta. Incluso puede que esté hecha con las mejores intenciones del mundo, que busque solucionar los problemas que nos aquejan en materia económica y financiera, pero la idea debe tomarse con pinzas. Algo especialmente cierto cuando sabemos quienes son y cómo actúan los que impulsan estas medidas. Dicen que el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones. Ahora ¿Qué opinas de esto? Crees que las CBDC como el criptoeuro son mejor que criptomonedas como Bitcoin en algún aspecto? Puedes comentar y generar debate con nosotros y quienes nos visitan sobre este interesante tema.