El ciberespacio, esa proyección digital de la consciencia colectiva que tantos desean proteger de los absurdos del mundo físico, de las tiranías y de las interferencias políticas, religiosas, raciales o de cualquier tipo. El deseo de una persona y una comunidad que apoya su idea, dieron origen a un documento que marco un hito en su historia, este documento es la Declaración de Independencia del Ciberespacio.

Uno de los documentos más importantes emitidos por los cypherpunks y su aguerrida comunidad es la Declaración de Independencia del Ciberespacio. El escrito fue presentado en Suiza el 8 de febrero de 1996 por John Perry Barlow, uno de los miembros fundadores de la Electronic Frontier Foundation (EFF).

Este texto fue presentado como respuesta a la Ley de Telecomunicaciones de los Estado Unidos. Dicha ley fue presentada ese mismo año a los fines de “actualizar” la antigua ley de comunicaciones que databa de 1934. Sin embargo, la nueva ley de telecomunicaciones propiciaba la privatización y buscaba regular el nacimiento de nuevos espacios y canales de comunicación. Con estas acciones se atentaba contra la neutralidad de la red y su evolución.

En respuesta a estas amenazas no solo por parte de Estados Unidos sino de también un grupo cada vez más creciente de naciones que buscaban controlar el ciberespacio, Barlow creó este documento. En el mismo, Barlow exalta la naturaleza libre y abierta de Internet y de su comunidad. Además, Barlow dejaba muy en claro una cosa, el ciberespacio tiene soberanía propia y ningún gobierno tiene control sobre ella.

john perry barlow autor de declaración de independencia del ciberespacio

Hechos que llevaron a la declaración

El nacimiento de Internet se convirtió en la mayor revolución tecnológica y comunicacional de la humanidad. Incluso antes de su nacimiento, pensadores y futurólogos veían como Internet transformaría a la sociedad humana. No se equivocaron en dichas afirmaciones y predicciones. Sin embargo, las estructuras de poder, como los gobiernos de las potencias mundiales, temen a todo aquello que no puedan controlar, y un medio global de comunicación no controlado, es el peor temor de cualquier gobierno. Ante esta situación, incluso antes de que Internet existiera, los poderosos fueron preparando el terreno para controlar lo que sería el ciberespacio.

Estados Unidos, a la batuta de la tecnología, era quien más camino avanzado tenía en este sentido. La evolución tecnológica lo llevó a transformar a la NSA en su brazo de control dentro y fuera de la ley para el ciberespacio. Asimismo, en medio de la Guerra Fría, distintas leyes y órdenes ejecutivas que buscaban controlar la tecnología de comunicaciones y cifrado fueron los primeros intentos por controlar el ciberespacio.

Los aliados estadounidenses siguieron el juego con medidas iguales e incluso más restrictivas. Por su parte, naciones como China o la Unión Soviética de entonces, creaban medidas del mismo tipo. Controlar todo en cuanto a la tecnologías de información y el ciberespacio era el objetivo. Todo ello sin importar si ello violaba los principios y derechos fundamentales de sus ciudadanos.

Al final de esto, con la aparición de Internet y la masificación de su uso, las medidas que se tomaban resultaron insuficientes. Controlar redes enteras y millones de usuarios en todo el mundo, no era una tarea fácil. Con el factor añadido del surgimiento de grupos de personas y activistas por todo el planeta, preocupados por mantener la libertad y la neutralidad en la red.

¿Cuánto sabes, criptonauta?

¿La Declaración de Independencia del Ciberespacio es un documento importante para las libertades en la red?

¡CIERTO!

El documento aunque temprano y poco comprendido en su momento, es vital para entender que el ciberespacio debe mantenerse neutral. Convertirlo en un espacio controlado donde las naciones hagan a su antojo lo que deseen, impulsará el afán del control total, el nacimiento de tiranías y la reducción de las libertades y derechos.

Impacto de la Declaración

El documento creado por Barlow dejaba en claro que el ciberespacio es un lugar neutral y debido a su naturaleza intangible y colectiva, no debería someterse al control de ningún gobierno. Barlow expresaba de esta forma, la necesidad de alejar el ciberespacio de los sistemas de control gubernamentales de todas las naciones. Pero al mismo tiempo, planteaba alejar el ciberespacio de los propios problemas geopolíticos y económicos del mundo físico.

Al poco tiempo de emitirse la declaración, esta se propagó por toda la red. Debido a ello, Barlow se convirtió en toda una celebridad, algo que influyó en el rápido reconocimiento de su trabajo y de la Electronic Frontier Foundation. Gracias a ello, la comunidad en pro de la neutralidad aumentó su masa social fortaleciendo así su imagen. Pocos años después, tras los atentados del 11-S en Estados Unidos, la búsqueda por controlar la red cambiaría radicalmente.

Frente a los hechos cada vez más abiertos y claros de los lobbies por controlar y limitar el ciberespacio, y con ello los derechos de los ciudadanos, la declaración se erige como una voz fuerte en contra de estas agresiones. Pero también es una invitación a que la comunidad se comprometa a supervisarse y regularse a si misma en pro de construir algo positivo para todos.

De esta forma, junto con el Manifiesto Criptoanarquista, la Declaración de Independencia del Ciberespacio se transformó en uno de los documentos referentes para las ideologías comprometidas con la neutralidad de la red y la privacidad dentro de la misma.