Bitcoin gana usuarios sin parar pero, ¿Hasta dónde puede aguantar su infraestructura? ¿Puede soportar millones de usuarios? ¿Hasta dónde es posible la escalabilidad de Bitcoin?

Paradójicamente, que a Bitcoin llegasen de repente millones de usuarios encantados por sus ventajas no lo beneficiaria, es más, podría perjudicarlo mucho, pues la experiencia de todos los usuarios se vería gravemente afectada.

Y no es algo desconocido. Una de las preguntas más frecuentes sobre Bitcoin es: ¿puede funcionar si millones de personas deciden hacer de él su principal medio de pago?

Lamentablemente, con la versión actual de Bitcoin, la respuesta es no.

No obstante, este problema tiene los días contados, pues ha sido la obsesión de muchos programadores que han creado múltiples propuestas increíbles de escalabilidad. Ahora solo falta decidir, a través de consenso de los nodos, cual y cuando se implementará.

En el siguiente capítulo te ayudaremos a entender, aún más, las entrañas de Bitcoin y por qué actualmente no es escalable, al tiempo que te acompañaremos a conocer algunas de las propuestas de escalabilidad más destacables.

Bitcoin y la escalabilidad: Bitcoin actualmente no es escalable

Primero recalquemos que con escalabilidad no nos referimos a que Bitcoin no pueda ser comprendido por la mayor parte de la población debido al cambio de paradigma como dinero. Tampoco a que, debido al precio que pueda alcanzar, sea inaccesible para algunas personas. Ni tampoco a que no pudieran haber bitcoins suficientes para todos.

Todo esto anterior, a parte de ser falso, no es a lo que nos estamos refiriendo al hablar de la escalabilidad.

A día de hoy, Noviembre del 2016, Bitcoin no es perfecto:

  • Los pagos no son instantáneos (aunque se reflejen al instante, no se confirman al instante).
  • Los micropagos se están haciendo totalmente inviables. Una de las grandes características de Bitcoin.
  • Existe un riesgo constante de una alta centralización minera.
  • Bitcoin no es escalable.

Como vemos, hay mucho que mejorar (o como algunos lo ven: oportunidades de crear cosas geniales) pero, de entre todos los asuntos por resolver de Bitcoin, el último de los que hemos mencionado es una de las principales tareas a conseguir: que Bitcoin sea escalable. Solucionar esto hará que los otros problemas mencionados mejoren en cascada.

Bitcoin aspira a ser un sistema financiero global, y los datos demuestran que gente está a favor de ello, por ello debe estar preparado para su uso por millones de usuarios concurrentes, y todo ello, sin perder ninguna de sus principales características que lo hacen único y valioso de verdad.

Y es que Bitcoin todavía es un experimento. Un experimento increíble y popular, si, pero que no deja de estar en una fase temprana. De hecho, pese a haber revolucionado todo el sector financiero desde sus pilares más arcaicos (y otros sectores también), ni siquiera ha salido la versión 1.0 del software, todavía estamos en la versión 0.20.1 (liberada en Agosto de 2020).

Esto quiere decir que aún estamos en un momento de constante desarrollo para conseguir crear el software con potencia suficiente para ser usado masivamente y de forma óptima.

De hecho, su problema de escalabilidad es un debate casi tan antiguo como el propio Bitcoin y el principal motivo de ello está muy localizado: el bloque.

El bloque

Como ya explicamos en el capítulo dedicado a la blockchain, los bloques son la pieza esencial de la cadena de bloques, que es el libro de cuentas distribuido que sustenta Bitcoin.

En los bloques se almacena la información esencial relativa a todas las transacciones que ocurren. El problema es que cada bloque tiene limitado el tamaño máximo de información que puede almacenar.

En ¿Cómo funcionan las transacciones Bitcoin?? os explicábamos que un bloque almacena todas las transacciones que han ocurrido desde el último bloque. Cada una de estas transacciones está compuesta por una serie de información, y que ocupa una cantidad variable de espacio en disco y que será añadida en el bloque.

Como medida temporal para evitar ataques a la red (más abajo veremos por qué), y hasta encontrar soluciones mejores, Satoshi Nakamoto decidió añadir una línea de código extra para limitar la capacidad de cada bloque en 1 Megabyte (pese a que inicialmente no se puso ningún límite o posteriormente se pusieran de acuerdo los mineros para no aceptar bloques superiores a 500kb). Un tamaño, que en su época, era más que suficiente.

Lo que significa que cada nodo de la red Bitcoin tiene funcionando el programa Bitcoin el cual tiene escrito en su código fuente