El liquidity mining o minería de liquidez, es una características y estrategia de algunos protocolos de finanzas descentralizadas (DeFi) con el que buscan atraer usuarios. Esta se centra en incentivar la inyección de liquidez en el protocolo a cambio de distribuir entre los usuarios una serie de tokens que dan acceso a la gobernanza del proyecto y que también pueden ser intercambiados por mejores recompensas o por otras criptomonedas.