El liquidity mining o minería de liquidez, es una características y estrategia de algunos protocolos de finanzas descentralizadas (DeFi) con el que buscan atraer usuarios. Esta se centra en incentivar la inyección de liquidez en el protocolo a cambio de distribuir entre los usuarios una serie de tokens que dan acceso a la gobernanza del proyecto y que también pueden ser intercambiados por mejores recompensas o por otras criptomonedas. 

El termino de liquidity mining o minería de liquidez, es una estrategia por la cual los protocolos DeFi (Decentralized Finance), buscan capturar la atención de los usuarios para que así, estos puedan inyectar fondos a dichos protocolos. Esto con la intención de recibir recompensas en forma de tokens que pueden ser intercambiados dentro o fuera de la plataforma, o simplemente hacer hodl de los mismos, y recibir mejores ganancias con el aumento en el valor de dichos tokens recibidos.

Sin duda alguna, una forma muy interesante de atraer inversiones y que a la vez, ha transformado completamente el mundo DeFi dentro de Ethereum.

Liquidity Mining, una forma de minería nada convencional

Por otro lado, el liquidity mining o minería de liquidez, está estrechamente relacionado con el yield farming. El yield  farming es; una estrategia que busca generar ganancias al realizar inversiones en diversas plataformas aprovechando distintas variables de los mercados. Sin embargo, solemos hablar de liquidity mining cuando un protocolo DeFi activa una funcionalidad que le permite a sus usuarios recibir recompensas por el hecho de depositar y bloquear capital en su plataforma. Las recompensas generalmente se reciben en forma de tokens de gobernanzas.

Estos tokens pueden dar o no poder de voto dentro del protocolo. Además, regularmente ofrecen acceso a intereses o recompensas que son pagados regularmente a sus tenedores. De esta forma, mientras más dinero bloqueen en la plataforma, más tokens reciben y más recompensas obtienen, haciendo con ello mayores ganancias.

El término “liquidity mining” viene porque es la inyección de liquidez. Esta inyección de liquidez por parte de los inversores, les permite “minar tokens de gobernanza” que son entregados a quienes participan en el sistema. Es digamos, el mecanismo de minería de esa plataforma, y está nuevamente muy relacionado con el concepto de staking.

Liquidity Mining o Minería de liquidez

Liquidity Mining, el inicio de una fiebre

La fiebre del liquidity mining es bastante reciente, de hecho, muchos atribuyen a Compound este hecho. Todo comenzó el 15 de junio de 2020, cuando Compound, sacó su token de gobernanza COMP. En su momento, el token salió con un precio de mercado de unos 60 $ USD, y su capitalización de mercado era de 0 $ USD.

Sin embargo, Compound ya tenía una base de usuarios importante y tan pronto comenzaron a explotar el liquidity mining, todo cambio. Para el 20 de junio de 2020, el token COMP tenía un valor de 313 $ USD y una capitalización que supera los 800 millones de $ USD. Y no solo eso, el valor total bloqueado (TVL) o fondos de criptomonedas bloqueados en Compound llegó a superar los 511 millones $ USD, llegando a su punto más álgido actual, con un TVL que supera los 900 millones de dólares.

Esto claramente nos dice que el liquidity mining es capaz de revalorizar una plataforma de formas nunca vistas, y eso captó la atención de muchos desarrolladores y otras plataformas DeFi. No tardó mucho para que plataformas como Balancer, AAVE, e incluso el mismo Uniswap se unieran al club de plataformas con tokens propios y tokenomics centradas en liquidity mining.

Objetivo del liquidity Mining

Ahora bien ¿Por qué es tan importante el liquidity mining en plataformas DeFi? Pues bien la respuesta es bastante simple: es una forma de incentivar la inversión y la inyección de liquidez dentro de la plataforma.

Los proveedores de liquidez o LP, al invertir sobren que obtendrán recompensas por su participación, y generalmente esa recompensas viene dada por un token de esa misma plataforma. Estos tokens se generan de acuerdo a la programación del protocolo, y son distribuidos entre los proveedores de liquidez como parte de sus recompensas. Si bien la mayoría de estos tokens no tienen utilidad alguna fuera de la plataforma DeFi que los genera, la verdad es que la creación de mercados de intercambios y la especulación alrededor de estos tokens hacen que su valor se dispare.

Tomemos a Andre Cronje como ejemplo. Cronje comenta que el token YFI, no tiene ningún valor real, ya que su utilidad es simplemente la de un “token de gobernanza”, aunque el protocolo YFI es desarrollado única y exclusivamente por el. Básicamente, nos habla de un token sin utilidad real.

Sin embargo, la comunidad no lo ve así y de hecho, el token YFI actualmente (octubre de 2020) tiene un valor de 13.238 $ USD, mucho más que el mismo Bitcoin. Incluso, el token llegó a estar por encima de los 40 mil $ USD, demostrando así la enorme fiebre que existe alrededor de estos tokens y el liquidity mining. Por supuesto, estos tokens YFI son generados y distribuidos solo para quienes participan en el sistema, y allí dos objetivos de liquidity mining:

  1. Distribución de tokens entre sus inversores, haciendo que estos mejores sus posiciones y ganancias en la plataforma.
  2. Generar un valor de anclaje y captura. Donde teniendo en cuenta que estos tokens no tienen valor, el liquidity mining crea una relación de “entrada-salida” asociada a una inversión dada por un proveedor de liquidez. Esto es lo que ofrece un valor mínimo al token y el resto lo hace la especulación en los mercados.

¿Cuánto sabes, criptonauta?

¿Ha sido el liquidity mining una de las razones del boom de las DeFi?

¡CIERTO!

El liquidity mining ha atraído a muchos inversores a invertir dinero en estos protocolos con el fin de multiplicar sus ganancias algo que muchos han logrado. Esta situación ciertamente ha sido positiva en cuanto al crecimiento en el valor y cantidad de usuarios de estos proyectos, y lo seguirá siendo en el futuro.

Pros y contras del Liquidity Mining

Si examinamos el liquidity mining, podemos encontrarnos con las siguientes ventajas:

  1. En primer lugar es un gran incentivador y captador de inversores. Ofrecer recompensas por participar en las plataformas llama mucho la atención de los inversores, en especial, si dichas recompensas pueden significarles grandes ganancias. Así tenemos que las plataformas de liquidity mining suelen sufrir de explosiones de crecimiento enormes en muy poco tiempo, impulsadas por la alta participación de inversores.
  2. Adicionalmente, el crecimiento de la plataforma impulsa las ganancias. Las plataforma de liquidity mining pueden en muy poco tiempo, multiplicar las inversiones que se realicen dentro de la plataforma. Si adicionalmente, dicha plataforma permite la realización de préstamos que puedan invertirse en la misma plataforma u en otra (usando yield farming), el crecimiento es aún más explosivo.
  3. La mayoría de estos protocolos son descentralizados o cuentan con altos grados de descentralización, por lo que cualquier persona puede participar en ellos.

Sin embargo, no todo es tan sencillo, y en el apartado de contras podemos encontrarnos:

  1. Son plataformas difíciles de usar y altamente técnicas. Si una persona no tiene conocimiento básico sobre herramientas financieras puede hallarse perfectamente en un limbo lingüístico y técnico muy amplio.
  2. Actualmente la mayoría de las plataformas de liquidity mining están arraigadas en la blockchain de Ethereum, y su enorme crecimiento (junto con el ecosistema DeFi en general) ha llevado a la red a su máxima capacidad. En la actualidad, realizar operaciones DeFi sobre Ethereum no es nada económico.
  3. Por otro lado, si el usuario no considera algunos aspectos relacionados a la actividad, como el gasto en comisiones, los índices de colateralidad, las fluctuaciones de las criptomonedas en el mercado, puede terminar perdiendo su dinero.
  4. Adicionalmente, las plataformas de liquidity mining (como las de yield farming) están sujetas a grandes volatilidades. De hecho, muchos especialistas consideran que tales plataformas se comportan como “creadores de burbujas” más propios de un banco central ávido de poder y dinero, que de espacios financieros sanos.
  5. Finalmente también se nos presenta el grave problema de la seguridad de los smart contracts, que vimos en el caso de las yield farming.

Plataformas para aprovechar el Liquidity Mining

Entre las plataformas por excelencias para aprovechar el liquidity mining podemos mencionar:

  1. Compound, donde los proveedores de liquidez ganan tokens COMP por su participación. Estos tokens pueden ser cambiados de forma interna en la plataforma o exchanges (centralizados o descentralizados) para obtener así ganancias en otros token distintos.
  2. AAVE, es otro proyecto donde podemos poner en práctica el liquidity mining, algo que es posible debido a una reciente actualización del protocolo. De hecho, con la migración de su antiguo token ETHLend al nuevo token AAVE, esta práctica podría reportar mejores ganancias a sus tenedores.
  3. Balancer, es un proyecto que recientemente decidió actualizar su protocolo para lanzar el token BAL, un token de gobernanza que habilita el liquidity mining en su plataforma.
  4. Curve, basa todo su funcionamiento y ganancias dentro de su plataforma en liquidity mining junto a un sistema de yield farming descentralizado aplicado en la creación de pools de liquidez para otros protocolos (como Compound o Uniswap). La intención con esta estrategia es maximizar ganancias, considerando que Curve solo trabaja con stablecoins.
  5. Uniswap, es el DEX por excelencia en el mundo DeFi. Sin embargo, recientemente su equipo de desarrollo presentó al UNI token. Este es un token de liquidity mining que ha llevado a una explosión de uso a este protocolo. De hecho, actualmente Uniswap ocupa el primer lugar con un valor bloqueado (TVL), de unos 2,1 mil millones de $ USD.
  6. yearn.finance, el conocido proyecto de Andre Cronje une lo mejor del yield farming y el liquidity mining en un solo lugar. De hecho, es el máximo exponente del liquidity mining dado el sorprendente valor de su token