Activista por los derechos civiles, feminista y hacker, Jude Milhon es otra de las mujeres que han dejado su imborrable huella en la historia de la informática en todo el mundo. Jude fue un mito en vida, hasta el punto de ser conocida como “Sta. Jude, la patrona de los hackers”.

Conocida como “la santa protectora de los hackers” o St. Jude, Jude Milhon nació el 12 de marzo de 1939, en Washington D.C. Fue una reconocida programadora, activista y defensora de los derechos a la privacidad en la web. Fue una de las primeras mujeres en darse a conocer en el mundo del ciberespacio.

La mayor parte de su infancia y adolescencia la vivió en Anderson, Indiana. Allí, Milhon daría sus primeros pasos como luchadora y activista a favor de los derechos civiles, para luego convertirse en una prolífica hacker y activista de los derechos digitales.

Comienzo de su activismo

Desde su adolescencia Milhon estuvo muy relacionada con el activismo a favor de los derechos civiles. Circunstancias, que le ocasionaron varios arrestos por parte de la policía. Sin embargo, esto no detuvo sus acciones, las cuales comenzaron a tener mayor relevancia durante la época de los Movimientos por los Derechos Civiles en los Estados Unidos.

En aquella época, el espíritu de lucha de Milhon era muy impetuoso, por lo que ingresó directamente como participante en el movimiento. Es así como en 1960, Milhon fue la organizadora de la marcha de Selma a Montgomery en Alabama. Más tarde participó en la protesta de Jackson, Mississippi, donde fue arrestada nuevamente por desobediencia civil.

Al salir de la cárcel, Milhon mantuvo aún su actitud activista pero, comenzó a interesarse también por el desarrollo tecnológico. Ello la llevaría luego a trasladar todo su carácter defensor de los derechos civiles al plano digital que empezaba a nacer en la sociedad.

Programación y activismo digital

En 1967, Milhon comenzó sus primeros pasos como programadora. Milhon, de forma totalmente autodidacta, aprendió a programar en lenguaje Fortran. Todo ello gracias a un libro titulado “Teach Yourself Fortran”. En aquel momento, Milhon era de las pocas mujeres con conocimientos en programación. La primera vez que aplicó sus conocimientos, fue en la programación de máquinas expendedoras trabajando en Horn & Hardart.

Sin embargo, Milhon observaría que el mundo de la informática era muy hermético. Dirigido ante todo por militares y centros académicos, la informática era un mundo desconocido. Ante esto, Milhon comenzó a organizar junto a Lee Felsenstein, Efrem Lipkin, Ken Colstad, y Mark Szpakowski, la primera comunidad digital del mundo, Community Memory.

Community Memory se convirtió en el primer sistema público de tablones de anuncios informatizados, en el año de 1973. Este se convertiría luego en un sistema de compartición de información digital sin precedente para toda la comunidad de usuarios que accedía al mismo.

Con el avance de la tecnología de las computadoras, las aportaciones de Milhon se hicieron cada vez más relevantes. Tras la salida de los primeros sistemas BSD en 1977,  Milhon fue una de las coders referentes en el desarrollo comunitario del mismo. El trabajo de Milhon en Comunnity Memory, le ofrecía las habilidades necesarias para programar para BSD.

En 1982, Jude Milhon se unió al Computer Professionals for Social Responsibility – CPSR. Allí jugó un papel importante como activista, abogando por la apertura del conocimiento de la informática y de las redes del ciberespacio. Las participaciones de Milhon en este grupo se centraron en los proyectos Privaterra y CFP.

Escritos, cypherpunks y obras importantes

Ya en la década de los 90, Milhon observó como el mundo globalizado estaba cada vez más cerca. Internet era una realidad temprana, con muchas posibilidades, y con el fin de ayudar a explotarla al máximo, Milhon se dedicó a escribir. Para firmar la autoría de sus obras, Jude Milhon utilizó el alias “St. Jude”, el mismo nick con el que era conocida en la comunidad hacker.

Fue en ese periodo, sobre los primeros años de la década de los ’90, cuando Milhon acuñó el término cypherpunk, para nombrar al movimiento que agrupaba a los defensores de la privacidad digital. El concepto de cypherpunk, fue un juego de palabras que Milhon se inventó mezclando el concepto cyberpunk (que ella tanto adoraba) y el concepto ‘cipher’ (clave de cifrado)

En 1994 publica uno de sus primeros libros fue Hacking the Wetware: The NerdGirl’s Pillow Book (Hackeo a la red húmeda: El libro de cabecera de la joven nerd) Era una guía que buscaba transformar a las mujeres en hackers felices mediante la desmitificación del funcionamiento del cuerpo y el cerebro.

“Este libro utiliza la temática sexual para seducirte, mientras te va preparando sutilmente para que pienses como un hacker. Tú piensas, por tanto hackeas… es una guía de transformación personal”

Jude Milhon

En 1995 publica el libro Cyberpunk Handbook: The Real Cyberpunk Fakebook, (El falso manual del cyberpunk) una auténtica guía fake para ciberpunks, escrita con humor, ironía y una cercanía y profundidad que trasciende obras anteriores sobre este género.

En 1997 publica How to Mutate & Take Over the World: an Exploded Post-Novel (Cómo mutar y dominar el mundo) Este libro lo escribe junto a R.U.Sirius (con quien también escribió Cyberpunk Handbook) y al igual que en el anterior, la ironía y el humor se perciben desde la sinopsis y el prólogo.

Junto a Sirius fundó y editó la revista de cultura tecnológica y anárquica Mondo 2000. Durante esta época, Milhon se convertiría también en una experta programadora web.

Todo estos trabajos le valieron diversas entrevistas y espacios donde exponer sus ideas. En 1995 en una entrevista realizada por Wired, Milhon diría una de las frases que más claramente definirían su pensamiento: “Los chicas necesitan modems”.

Sus últimas notas y acciones de hacking

Durante los últimos años de su vida, Jude Milhon se dedicó a proteger la privacidad y promover el hacking en el mundo. Para ello mantuvo el magazine de Mondo 2000 hasta su final en 1998 y también participó en la revista Boing Boing y Wired.

La vida de Milhon llegaría a su final en el año 2003 a causa de un cáncer. Su partida causó una profunda respuesta de la comunidad hacker en todo el mundo.

Tras su muerte, Wired dedicó el siguiente título en su revista: “Los hackers han perdido a su santa protectora”. Una singular santa fuera de todo lo común: una gran hacker, feminista y activista de los ciberderechos, toda una excepción en un espacio aún dominado por los hombres.

¿Te resultó útil este artículo?
Puntuación media: 4
➜ ¡Comparte el conocimiento y promueve la revolución descentralizada!