Una de las recientes herramientas financieras potenciadas por la tecnología blockchain es el equity token, el cual es conocido por la “acción del siglo XXI”. Conoce de cerca de que se trata esta herramienta, quienes la usan y sus ventajas frente a otras herramientas ya conocidas.

Un equity token es un tipo de security token que funciona más como un activo de acciones tradicional. En otras palabras, quienes tienen en su poder equity tokens poseen alguna forma de propiedad en sus inversiones. Cada token representa un porcentaje sobre la propiedad que realmente tienen. En la mayoría de los casos, los equity token representan un activo, una propiedad o una empresa de terceros.

Estos tokens pueden venir representados de muchas formas, pero las más usuales son:

  1. Acciones
  2. Futuros
  3. Contratos de Opciones
  4. Bienes Raíces Tokenizadas
  5. Empresas Tokenizadas

Usualmente suelen referirse hacia los equity tokens como “la acción del siglo XXI”. Esto se debe a que gracias a los equity tokens, los titulares no solo tienen derecho en propiedad, sino también derecho a una parte de las ganancias de la empresa y al derecho a votar sobre su futuro. La única diferencia significativa entre un equity token y una acción tradicional es el método de registro de la propiedad. Un stock tradicional se registra en una base de datos y puede ir acompañado de un certificado en papel. Un equity token por su parte se registra en una blockchain.

¿Por qué se crearon los equity tokens?

Con la aparición de la tecnología blockchain muchas empresas consideraron que podían llevar el modelo de Oferta Pública Inicial (IPO) a un nuevo esquema de funcionamiento. Para conseguir esto se crearon los equity token. Estos tokens son una representación blockchain de la propiedad de un activo. Con ello las empresas pueden emitir acciones y derechos de voto sobre una blockchain. Todo ello con el objetivo de dinamizar el mercado. Además, un prestamista podría crear tokens que representan la deuda que posee la compañía, con ello puede crear un entorno propicio de negociación para los mismos.

Otro punto a favor de los equity token es que se pueden ofrecer a través de una colocación pública o privada. Esta gran flexibilidad viene acompañada también con la capacidad de asegurar los derechos de los inversores, que no solo participan en el desarrollo de la red blockchain, sino que también reciben pagos monetarios en función de cómo se desarrolle el token en el mercado de la criptomoneda.

Finalmente, los equity tokens son intercambiables y son administrados por un organismo regulador dentro de su país de emisión. Es todo este grupo de ventajas las que llevaron a la creación de los equity token dentro del mundo financiero blockchain.

¿Cómo se emiten los equity token?

Para emitir un equity token es necesario llevar a cabo una serie de procedimientos. Esto es así porque los equity token tienen que respetar las regulaciones de cada país para la realización de campañas de compra-venta de acciones o valores. Estas campañas reciben el nombre Oferta de Equity Tokens (ETO). Entre estos pasos podemos mencionar:

  1. En primer lugar darse de alta en una plataforma de intercambio. Este paso le permitirá a la empresa emitir sus equity token y registrar toda su información.
  2. Declarar las disposiciones comerciales. Como todas las plataformas de inversión, una ETO no puede llevarse a cabo sin definir primero los términos comerciales. Esto significa que la compañía de blockchain debe informar a los posibles inversionistas sobre los términos y provisiones de inversión.
  3. Realizar una pre-ETO. Esta