Conoce todo lo que debes sabes sobre las CDBC o Monedas digitales de banco central, un tipo de moneda fiduciario digital que busca ganar terreno en el mundo usando el poder de los bancos, los gobiernos, y el enorme impacto que tecnologías como blockchain y Bitcoin han logrado alcanzar con su visión de dinero digital. 

El nacimiento, y posterior crecimiento de valoración, de Bitcoin ha llevado al mundo a pasar de ningunearlo a captar gran interés. Una situación que ha derivado en decenas de miles de criptomonedas, muchas interesantes pero la gran mayoría sin apenas una propuesta de valor.

Recordemos que Bitcoin busca desplazar por completo al dinero fíat, el dinero institucional de los bancos. El FMI y los bancos centrales son conscientes de lo deficiente que es su dinero, pero quieren seguir manteniendo el poder sobre aquello que da poder: el dinero.

Esta búsqueda para no perder el monopolio de esta esclavitud moderna ha derivado en el nacimiento de las CBDC (Central Bank Digital Currency o Monedas Digitales de Banco Central).

Con ello, se busca avanzar hacia un futuro de dinero digital donde algunas limitaciones financieras y económicas del dinero fiduciario actual desaparezcan. Pero todo ello, sin dejar de mantener el control de la economía en un mundo que cada vez más desconfía de los bancos e instituciones los cuales han sido culpables de tanto sufrimiento, guerras, inflaciones,… a lo largo del mundo año tras año.

Los bancos centrales, con los medios de comunicación y los gobiernos a su servicio, quieren hacerle la batalla a Bitcoin, el cual está poniendo en riesgo su monopolio.

Pero ¿Qué son realmente las CBDCs? ¿Usan blockchain? ¿Cuáles son sus pros y contras? ¿Existen en la actualidad? Conoce las respuestas a estas y otras preguntas a continuación.

¿Qué es una CBDC?

Una CBDC o Central Bank Digital Currency (en español, Moneda Digital de Banco Central), es una forma de dinero fiduciario digital que es emitido por el banco central de una país y por tanto tiene valor de curso legal en dicha nación.

Las CBDC buscan darle un nuevo rostro al dinero fiduciario. Esto junto a funcionalidades similares a las criptomonedas, respondiendo a las necesidades del mundo actual. Pero todo ello sin dejar de ser un mecanismo de control, uno que está en manos de unos pocos.

Las CBDCs no son criptomonedas, no son Bitcoin. Son híbridos, una respuesta de los países preocupados por la aparición de las criptomonedas libres en el mundo, especialmente, preocupados por la pérdida de su poder económico y financiero en el mundo.

Son el último intento de las instituciones por mantenerse vivos en tiempos en los que la sociedad ya los rechaza de forma masiva.

Esto además de que las CBDCs son una forma de dinero que puede ayudarles a alcanzar distintos objetivos políticos, económicos, geopolíticos y geoeconómicos en todo el mundo, y donde el espionaje a los ciudadanos alcanzará niveles nunca vistos antes.

El concepto de las CBDC no es algo nuevo, al igual que el de las criptomonedas. La primera mención de una CBDC la realizó James Tobin, en su paper “Financial innovation and deregulation in perspective” en 1985. Desde entonces, la idea de crear CBDC siempre estuvo allí en el aire, olvidada por la sensación de control que aún los bancos tenían con el modelo tradicional del dinero.

Sin embargo, con el nacimiento de Internet, la llegada de los sistemas de pago digitales, y sobre todo con la llegada de las criptomonedas, llevó a estas entidades a replantearse cómo seguir teniendo el control del dinero. Esto derivó en el estudio y emisión de las primeras CBDC en el mundo.

Objetivos de las CBDC

Ahora bien ¿Cuáles son los objetivos de las CBDC? En principio podemos identificar los siguientes:

  1. Generar una nueva forma de dinero capaz de aprovechar la nueva tecnología que hemos creado hasta el momento.
  2. Facilitar los medios de interacción económica y financiera tanto a nivel nacional como internacional.
  3. Crear nuevas estructuras financieras y económicas capaces de abrir puertas de inversión importantes para las naciones y el mundo.
  4. Estimular la competencia entre los sistemas de pagos haciendo que estos sean más económicos y con mayor alcance.
  5. Crear mecanismos de control de política monetaria cuya actuación sea inmediata.
  6. Reducir el nivel de intervención estatal sobre los bancos al disminuir el peligro del problema “Demasiado grande para fallar”. Este es un problema creado bajo el temor de que la quiebra de un importante banco o empresa eche abajo la economía. Un sistema digital como el de una CBDC sería menos susceptible a este problema.

Por supuesto estos son los objetivos de cara a la economía y las finanzas, pero adicionalmente también podemos mencionar:

  1. Crear una estructura que permita rastrear el curso del dinero desde su origen hasta su último actor en todo momento.
  2. Sustituir el anonimato del dinero por un anonimato controlado por las entidades que controlan las CBDCs.
  3. Perpetuar mecanismos políticos, económicos y financieros pasando por encima de las libertades individuales.

Si bien los objetivos de las CBDCs pueden variar de los antes descritos dependiendo de los intereses del estado y el banco central que los emite. En todo caso, los objetivos anteriormente planteados son las bases de la emisión de la mayoría de las CBDCs que existen en la actualidad.

Las naciones, las instituciones, los imperios, terminan desapareciendo. El dinero central también. Pero Bitcoin es dinero libre, de la humanidad, y está basado en matemáticas, las cuales durarán hasta el fin de la humanidad. En el dinero centralizado, toda la información financiera recabada será almacenada, acabando tarde o temprano en malas manos. Constantemente existen hackeos, pero incluso la información puede acabar en manos de malos políticos.

En el siglo XIX, tras la Primera Guerra Mundial (la Gran Guerra), un político con buenas intenciones, quiso hacer una base de datos de todos los supervivientes, ya que muchos habían perdido a sus familiares y había habido muchísima inmigración, para que cuando muriesen pudieran darle sepultura respetando su condición religiosa de forma gratuita. Anotó quienes eran cristianos, judíos, musulmanes,… Pocos años después llegó la Segunda Guerra Mundial, ese país fue invadido por Hitler, quien obtuvo la base de datos, sabiendo todos los judíos que quedaban vivos. Solo el 10% de los judíos polacos sobrevivieron.

Características de las CBDCs

Ahora bien, las CBDCs como el efectivo que conocemos en la actualidad dicen tener unas determinadas características a los fines de ser reconocido como dinero. En tal caso, entre las características inherentes de las CBDCs que solemos encontrar se pueden mencionar:

  1. Es posible intercambiarlo entre pares (sin conocimiento del emisor).
  2. Su aceptación es universal, un hecho que es apoyado por su cuadro legal otorgado por el Estado y la institución que lo emite. En tal sentido, su tenencia y uso por cualquier ciudadano es legal.
  3. Es anónimo y privado.
  4. Su tenencia no devenga intereses.

Sin embargo, que no te engañen. Las CBDC tal como están planteadas en su mayoría no cumplen a cabalidad con estas características, y explicamos el por qué:

  1. Sí, es posible intercambiarla entre pares. Pero dicho movimiento es de conocimiento en tiempo real del banco. La estructura que controla la moneda está bajo el manejo de los bancos, y ellos por tanto, sabrán en todo momento que has realizado una transacción, la cantidad, a quien e incluso en que parte lo has hecho.
  2. No es de libre acceso, los bancos deciden a quien se les da acceso y a quien no.
  3. Muchas CBDCs buscan conseguir un “anonimato controlado” para “engañar” a los ciudadanos, sin embargo: ¿Si tienes que pedir permiso para tener privacidad, realmente tienes ese derecho?
  4. En cuanto a los intereses, es cierto, el Estado y los bancos no quieren que las personas amasen fortunas por hacer staking. La excepción a la regla es cuando hay intereses políticos o económicos superiores de por medio, en esas condiciones, los intereses podrían ser activados como una forma de inflación disfrazada dentro del ecosistema económico de la CBDC. Es un nuevo y revolucionario concepto de dinero helicóptero. Así que ellos deciden las reglas particulares, no funcionando el dinero igual para todos.

Como ves nos encontramos ante una tecnología y un tipo de dinero con el que hay que ir con cuidado. Porque si bien las CBDCs pueden ayudar, estas pueden ser una espada de doble filo terrible en términos de libertad y privacidad.

¿Cómo funcionan las CBDCs?

El funcionamiento de una CBDC responde a la tecnología y necesidades con las que fue creada dicha CBDC. En pocas palabras, cada CBDC funciona de forma única y la tecnología usada puede variar de acuerdo a la forma en cómo ha sido implementado por el banco central interesado en la misma.

Sin embargo, en la actualidad muchos bancos centrales se han interesado en la tecnología blockchain y DLT para realizar este tipo de construcciones. Ello debido a que esta tecnología permite minimizar el riesgo inherente de crear sistemas monetarios que se sostienen exclusivamente por un medio digital. Así mismo, la tecnología DLT y blockchain facilita la construcción de sistemas interoperables con otras monedas, tal y como lo han demostrado las criptomonedas en la actualidad. Adicionalmente, también permiten implementar tecnologías que de otra manera serían más complejas o menos flexibles, como el caso de los smart contracts.

Un ejemplo de esto puede ser el proyecto HyperLedger de la Linux Foundation. Dicho proyecto es impulsado por algunas de las empresas tecnológicas más grandes del mundo, como lo son Intel, IBM u Oracle, sin duda alguna pesos pesados de la industria. En todo caso, tres de los proyectos de HyperLedger (Fabric, Sawtooth y Burrow) están pensados en la aplicación de la tecnología blockchain para casos empresariales diversos, y uno de ellos es el bancario.

De hecho, sobre HyperLedger Fabric se han construido varios sistemas de prueba de concepto de moneda digital del banco central (CBDC). Un primer ejemplo sería la moneda de Singapur, el Ubin, y junto a esta otra experiencia de origen japonés-europea, Stella. Ya con ello nos damos una idea de cómo de importante es la tecnología blockchain y DLT en este mundo de las CBDC como columna vertebral del funcionamiento de una CBDC.

Por supuesto, hay mucho más detrás del funcionamiento de una CBDC y aquí comentaremos otros puntos importantes en este sentido.

Modelos de funcionamiento

El funcionamiento de las CBDC dependerá de los objetivos que persiga dicha moneda. En dicho caso nacen cuatro modelos de funcionamiento que son:

  1. mejorar el funcionamiento de los sistemas de pago al por mayor
  2. sustituir el efectivo por una alternativa más eficiente
  3. mejorar los instrumentos disponibles de política monetaria, especialmente cuando se enfrentan al límite inferior de cero
  4. reducir la frecuencia y el coste de las crisis bancarias.
La flor del dinero y su relación con las CBDC

Como podrás ver, cada caso genera  (en gris) distintas áreas donde las CBDC son posibles, cada una de ellas con características propias. En todo caso, queda claro que los objetivos del banco y el Estado definen la forma en cómo funcionará una CBDC y qué características tendrá esta en determinados momentos.

Pros y contras de las CBDC

Entre los pros que podemos encontrar en las CBDC podemos mencionar:

  1. En primer lugar, una CBDC permite la creación de sistemas de pagos, emisión de dinero, y control del mismo de una forma mucho más eficiente, incluso en tiempo real. Esto es algo imposible de realizar con la tecnología actual.
  2. Por otro lado, las CBDC pueden abrir las puertas a una mayor inclusión financiera de los ciudadanos de un estado. Esto gracias a que sería posible crear monederos de CBDC de forma mucho más simple.
  3. Generaría una mayor competencia en las empresas del sistema de pago reduciendo las tarifas de las mismas.
  4. Brinda mejorar herramientas para generar una política monetaria más sana.

Pero por otro lado, entre los contras podemos acotar:

  1. No existe una legislación clara aún sobre cómo serán emitidas y controladas las CBDC.
  2. Existe conflicto entre derechos y libertades individuales, el uso de las CBDC y su capacidad para el espionaje de los ciudadanos.
  3. El hecho de que sean sistemas completamente digitales abre la posibilidad de que puedan ser manipulados por hackers.
  4. Inclusión financiera significa manipulación y control. Ya que con bitcoin cualquier persona puede tener inclusión financiera sin pedir permiso a nadie.

Una CBDC no es una criptomoneda. No es Bitcoin.

¡Pero OJO! Cuidado. Es fácil confundir una CBDC con una criptomoneda. De hecho, sospechamos que las instituciones así lo buscan. Si la gente piensa que una CBDC es una criptomoneda, ¿para qué querrán usar Bitcoin?

Es importante entender que una CBDC es muy diferente a la criptomoneda por excelencia, Bitcoin.

  1. Mientras que Bitcoin es de acceso libre, una CBDC no lo es. Ni en la participación de las confirmaciones, ni para tener una dirección donde tener saldo.
    Las transacciones son monitorizadas y espiadas, sabiendo el patrón de consumo de cada ciudadano: el poder adquisitivo, los lugares donde consume, la frecuencia,… todo.
  2. La emisión del dinero es centralizada, controlada por una institución dominada por personas que favorecen a quienes ellos quieren: bancos, empresas, gobiernos,… Piensa cada vez que hay emisiones de dinero para “salvar a la gente” de las catástrofes financieras que ellos crean, ¿va el dinero a la gente? No.
  3. El dinero va de nuevo a bancos o empresas, que entre intermediarios se queda todo el dinero por el camino. En cambio en Bitcoin se emite de forma matemática, de forma agnóstica a ningún gobierno.
  4. Los poderes asfixian a quien no les gusta. Y la red de intereses involucra a gobiernos, instituciones financieras, empresas,… Piensa en Estados Unidos, y tantos otros países, y como su presión ha llevado a países a la miseria absoluta. O piensa en cómo a Wikileaks la han querido silenciar de todas las formas posibles, incluso asfixiándolo financieramente. Con Bitcoin no pueden asfixiar a nadie, sea Wikileaks, Cuba o cualquier ciudadano.

¿Cuánto sabes, criptonauta?

¿Las CBDC realmente serán monedas digitales que respeten nuestra privacidad?

¡FALSO!

Una característica que suelen promover con bombos y platillos los creadores de CBDC (es decir, los bancos centrales) es que estas respetaran tu privacidad y te darán anonimato, pero nada más falso que eso. Una moneda CBDC controlada por un banco, donde tienen tus datos y acceso a todo tu historial de transacciones, es simplemente un libro abierto para que espíen tu vida económica y financiera sin ningún tapujo ni pudor.

Proyectos de CBDC en la actualidad

Ahora bien ¿Qué proyectos de CBDC existen en nuestros días? Que se conozcan públicamente aún son pocos y la mayoría de ellos son proyectos aún en construcción. Sin embargo, prácticamente todos los bancos centrales están haciendo prototipos. Aquí te mencionamos algunos de los más importantes o conocidos en este campo.

Has de tener en cuenta que todos estos proyectos son proyectos similares, con sus matices, pero sobre un mismo modelo de dinero: dinero fiduciario (fiat). Recuerda: que no te engañen, Bitcoin es un modelo radicalmente opuesto al modelo de las CBDC.

DCEP

El yuan digital chino o DCEP (Digital Coin Electronic Pay), es la moneda CBDC de China y la que en los últimos dos años ha llamado la atención del mundo. China es la primera gran economía del mundo que ha apostado fuertemente por transformar su dinero en una forma de dinero digital. Para lograrlo, han apostado por la tecnología blockchain privada, con un algoritmo de consenso desconocido.

La realidad es que DCEP es en este momento el proyecto con mayor alcance mediático de China, pero del que sabemos bastante poco. Lo que sí sabemos es que China busca vincular 1:1 su actual fíat, el RenMinBi (RMB) y transformar a DCEP en la moneda nacional e internacional que proyecte el poderío chino. De esta forma, China busca reforzar su presencia política y económica en todo el mundo, algo que muchos de sus vecinos no ven con buen ojo, por ejemplo, India y Taiwán.

China ha sido por muchos años un país con una posición bien contraria a las criptomonedas libres. Ha llegado incluso al punto de perseguir financieramente a los mineros de la nación, de prohibir el comercio y establecimiento de empresas de criptomonedas en su territorio. Pese a todo esto, China apuesta por las blockchain privadas bajo su control político y económico.

La tarea de llevar adelante este proyecto recae en el Banco Popular de China (PboC) junto con un conglomerado de empresas privadas y públicas que sirven de comité de desarrollo de esta moneda. Entre los sistemas que usarían dicha moneda se encuentran gigantes como Apple Pay China, AliPay y WeChat, lo que podría esta moneda a disposición de más de 1,8 mil millones de usuarios en todo el mundo.

DCEP está bajo ley china, y eso acarrea graves problemas. En primer lugar, la moneda es declaradamente no anónima, de hecho, todo es controlado por el banco central. Así desde tu entrada al sistema, a cada unidad DCEP que controles y en que la uses es de conocimiento del gobierno chino. La situación es peor, teniendo en cuenta que China se reserva el derecho a vetar y restringir el acceso al sistema si así lo cree conveniente para sus intereses nacionales. De hecho, basta con una orden para congelar el sistema entero y dejar a DCEP sin funcionamiento alguno para un país y sus ciudadanos en caso de que lo adopten.

Mientras tanto el mundo sigue esperando la llegada de DCEP la cual parece estar planteada para el año 2021, y se espera que sea ampliamente usada en los Juegos Olímpicos de Invierno Pekín 2022.

EUROChain

EUROChain por otro lado es un proyecto de investigación del Banco Central Europeo con el que buscan reconocer las potencialidades de una moneda digital basada en el euro y emitida por el BCE. El proyecto se dio a conocer públicamente en diciembre de 2019 por un paper de nombre “Exploring anonymity in central bank digital currencies”.

En dicho paper, se exploran tecnologías DLT (más específicamente Corda de R3) para la construcción de una CBDC para Europa. ¿El resultado? Algo muy parecido al DCEP de China, una moneda con una privacidad controlada, y con una estructura de control que sobrepasa el de los actuales sistemas.

FEDCoin

Por otro lado, FEDCoin es un proyecto de moneda digital pero en este caso llevado a cabo por la Reserva Federal de Estados Unidos. El proyecto estadounidense es impulsado por la necesidad de competir contra el DCEP de China, su principal competencia y amenaza global.

Junto a FEDCoin nace también FEDNow, un servicio que busca permitir a bancos y otras instituciones realizar operaciones en monedas estadounidense de forma instantánea 24/7. El servicio está destinado a ser una plataforma flexible y neutral que admita una amplia variedad de pagos instantáneos.

La fecha de lanzamiento para FEDNow es de 2024, pero de FEDCoin, aún quedan muchas dudas. Sin embargo, la creación de FEDNow ya habilita la capacidad de poner en funcionamiento FEDCoin, por lo que lo único que se interpone en su lanzamiento es solo una cosa: la legislación estadounidense debe cambiar para crear una contraparte digital del dólar y que este sea aceptado como moneda de curso legal en el país.

Petro

El Petro es una moneda digital diseñada por el gobierno venezolano. Su creación y puesta en marcha es quizás el desarrollo de moneda más polémico que existe. Si deseas saber todo lo que encierra este proyecto, próximamente podrás leer nuestro artículo ¿Qué es el Petro? En él, relatamos todos los puntos de interés sobre este proyecto.

CDBC, ¿Una amenaza para las criptomonedas y nuestra libertad?

Ahora bien, hagámonos una pregunta ¿Son las CBDC una amenaza para las criptomonedas, nuestra libertad y privacidad? Si has leído y analizado este artículo seguramente ya te habrás dado una respuesta clara a esta interrogante. Sí, lo son, una amenaza bastante grave en todos los sentidos.

¿Cómo puede ser que Bit2Me Academy diga que un dinero basado en tecnología blockchain no sea bueno? Si te estás haciendo esta pregunta significa que aun debes aprender más sobre criptomonedas. Nosotros apostamos por criptomonedas como Bitcoin, no por el fiduciario, ya sea en papel, y mucho menos de forma digital.

En primer lugar, amenazan a las criptomonedas porque se elevan sobre conceptos como blockchain y DLT que están muy de moda en la actualidad. Muchas personas que se acercan al mundo cripto, lo hacen porque desean huir del enorme control que están empezando a ejercer los estados sobre nuestras vidas económicas. Un poder que siempre ha estado allí, pero que con la nuevas tecnologías al fin existe una alternativa.

Ante esa situación, la descentralización y la libertad que ofrecen las criptomonedas podría estar en peligro. Si los gobiernos crean regulaciones que ofrezcan impulso a las CBDC y ralentizan las criptomonedas, estás poco a poco podrían ir perdiendo el interés de la población, sobre todo por temor de caer en problemas legales, o pagar más impuestos por tener criptomonedas, o lo que sea que el gobierno imagine para desmotivar la migración de personas fuera de su “corralito financiero”. Los gobiernos, para evitar ser catalogados de dictaduras, solo deberían subir los impuestos, desincentivando su tenencia.

Piénsalo un poco ¿Qué mejor para matar un proyecto de criptomonedas que hundirlo en burocracia, FUD, leyes paleolíticas e impuestos desmedidos? Cierto es que es un método “sucio”, por decirlo de alguna forma, pero hablamos de gobiernos que salvaron a los bancos con tu dinero.

Por otro lado, si queremos un mundo orwelliano, las CBDC son parte del camino que nos llevarán al mismo. En este momento, los bancos tienen enorme poder para retener dinero si algo no les parece, o en bloquear cuentas de empresas que vayan en contra de estos intereses. A Bit2Me nos ocurre esto. Imagina ahora que ese poder se vea incrementado. Hablamos de que toda operación que hagas será algo que unas personas en la sombra sabrán, tendrán un gran ojo sobre ti observándote cada minuto de tu vida económicamente activa.

Eso es una enorme cantidad de datos sobre nosotros, datos que seguramente terminarán en una gran Big Data que le permitirá al gobierno saber quienes somos, nuestros gustos, costumbres y demás. ¿Demasiado conspiranoico? Para nada, ya está pasando, creaciones como Facebook y Twitter ya modelan el pensamiento de millones gracias a esa Big Data, y si a ello le unes datos económicos, solo harás una cosa: mejorar esa capacidad. Cualquier disidente político,… incluso nosotros mismos escribimos este texto con miedo por las consecuencias de ello en el mundo en el que vivimos ya hoy en día, y que ya vivimos en nuestras carnes.

Dicen que el dinero da poder. ¿Cuánto poder da ser dueño de aquello que da poder? Esta simple pregunta revela lo descompensadas que quedan las personas con el dinero tradicional. Si además ahora es puramente digital, perdiendo por completo nuestra privacidad el panorama es mucho más preocupante.

Parece absurdo, ¿verdad? Todos preocupados en cambiar nuestro trabajo y tiempo de nuestra vida, como máquinas, a cambio de un “dinero” que nos hace más y más esclavos. Sin duda, para los poderosos, una jugada maestra.

Quitarles el control del dinero es quitarles el poder de hacer las fechorías que nos hacen en ese modelo tradicional donde simplemente somos “peones de una partida de ajedrez”. Bitcoin está ganándoles terreno, devolviendo el poder a las personas, democratizando el dinero y haciendo homogéneo el control del mismo. Es normal que quieran luchar, pues Bitcoin les golpea en el corazón de forma precisa, certera y mortal.

Una guerra se ha abierto: el del dinero de los esclavos (las CBDC) y el del dinero libre (Bitcoin). ¿En qué bando quieres estar?

Ya que has leído esto ¿Dinos qué piensas tú sobre las CBDC? Generemos debate, hagamos conocer a la comunidad lo bueno, lo malo y lo horrible de las CBDC, y generemos interés por evitar que estas se conviertan en la herramienta orwelliana que pretenden que sea.