Las siglas SHA-256 hacen mención a la función hash que ha sido elegida para el funcionamiento de muchas criptomonedas pues ofrece un alto nivel de seguridad, lo que la hace perfecta para la tarea de proteger y codificar de forma segura la información de las mismas.