Como ya hemos hablado en “¿Qué es minar Bitcoin?“, los mineros son una pieza esencial de Bitcoin. De ellos depende que las transacciones se validen y, en buena parte, la seguridad de Bitcoin. Pero no son los únicos sobre los que recae la increíble tarea de cuidar la seguridad de la red. ¿De qué seguridad hablamos? ¿Quién son los guardianes de Bitcoin? ¿Qué es lo que puede ocurrir?

Para explicar de esto y mucho más, hablaremos de que es un ataque del 51% y que peligro supone para el Bitcoin.

Un poco de contexto

En primer lugar, Bitcoin y el resto de criptomonedas (las de verdad) se basan en un principio fundamental: la descentralización. Debido a este principio, todos los participantes de la red tienen una copia del libro de cuentas, de la blockchain. A los participantes se les llama comúnmente “nodos“.

En cada copia se refleja el mismo histórico completo de todas las transacciones ocurridas desde el principio de los tiempos. En Bitcoin esto significa que toda transacción desde el 3 de enero del 2009, está dentro de la blockchain de esta red.  Pero debido a que en Bitcoin no existe ningún nodo central, todos los nodos necesitan tener su copia. De esta forma, ellos validan las transacciones y nuevos bloques de forma matemática para comprobar que está todo bien.

Estas validaciones son muy sencillas. Pero hay que tener en cuenta una cosa, validar transacciones / bloques no es minar. Por el contrario, esta tarea significa validar que el trabajo de minado ha sido correcto y es una operación matemática muy sencilla. Si la operación de validación es correcta, los nodos suman la nueva transacción a su copia del libro y si no la desechan. Tras esta acción la red está programada para seguir la cadena de bloques más larga (si, constantemente hay intentos de bifurcación que sin apoyo se quedan huérfanos).

Todo esto se maneja de forma autónoma gracias a los protocolos de consenso. Y es que si más del 51% de los nodos toman por cierto algo, al ser la mayoría, se decide que eso es “la verdad”, de forma democrática. De esta forma, se convierte en la cadena más larga aquella cadena que recibe el apoyo del 51% de la red.

¿Dónde está el problema?

Pero seguramente te preguntarás: ¿Donde está el problema en este esquema de trabajo?. ¿Qué pasa si más del 51% de los nodos deciden mentir porque están asociados y se benefician de esa mentira?.

Esto que en teoría es posible, se ha vuelto imposible de llevar a  la práctica, debido a su complejidad técnica y el coste. Además tampoco son tantas las ventajas que se pueden obtener por lo que vemos como se pone en acción la Teoría de Juegos (Ver Equilibrio de Nash).

Como habrás podido entender, cada nodo hace de la red una red más segura, lo cual hace posible evitar que se falseen las cuentas del Blockchain. Cuando mencionamos “nodos” es importante entender que los nodos no son mineros necesariamente, los nodos son todos aquellos ordenadores que están unidos a la red P2P Bitcoin. Los mineros también son nodos, pero con una funcionalidad activada para resolver problemas de minado, por lo que para ser un nodo no necesitas gastar electricidad más allá de lo que supone tener un ordenador encendido con conexión a Internet.

La seguridad de Bitcoin (y todo sistema distribuido) es directamente proporcional a la descentralización de sus nodos.

Origen

Un ataque del 51% se produce en el momento en que una persona o grupo controla el 51% del poder computacional de la red. Es decir, dispondría de más de la capacidad de cálculo que todos los demás mineros y más participantes para las “votaciones” que el resto junto. Una situación que podría llegar a afectar de forma negativa a este sistema electrónico distribuido, alterando el funcionamiento de la red de forma temporal. Esa es la teoría. Incluso, el propio whitepaper de Bitcoin menciona de forma directa el escenario de un ataque de 51%. De hecho, viene siendo un mal necesario con el que convivir en este tipo de infraestructuras.

Estos debates no son tan sólo cosa del presente, en el pasado también se vivieron épocas de muchas dudas relacionadas con el “fantasma” del ataque del 51% en Bitcoin. Desde principios de 2014, la empresa de minado en la nube Ghash.IO se acercaba peligrosamente al 50% de porcentaje total de hash (o potencia) de minado de la red Bitcoin. Esta situación generó inseguridades en todos aquellos usuarios que acababan de descubrir Bitcoin. Sin embargo, la empresa en la actualidad ya no se encuentra operativa y el poder de hash de BItcoin está más distribuido.

Pero ¿Podría haber hecho algo? Vamos a verlo con un ejemplo más sencillo.

Soy el Malo Maligno y quiero destruir Bitcoin

¿Odias que la humanidad camine hacia la libertad?. ¿Tu felicidad depende de controlar el planeta?. Seguramente seas alguna persona cercana a un banco central, amante del fiat, y por ende, odias Bitcoin.

Pues bien, desde Bit2Me te vamos a explicar cómo destruir Bitcoin: te animamos a que hagas