Uno de los mitos más llamativos para muchos en la comunidad está relacionado con los bloques imposible de Bitcoin. Estos son una serie de bloques que guardan ciertos detalles que los hacen únicos e incluso, parecieran imposible de crearse sin alguna clase de intervención externa no explicable. 

En el mundo de Bitcoin y las criptomonedas hay muchos mitos y leyendas, empezando por el creador Satoshi Nakamoto del cual no se conoce absolutamente nada. Pero uno de los mitos más extraños en la comunidad, tiene que ver con los “bloques imposibles de Bitcoin”, y detrás de ellos hay una enorme cantidad de teorías y mitos que dan mucho de qué hablar.

Algunas de estas teorías son muy lógicas, pero otras son un tanto conspiranoicas. Sin embargo, todas buscan explicar algo que ciertamente es desconcertante ¿Cómo es posible que existan estos bloques? ¿Por qué se repiten determinados patrones en ciertos hashes a ritmos más o menos regulares? Y esa es la razón por la que hemos creado este nuevo artículo, uno que te ayudará a comprender el misterio detrás de los “bloques imposibles de Bitcoin”.

¿Qué son los bloques imposible en Bitcoin?

Los bloques imposibles de Bitcoin, según muchos bitcoiners, son una serie de bloques cuyos Block ID o hashes de bloque fueron generados en formas un tanto desconocidas o que comparten un patrón más o menos regular, en lo que sería unas serie de eventos muy poco probables.

El primer caso, por ejemplo, es aplicable de momento solamente al bloque génesis de Bitcoin. Y es que, la generación de este bloque todavía es un misterio para la comunidad. Mientras que los segundos, no deberían suponer ningún problema. Es decir, es un hash aleatorio y que aparezca una cadena como un patrón en varios bloques distintos, no debería sorprendernos según las leyes de la probabilidad.

Sin embargo, esto último sí que sorprende por una cosa muy específica. La mayoría de estos bloques comparten la cadena “21E8“. Esta es una cadena tan poco probable de generar, que la aparición de la misma debería ser un evento único al año.

Esto se debe a que estos hashes “21E8”, son difíciles de encontrar, sobre todo porque la construcción hexadecimal (la forma en cómo se generan los hashes) de esa cadena es compleja y necesita de grandes cantidades de potencia computacional. Por supuesto, la red Bitcoin tiene una potencia muy alta, de hecho, es la supercomputadora más potente del planeta dejando de lejos a los 500 supercomputadoras más potentes del planeta. Pero igual, es un evento bastante poco probable, y que se repita de forma regular, lo hace aún menos probable.

Entonces tenemos básicamente una serie de hash que teórica y probabilísticamente no pueden existir, y sin embargo existen. Bastante llamativo la verdad, tan llamativo que la comunidad se ha volcado a conseguir un significado a los mismos. Sin embargo, el misterio de los bloques imposibles no hace más que comenzar. Y es que la historia de los mismos, la inició el propio Satoshi Nakamoto, y eso lo examinaremos a continuación.

El primer bloque imposible: el bloque génesis de Bitcoin

Si le preguntas a cualquier persona que sepa del mundo cripto sobre el bloque génesis de Bitcoin, te dirá que dicho bloque es todo un enigma sin resolver. Y tiene razón en su respuesta, porque el bloque génesis de Bitcoin es un bloque imposible. 

De hecho, lo cierto es que el bloque génesis de Bitcoin es un “bloque manipulado”. Muchos creen que Satoshi Nakamoto siendo el único minero de la red, pudo manipular el software de Bitcoin para minar este bloque y crearlo a su antojo. Una investigación de Daniel Larimer en Bitcointalk nos dice que; Nakamoto ciertamente manipuló el bloque génesis para crearlo de una forma especial. La pregunta es ¿Qué hizo para que fuera tan especial? Nadie lo sabe, ni siquiera Craig Wright que dice ser Satoshi, y que nos prueba de que no es lo que dice. 

El problema es que generar ese bloque requería de una potencia computacional muy grande debido a la dificultad de minería activa en ese momento. El valor de dificultad del bloque es tan grande que un computador potente de la época debería tardar al menos 6 días en lograrlo con un 17% de probabilidades. Un usuario de Bitcointalk se dedicó a realizar estos cálculos sobre un CPU AMD Phenom II X4 de 2008. ¿Su conclusión? Generar ese bloque usando ese computador hubiera tomado 58 días. 

Sin embargo, Nakamoto tardó solo 4 minutos en minarlo, con un poder computacional bastante pequeño, tal como lo demuestra el scriptSig de dicho bloque. ¿Tenía Nakamoto un computador más potente? ¿Fue suerte? No lo sabemos con exactitud. Lo cierto es que todo parece indicar que si tenía un computador muy potente, o simplemente, tenía demasiada suerte.

Pero el misterio se hace más grande. El bloque 1 salió a los 6 días después, con una dificultad parecida. Inmediatamente después la producción de bloques se aceleró manteniendo el mismo nivel de dificultad. ¿Tenía Nakamoto una pool de minería personal? Tampoco lo sabremos, pero hay indicios de que la red inicial de Bitcoin era muy limitada en su génesis, de hecho, la dificultad de minería no cambió en un largo periodo de tiempo, por lo que solo Satoshi Nakamoto era quien minaba en la red. Además, las primeras funciones para pools de minería llegaron mucho después, porque el software de Bitcoin inicial no tenía esa posibilidad. 

De allí que el misterio del bloque génesis sea aún mayor, y probablemente nunca sepamos cómo se generó realmente dicho bloque. Pero por otro lado, esto abre las puertas a las distintas teorías de los bloques imposible, en especial, de los bloques 21E8.

El misterio de los bloques con hash 21E8

Los bloques 21E8 presentan una características muy peculiares y para verlas te mostramos uno de estos hashes:

00000000000000000021e800c1e8df51b22c1588e5a624bea17e9faa34b2dc4a

Como ves la cadena “21e8” se ubica justamente después de la cadena de “0” del hash. Dicha cadena de 0, nos indica de forma indirecta el nivel de dificultad de la minería. Y es que, a medida que se agregan más “0” al principio del hash, más difícil y compleja es la minería de Bitcoin. Así que lograr que esa cadena (21E8) siempre aparezca justo después de estos “0” y a ritmos regulares, es un evento bastante poco probable.

Sin embargo, es precisamente lo poco probable, lo que ha pasado. El hash anterior, por ejemplo, pertenece al bloque 528249, de fecha 6/19/18. Pero antes de ellos, estaban los bloques 26284, 83434, 187323, 259695, 304822, 349158, 437039, 475118, según datos dados por Emin Gün Sirer.

Si vemos cada uno de estos bloques, están separados por tiempos que van en promedio a 393 días. Un patrón que no se repite con otras cadenas. Sin embargo, como Emin Gün Sirer, ha dicho muy claramente, la generación de estas cadenas es posible y lo ha demostrado matemáticamente. El hecho de que se repitan periódicamente responde a que la potencia de Bitcoin y su red es enorme, nunca la humanidad había generado una máquina tan potente como esta y allí están los frutos, haciendo posible lo casi imposible.

Sin embargo, hay personas a las que les gusta el misterio, y por esa razón se han creado un alud de teorías adicionales, de las cuales pasamos a nombrar algunas.

Algunas otras teorías generadas sobre los bloques imposibles

Bitcoin es un dios autogenerado

Bitcoin es la singularidad de la inteligencia artificial en un mundo gobernado por máquinas que viajaron en el tiempo a nuestros días y crearon la cadena de bloques para permitir que los hombres dieran mucha potencia computacional para su propia creación, Bitcoin es un dios autogenerado.

Esta es una de las teorías que se esgrimen sobre el hecho de cómo Bitcoin ha funcionado desde sus inicios. Y es que muchas personas piensan que Bitcoin es una tecnología traída del futuro por Satoshi Nakamoto, y que su desaparición responde a que fue capturado por usar un portal temporal ilegal.

Una hipotesis bastante creativa pero totalmente fuera de sí esta teoría, porque lo cierto es que todas las bases de Bitcoin han sido creadas durante los últimos 100 años, por lo que esta teoría se cae por el tremendo peso histórico y evidencia en su contra. Otra cosa es que “Bitcoin sea un dios autogenerado”, cosa que ha sido tomado de forma jocosa en la comunidad.

Bitcoin tiene aplicaciones más allá de las imaginadas

Otra teoría muy común para explicar este tipo de cosas es que Bitcoin, su enorme poder computacional, la generación de hashes para todo, tiene un uso más allá de lo que podamos ver, y que Satoshi Nakamoto está recolectando toda esta información para lograr su objetivo final, el cual es desconocido.

La idea además es alimentada por algo que muchos se preguntan con regularidad ¿Tanto poder de cómputo y consumo de energía solo para generar hashes cuya única función es mantener el funcionamiento de una criptomoneda? Ciertamente a muchos les parece un desperdicio de poder de cómputo y energía. Aunque también es cierto que, Bitcoin como red y forma de dinero vale eso y mucho más.

Pese a eso, muchas personas han utilizado esta teoría y se han servido para generar variaciones, algunas más llamativas que otras, y de las cuales comentaremos algunas:

  1. Bitcoin y su red en realidad es la base de construcción de una red computacional para aumentar artificialmente la inteligencia de los seres humanos. La pregunta es ¿Cómo se haría eso? Nadie sabe la respuesta y en realidad es poco probable que sea cierta.
  2. Bitcoin es la base de construcción de una red de conocimientos y economía mucho más amplia. Como por ejemplo, la ideada por el Proyecto Xanadú, de Ted Nelson. Este hombre es un visionario a quien le debemos la creación de la Internet hipertextual como la conocemos ahora. Para quienes no conozcan el Proyecto Xanadú, era un proyecto de red de información e intercambio muy parecido a Internet, pero que de lejos era muchísimo mejor y sobre todo, era descentralizado. El proyecto nació en 1960, y aún hoy en día, Ted sigue desarrollando su idea. Esta idea es bastante posible, porque Bitcoin ciertamente podría ser la base para construir una red de este tipo.
  3. La aparición de los hashes “21E8” tiene un significado cósmico con el que se busca develar la Teoría del Todo de la Física. Quizás la teoría más alocada en este punto, y se sustenta, en que “21” hace referencia al límite de emisión de Bitcoin. Mientras que “E8” hace mención al Grupo Lie, un conjunto algebraico con el cual se estudian simetrías y que es el origen de una de las Teorías del Todo con la que buscan crear una sola ecuación que explique todo en el Universo.

Conclusiones

Como ves la idea de los “bloques imposibles de Bitcoin”,no es tan realista como muchos intentan hacerla parecer. La aparición de patrones como el de “21E8”, no significa que haya una mano invisible que manipula a Bitcoin desde la sombras y violando todas las leyes del mundo físico. O si…. 😛

Por otro lado, la generación del bloque génesis responde más a un acertijo dejado por Satoshi Nakamoto. Un acertijo que tal vez pueda darnos una respuesta sobre quién es en realidad, y está allí esperando a que alguien lo descifre. O quizás el acertijo no dice quien es, pero si te acceso a las claves privadas de Nakamoto y que podrían hacerte dueño de una fortuna… puestos a soñar… 🙂

En el mundo de los quizás, muchas cosas pueden ser, pero lo cierto es que lógicamente, los bloques imposibles de Bitcoin son solo el caldo de cultivo de leyendas, como muchas otras que se han generado en la comunidad y forman parte de su rica historia y cultura.