Índice

Conoce la verdad detrás de algunos de los mitos más conocidos sobre Bitcoin y entiende verdaderamente todo lo que puede ofrecerte el Bitcoin y la tecnología blockchain.

La gran popularidad que ha alcanzado Bitcoin desde su lanzamiento en 2009 hasta la actualidad, ha llevado a muchos a generar mentiras, mitos e informaciones acerca del funcionamiento de este innovador sistema. Aunque sí existen algunos riesgos que debemos conocer al emplear Bitcoin, lo cierto es que muchos de los temores que sentimos sobre el uso de este sistema son infundados. Y esto se debe muchas veces a la falta de conocimientos avanzados sobre esta criptomoneda.

Las ventajas de Bitcoin son enormes respecto al dinero tradicional, pero las mentiras y mitos sobre Bitcoin no paran de aparecer. ¿Por qué? ¿Intereses ocultos?. Un poco, pero mayormente se debe al desconocimiento de base que aún muchas personas tienen de Bitcoin.

En este artículo te mostraremos cuáles son los 33 mitos o mentiras más comunes en Bitcoin que pueden disuadir y desmotivar a algunos usuarios principiantes. Y por supuesto, te explicaremos brevemente cada uno de ellos, para que conozcas la verdad y despejes todas tus dudas.

Bitcoin es como todas las demás monedas digitales y no ofrece nada nuevo.

Este es uno de los mitos o mentiras sobre Bitcoin más comunes de escuchar, pero completamente desacertado. En primer lugar, casi todas las monedas digitales están controladas por un banco central. Además la mayoría, está a disposición de gobiernos para satisfacer sus propios intereses.

Sin embargo, Bitcoin es un sistema completamente descentralizado. Esto significa que no está bajo el control ni depende de ningún gobierno o banco central. Por otro lado, tampoco pueden crearse monedas a voluntad, ya que la cantidad exacta a existir está definida en el protocolo de Bitcoin desde su lanzamiento, lo que evita la inflación y devaluación del valor del Bitcoin.

Los bitcoins no resuelven ningún problema que las monedas fiduciarias y/o el oro no resuelvan.

Otro de los mitos o mentiras sobre el Bitcoin está relacionado sobre su utilidad y capacidad de resolver complejos problemas económicos que el dinero fíat no puede resolver. Ciertamente las monedas fiduciarias y el oro son un sistema de intercambio y resguardo de valor muy populares. Pero con la llegada e implementación de Bitcoin y su tecnología subyacente, la blockchain, se generó una nueva forma de ver el dinero y resguardar valor. Esto pues Bitcoin ofrece a sus usuarios múltiples ventajas y beneficios, por lo que representa una alternativa al uso de dinero fiat o metales preciosos.

En primer lugar, a diferencia del oro y las monedas fiduciarias, los bitcoins pueden transferirse a cualquier persona en cualquier parte del mundo de forma rápida, segura y confiable. Además son muy fáciles de fraccionar, por lo que podemos realizar una transacción con cualquier monto sin ningún inconveniente. Adicionalmente las operaciones realizadas pueden verificarse públicamente gracias a los exploradores de bloques.

En relación con los sistemas electrónicos que operan con dinero fiat, los bitcoins permiten un pseudo anonimato. De esta manera nuestra privacidad y datos personales están bien protegidos. Por otra parte, los fondos no pueden bloquearse o congelarse a petición de terceros. Esto debido a que el control de los mismos está sobre nuestras manos. Y finalmente, los bitcoins son más rápidos de transferir y cuentan con comisiones mucho más económicas que las ofrecidas por los bancos y otros sistemas.

Los mineros, desarrolladores u otra entidad podrían cambiar las propiedades de Bitcoin para beneficiarse.

Esto es otro de los mitos o mentiras sobre el Bitcoin que está completamente errado. En primer lugar, el protocolo que hace funcionar al Bitcoin es de código abierto. Esto significa que cualquier usuario puede revisarlo y auditarlo cuando lo desee. Puede verificar que todos los procesos se estén ejecutando de forma correcta, y se percatará de si algo no está bien. De la misma forma, la blockchain, provee a Bitcoin de múltiples cualidades y funcionalidades. Esto evita por ejemplo, que un usuario pueda cambiar el código de Bitcoin para beneficiarse de eso.

Por otro lado, Bitcoin no puede cambiar de manera ilegítima; siempre que la mayor parte de Bitcoin emplee wallets full client y sean nodos en la red. Las transacciones realizadas son irreversibles siempre y cuando ningún minero o coalición de estos, tengan más del 50% de poder total de hash. Igualmente, las transacciones deben contar con un número apropiado de confirmaciones.

Así, el sistema de Bitcoin requiere que se apliquen ciertas propiedades, para que éste sea una buena forma de dinero. Por ejemplo:

  1. Ningún usuario puede crear dinero de la nada. El protocolo de Bitcoin dice claramente cuántas monedas serán puestas en circulación. Además aclara que la emisión se hará a un ritmo determinado. Por su parte, la función de los mineros es la fabricar y extraer las monedas ya establecidas en el protocolo por medio de la minería.
  2. Los usuarios ni terceros podrán gastar los bitcoins sin poseer la clave privada. De acá parte la expresión: “No son tus llaves, no son tus bitcoins”
  3. Los bitcoin no se pueden usar dos veces. Es decir, no se puede realizar el doble gasto. Para esto, bitcoin cuenta con una serie de protecciones que eviten este tipo de ataques. 
  4. El sistema cuenta con una serie de normas que no pueden ser violadas y que son necesarias para que funcione adecuadamente (dificultad de la red, prueba de trabajo, protección DoS, entre otras).

Estas normas son las que definen al Bitcoin. La función de los nodos conectados a la red es la de verificar que sean cumplidas.

Bitcoin está respaldado por poder de procesamiento.

Uno de los mitos o mentiras sobre el Bitcoin más conocidos, es decir que Bitcoin está “respaldado por” la potencia de procesamiento. Pero esto no es del todo correcto. Cuando empleamos el término “respaldado” para una moneda, nos referimos a que está vinculada a algo por medio de una parte central a un tipo de cambio determinado. Pero no se puede intercambiar bitcoins por la potencia informática que se utilizó para crearlos. En este sentido, Bitcoin no está respaldado por nada. Es una moneda en sí misma, aunque sea digital e intangible. Bitcoin al igual que el oro, no está respaldado por nada pero tiene un gran valor.

Los bitcoin no tienen valor porque no están respaldados por nada.

Este es otro de los mitos o mentiras sobre el Bitcoin y un error en cuanto a lo que conocemos como valor. Como ya mencionamos, Bitcoin es una moneda digital e intangible que no existe en el mundo físico. Pero su valor está vinculado al uso y la adopción del mismo como medio de intercambio. Es la oferta y la demanda lo que en realidad le da valor a Bitcoin. Al igual que ocurre con las monedas fiduciarias, que aunque son respaldadas por gobiernos y bienes de un país, su valor depende de la oferta y demanda de los ciudadanos de ese país.

Así, mientras los usuarios estén dispuestos a comprar y vender bitcoins, esos bitcoins tendrán un valor. Además, por sus propiedades, cualidades, facilidades de pago y cierta privacidad y anonimato, Bitcoin ha crecido en uso y adopción. Lo que le otorga un valor subjetivo por parte de los usuarios. Además al ser escaso, el bitcoin tiende a incrementar su valor.

El valor de los bitcoins se basa en la cantidad de electricidad y potencia informática que se necesita para extraerlos.

La teoría del valor-trabajo expone que si un producto requiere de una cierta cantidad de recursos para crearlo, el valor de dicho producto estará relacionado con el valor de los recursos invertidos. Pero esta teoría es falsa. Ya que el valor de un producto dependerá de la utilidad o el valor intrínseco que le denominen los usuarios.

No obstante, en Bitcoin, el costo para extraerlos está relacionado en el valor de la criptomoneda en el mercado. Si los bitcoins incrementan su valor, más usuarios considerarán a la minería rentable y se unirán a ella. Esto impulsará la dificultad de la red lo que incrementa el costo de la minería. Pero, todo lo contrario ocurrirá si los bitcoins disminuyen su valor. Así, estos efectos se equilibran para hacer que la minería siempre tenga un costo proporcional al valor de los bitcoins que genera como recompensa. De esta manera se deja atrás otro de los mitos o mentiras sobre el Bitcoin.

Bitcoin no tiene un valor intrínseco (a diferencia de otras cosas).

Cuando hablamos de valor intrínseco nos referimos al valor real de un activo tomando en cuenta todos los factores que lo rodean. Son muchos los usuarios principiantes que consideran que Bitcoin no tiene un valor real, pero esto no es verdad. Veamos por qué.

Bitcoin reúne las características propias del dinero: durabilidad, portabilidad, fungibilidad, reconocibilidad, además de divisibilidad y escasez. Por lo que su valor está basado en su utilidad como moneda, y en la oferta y demanda de sus usuarios.

Además, todos los registros de las operaciones realizadas están en la blockchain. Que opera como un libro de contabilidad permanente y distribuido a nivel mundial y que cuenta con una marca de tiempo. Por otro lado, la blockchain sólo permite añadir datos, por lo que una vez agregados, no pueden ser borrados o modificados. Además, toda la información añadida en ella, es agrupada en bloques que son relacionados matemáticamente entre sí a través de algoritmos, como el de árbol de Merkle.

Todas estas características no existen agrupadas en otros medio de pago. Así mismo, podemos considerar el valor de Bitcoin según la red global donde opera. Si lo comparamos con un teléfono móvil, éste depende de una red telefónica, sin la cual no tendría ninguna utilidad. Así mismo, Bitcoin depende de la red global de comerciantes, intercambios, monederos, entre otros, que son necesarios para transmitir información económica a través de red.

Bitcoin es ilegal porque no es curso legal.

Que Bitcoin no esté respaldado por ningún gobierno en específico no significa que sea ilegal. De hecho, en marzo de 2013 la Red de Control de Crímenes Financieros de Estados Unidos emitió una serie de pautas sobre el uso de esta criptomoneda. Según las pautas, cualquier usuario de moneda virtual no se constituye en una empresa de servicios monetarios (MSB) según las regulaciones de FinCEN. Y, por lo tanto, no está sujeto a las regulaciones de registro, informes y mantenimiento de registros de MSB.

Los mineros que fabrican y extraen bitcoins para uso personal, no están obligados a registrarse como MSB. En pocas palabras, los usuarios no requieren del permiso de nadie para usar Bitcoin. No obstante, las leyes nacionales pueden variar según cada país, por lo que se deben verificar las leyes y regulaciones de cada uno. Aunque la verdad son muy pocos los países que lo han prohibido explícitamente y en totalidad.

Bitcoin es una forma de terrorismo interno porque solo perjudica la estabilidad económica de los Estados Unidos y su moneda.

De acuerdo con la definición de terrorismo en los Estados Unidos, se deben realizar actividades violentas para ser considerado terrorista con fines legales. Los comentarios extravagantes de algunos políticos no tienen fundamento legal ni de hecho. Además, Bitcoin no es una moneda nacional en Estados Unidos ni en ningún otro país. Más bien se trata de una comunidad mundial, que cuenta con nodos conectados a la red de Bitcoin, distribuidos por todo el mundo.

Bitcoin sólo permitirá que los evasores de impuestos puedan actuar con impunidad, lo que conducirá a la eventual caída de la civilización.

Es cierto que la naturaleza de Bitcoin puede facilitar el proceso de transferir dinero de forma rápida y casi anónima. Además, le permite a los usuarios la adquisición de bienes y servicios tangibles. Pero los evasores de impuestos, son capturados porque su estilo de vida y activos no son consistentes con los ingresos que reportan. Por lo que no necesariamente los gobiernos requieren hacer seguimiento de los fondos.

No obstante, la blockchain de Bitcoin permite llevar un registro constante y permanente de todas las transacciones realizadas. Por lo que es posible extraer información en cualquier momento. Pero es importante mencionar, que las direcciones públicas no asocian a los usuarios de forma directa; pero si es posible que si una persona afirma que una dirección en particular le pertenece, se puedan verificar los fondos de dicha dirección.

Cualquiera puede imprimir o acuñar bitcoins, por lo tanto, no tiene valor.

Como ya hemos explicado anteriormente, los bitcoins no se imprimen o acuñan. Este es otro error y uno de los mitos o mentiras sobre el Bitcoin más llenos de desconocimiento que existen. Entre las normas de funcionamiento del sistema existe la prueba de trabajo y la dificultad de la red. Por lo que los mineros deben resolver complejos problemas matemáticos para generar cada nuevo bloque. Luego, por los gastos energéticos y esfuerzos informáticos realizados, se les otorga una cantidad específica de bitcoins como recompensa. Que luego son puestos en circulación.

Los bitcoins no valen nada porque se basan en criptografía no probada.

La tecnología blockchain es innovadora, y representa un importante adelanto tecnológico a nuestra era. Ésta es la que hace posible el funcionamiento de Bitcoin; por lo que su desarrollo e implementación no surgió de la noche a la mañana.

Por el contrario, se fundamenta en varios estudios e investigaciones desarrollados por diferentes actores décadas atrás. Así por ejemplo, los algoritmos SHA-256 y ECDSA que se usan en Bitcoin son estándares de la industria de cifrado bien conocidos. SHA-256 es avalado, estandarizado y utilizado por el gobierno de los Estados Unidos (FIPS180-3 Secure Hash Standard). Mucha de esta tecnología ha surgido como parte de las luchas que grandes grupos y desarrolladores han mantenido contra la denominada CryptoWars.

Además la tecnología blockchain no sólo es aplicable a las criptomonedas, sino que su naturaleza permite su uso y aplicación en varias áreas de nuestra sociedad. Así, que si usted no confía en los algoritmos, la criptografía, las operaciones computacionales y los procesos de validación que fundamentan a Bitcoin, entonces no debe hacer uso de éste. Y tampoco debe confiar en las transacciones con tarjetas de crédito o cualquier tipo de transferencia bancaria electrónica.

Los primeros usuarios de bitcoins fueron  injustamente recompensados.

Bitcoin en sus inicios, no poseía el valor que tiene hoy en día. Sólo unos pocos conocían sus propiedades, cualidades y potencialidades. Sin embargo, asumir una inversión esta criptomoneda poco conocida en ese entonces, representaba un enorme riesgo de tiempo y dinero.

Aquellos que se arriesgaron sin saber con certeza que iba a pasar en un futuro, pero aún así invirtieron capital en Bitcoin, fueron los que fortalecieron a la comunidad. Y contribuyeron a que la moneda alcanzará hitos posteriores. Por esto, argumentar que los primeros usuarios de Bitcoin no merecen beneficio, es como decir que los primeros inversores en una empresa, o los primeros compradores de acciones en una Oferta Pública Inicial, son injustamente recompensados.

21 millones de monedas no son suficientes, no escala.

Bitcoin es único porque sólo existirán aproximadamente 21 millones de monedas. Pero esto no representa ningún problema ya que los mismo son totalmente divisibles hasta en ocho decimales. Por lo que en realidad, existen 2.099.999.997.690.000 (un poco más de 2 billones) de unidades atómicas máximas posibles en el sistema Bitcoin. Así, el valor de 1 BTC representa 100.000.000 de estas unidades. De esta forma, otro de los mitos o mentiras sobre el Bitcoin comienza a derrumbarse.

A medida que el valor de la unidad de 1 BTC creció demasiado para ser útil para las transacciones diarias, las personas comenzaron a comerciar en unidades más pequeñas, como el deci-bitcoins (dBTC – 0.1 BTC), centi-bitcoins (cBTC – 0.01 BTC), mili-bitcoins (mBTC – 0.001 BTC) o micro-bitcoins (μBTC – 0.000001 BTC) y satoshi (sat – 0.00000001 BTC). Y si en un futuro se requiere, Bitcoin puede dividirse en unidades mucho más pequeñas. Todo ello con una simple modificación de su código si la comunidad así lo cree conveniente.

Para obtener más bitcoins tan solo basta con copiar varias veces los archivos de un monedero

Este es uno de los mitos o mentiras sobre el Bitcoin completamente erróneo y muchas veces visto como un chiste. Los monederos o wallets de Bitcoin no contienen o almacenan las criptomonedas en sí, sino que contienen y resguardan las claves privadas. Con estas claves, se tiene autoridad y derechos sobre los bitcoins que posee. Piense en ello como tener los datos bancarios almacenados en un archivo. Si le da sus datos bancarios a otra persona, eso no duplica la cantidad de dinero que existe en su cuenta. Pero si puede hacer uso de su dinero y gastarlo.

Las monedas perdidas no se pueden reemplazar y esto es malo.

Ya mencionamos que los bitcoins son divisibles hasta en 8 decimales, es decir, 0,00000001. Así que el hecho de que usted pierda sus monedas no significa un problema para la red en sí. Por el contrario, la pérdida de monedas bitcoins hace que, indirectamente, todas las demás adquieran mucho más valor. Esto debido a que la oferta de bitcoins se reduce, y por ende, se vuelve más escasa.

Las monedas pérdidas no pueden ser recuperadas debido a que no existe una forma de descubrir o encontrar las claves privadas que operan esos bitcoins. Por lo que siguen en la blockchain pero no podrán usarse nunca más.

Es un esquema Ponzi gigante.

Un esquema Ponzi, es una acción fraudulenta de inversión piramidal en el que se deben captar inversores, con el fin de que los nuevos integrantes generen ingresos a los inversores más antiguos.

En Bitcoin esto no ocurre. Esto debido a que no existe una entidad central que lo manipule. Por el contrario, se trata de los mismos usuarios construyendo y contribuyendo al sistema y a la economía. Por lo que puede ser beneficioso para todos por igual. Otro punto importante de destacar, es que el creador de Bitcoin, Satoshi Nakamoto nunca ha gastado o invertido un bitcoin. Más bien regaló muchísimos cuando prácticamente no valían nada, y esto puede ser verificado en la blockchain mediante un explorador de bloques.

Bitcoin con sus monedas finitas y monedas perdidas, tiende a una espiral deflacionaria.

Este mito falso está directamente relacionado con la forma en como hemos visto la economía durante años: una economía inflacionaria. De hecho, a muchos les resulta difícil imaginar un mundo sin la inflación porque ya estamos acostumbrados a lo contrario. Esto porque los gobiernos imponen monedas que nos guste o no debemos adoptar, y que al poco tiempo deben ser gastadas o invertidas en algo para que no pierdan su valor debido a su impresión muchas veces desmedida.

Pero Bitcoin ofrece una solución a esto. Y queda de parte de cada quien si la adopta o no, ya que no es impuesta ni obligatoria. Al ser un bien escaso, con sólo 21 millones de monedas a entrar en circulación a un ritmo determinado, Bitcoin tiene tendencia deflacionaria. Por lo que induce a sus usuarios al ahorro y al resguardo de valor. Así sólo haremos uso de lo necesario, y podremos invertir en un proyecto futuro a largo plazo. Derribamos otro de los falsos mitos o mentiras sobre el Bitcoin.

Bitcoin no puede funcionar porque no hay forma de controlar la inflación.

El concepto de inflación hace referencia simplemente al aumento de los precios con el paso del tiempo, que generalmente es el resultado de la devaluación de una moneda. Ésta es una función de la oferta y demanda. Pero dado que el suministro de bitcoins se fija en una cantidad determinada, a diferencia del dinero fiat, la única forma de que la inflación se salga de control es que la demanda desaparezca.

Por su parte, la inflación temporal es posible y el escenario más popular será el de que la inflación suba y baje a medida que el mercado se estabilice. Y esto ocurrirá en los primeros años de desarrollo del sistema.

La comunidad de Bitcoin se compone de anarquistas, teóricos de la conspiración y weenies estándar de oro.

Los miembros de la comunidad Bitcoin varían en sus posturas ideológicas. Si bien puede haber sido iniciado por entusiastas ideológicos, Bitcoin ahora habla con una gran cantidad de personas pragmáticas regulares, que simplemente ven su potencial para reducir los costos y la fricción del comercio electrónico global. Esto desmiente el mito de que la comunidad bitcoin esté formada por personas que usen o promueven el uso de tin foils.

Cualquier persona con suficiente potencia informática puede hacerse cargo de la red.

Otro los mitos o mentiras sobre el Bitcoin está relacionado con el famoso ataque del 51%. Este se trata en que un usuario o una coalición de usuarios mineros, obtenga más del 50% del poder de hash o hash rate de la red. Pero esto a medida que la red crece, se hace cada vez más difícil de ejecutar. De hecho, la potencia informática de la red Bitcoin es muy superior que todo el poder de las supercomputadoras más rápidas del mundo trabajando juntas.

Esto garantiza que lo que un atacante puede hacer una vez que la red es tomada es bastante limitado. Bajo ninguna circunstancia podría crear monedas falsas, transacciones falsas o tomar el dinero de otra persona. Las capacidades del atacante se limitan sólo a recuperar el propio dinero que gastó recientemente, y a evitar que las transacciones de otras personas reciban confirmaciones. Tal ataque sería muy costoso en recursos, y para tales escasos beneficios hay pocos incentivos económicos racionales para llevarlo a cabo.

Bitcoin viola las regulaciones gubernamentales.

No existe una regulación gubernamental que prohíba el uso de Bitcoin como tal. Sin embargo, algunos países han implementado medidas que regulan el uso de bitcoins en sus territorios. Con el fin de no caer en el lado ilegal de las cosas le recomendamos ponerse al tanto de estas regulaciones y respetarlas. De esta forma se derrumba otro de los mitos o mentiras sobre el Bitcoin muy común.

La reserva bancaria fraccional es posible.

La reserva fraccionaria es un sistema bancario que permite a los bancos comerciales obtener ganancias prestando parte de los depósitos de sus clientes. Mientras que solo una pequeña fracción de estos depósitos se almacenan como efectivo real y están disponibles para su retiro.

No obstante, Bitcoin opera en un entorno completamente distinto. Se trata de un sistema mantenido por una red de nodos distribuidos. Todos los datos son protegidos mediante la criptografía y son registrados en una blockchain. Por lo que no hay necesidad de bancos ni de autoridad central. Igualmente la emisión de bitcoins es finita y limitada, por lo que al tratarse de un contexto diferente, no existe una reserva fraccionaria.

Después de extraer los 21 millones de monedas, nadie generará nuevos bloques.

Este es uno de los mitos o mentiras sobre el Bitcoin que ha sido generado por el desconocimiento de cómo funciona Bitcoin en realidad. En primer lugar, la creación de nuevos bloques genera una recompensa que amortiza los gastos energéticos y el trabajo computacional de los mineros. Esta recompensa está relacionada con la generación de nuevas monedas y el cobro de comisiones por cada transacción dentro de la red.

Pero cuando los aproximadamente 21 millones de monedas  sean emitidas, los costos operativos podrán ser cubiertos por la generación de nuevos bloques cuyos ingresos vendrán por el cobro de las comisiones generadas por cada transacción realizada. Esto quiere decir que se seguirán generando bloques nuevos y los mineros podrán seguir ganando dinero con esa actividad.

Bitcoin no tiene un mecanismo de devolución de cargo incorporado y esto es malo.

Las transacciones de Bitcoin son finales e irreversibles por diseño, pero la protección del consumidor aún puede integrarse en Bitcoin de otras formas. La forma más práctica de hacerlo es por medio de una custodia multinivel. Esto significa que se pueden crear sistemas de custodias sin necesidad de terceros que permitan proteger tanto a los usuarios como a los negocios en la realización de operaciones de pago.

Las computadoras cuánticas romperían la seguridad de Bitcoin.

Este es otro de los mitos o mentiras sobre el Bitcoin muy común y lleno de una gran cantidad de FUD. Si bien la computación cuántica puede romper sistemas criptográficos como ECDSA, la aplicabilidad de estas soluciones aún es lejana.

Por ejemplo, el sistema DWAVE que a menudo se escribe en la prensa no es una computadora cuántica del tipo que podría usarse para romper la criptografía. La seguridad de Bitcoin, cuando se usa correctamente con una nueva dirección en cada transacción, depende de más que solo el algoritmo ECDSA.

No obstante, si en un futuro la computación cuántica representa un peligro para Bitcoin, estamos seguros de que se crearán nuevos protocolos post-cuánticos. Esto con la finalidad de ajustar y garantizar la seguridad de la red.

Bitcoin hace posible la inteligencia artificial autosuficiente.

Por definición, la tecnología subyacente que hace posible el funcionamiento de Bitcoin es la blockchain. Un registro único, detallado y descentralizado de todas las operaciones realizadas con la criptomoneda. Mientras que la inteligencia artificial, hace referencia a un motor que es capaz de analizar y ejecutar funciones y acciones basado en una base de datos.

Cada una de estas tecnologías engloba sus propias complejidades y potencialidades y pudieran llegar a beneficiarse mutuamente. Pero aunque la inteligencia artificial es posible en varias formas, no está más cerca  sólo por el simple hecho de que se podría incentivar el comportamiento humano usando pagos en Bitcoin.

La minería Bitcoin es una desperdicio de energía y perjudicial para la ecología.

Si bien es cierto que la minería de Bitcoin consume altos niveles de energía, la verdad es que esta no es más que la empleada por los bancos en todo el mundo. Tampoco es más que la energía empleada para la explotación de oro y otros minerales. Y estos dos puntos sólo los mencionamos por dar un pequeño ejemplo.

La minería de Bitcoin no es un desperdicio ni de energía ni de tiempo. El hecho de contribuir al funcionamiento y operación de un sistema de pago tan innovador como éste no es ningún derroche. Esto si lo comparamos con los beneficios que ofrece. La diferencia con Bitcoin es que la cantidad de energía que consume puede ser medida de forma transparente. Muy por el contrario de otros servicios.

Igualmente, el minado de Bitcoin está diseñado de forma tal que los costos operativos sean proporcionales con la demanda. Cuando la minería se vuelve menos rentable, algunos mineros optan por desconectarse de la red. Además, las plataformas de minería pueden desconectarse e instalarse en cualquier parte del mundo. Por lo que muchos mineros optan por instalar sus equipos en países donde sean más económicos y sostenibles. Islandia por ejemplo, produce grandes cantidades de energía a partir de fuentes renovables. Por lo que puede llegar a ser un buen lugar en el futuro para que los mineros instalen sus plataformas allí, y en lugares similares a éste.

¿Cuánto sabes, criptonauta?

¿La mayoría de los mitos sobre el Bitcoin han sido creados por aquellos que se ven afectados por su puesta en marcha?

¡CIERTO!

Los bancos y las empresas financieras tradicionales han sido los principales autores de la mayoría de los mitos que se conocen sobre Bitcoin. La razón tras esto es muy sencilla: ven en Bitcoin una grave amenaza a sus negocios, todo gracias al enorme potencial de Bitcoin para devolverle el poder del dinero a sus verdaderos dueños, nosotros.

Los comerciantes no pueden establecer seriamente los precios en bitcoins debido a la volatilidad.

Los bitcoins producto de la recompensa de la minería deberían venderse de inmediato para cubrir los gastos operativos. Esto es lo que se supone, pero si los gastos de fondo del comerciante también se realizarán en bitcoins, entonces el tipo de cambio sería irrelevante. Una mayor adopción de Bitcoin haría que los precios sean rígidos y estables. Así, se espera que la volatilidad futura disminuya a medida que crece el tamaño y la profundidad del mercado.

Por el momento, muchos comerciantes simplemente sacan regularmente las últimas tasas de mercado reflejadas en los intercambios y actualizan automáticamente los precios en sus sitios web. También es posible que pueda comprar una opción de venta para vender a una tasa fija durante un período de tiempo determinado. Esto lo protegerá de caídas en el precio y simplificará sus operaciones para ese período de tiempo.

Al igual que Flooz y E-Gold, los bitcoins solo sirven para los delincuentes

En general, el Bitcoin es dinero y como tal puede usarse tanto para actos legales como ilegales. Todo depende de las personas que lo empleen, pero no sólo Bitcoin se presta como oportunidad para los delincuentes. Otras formas de pago como Visa, MasterCard y Paypal también se usan para actos criminales. Pero no por esto ha sido prohibido. Más bien siguen funcionando y se mejoran por su gran valor y el beneficio que aportan a la sociedad.

Además, la seguridad de Bitcoin juega un papel importante contra los delincuentes. Por ejemplo, estas criptomonedas no pueden falsificarse. Además los pagos realizados son irreversibles y no pueden ser modificados. Y está protegido contra el robo gracias a la implementación de innovaciones como el cifrado criptográfico, las firmas digitales y las copias de seguridad.

Bitcoin será cerrado por el gobierno al igual que los Liberty Dollars.

Liberty Dollars inició como una empresa comercial para establecer una moneda alternativa en los Estados Unidos, incluidos billetes y monedas físicas, que estaban respaldados por metales preciosos. Esto, en sí mismo, no es ilegal. Pero este proyecto se procesó ​​bajo las leyes de falsificación porque las monedas de plata guardaban parecido con la moneda estadounidense.

Los bitcoins no tienen de ninguna forma, nada de parecido con las monedas y billetes de los Estados Unidos, ni con los de ningún otro país. Por lo que no guarda ninguna semejanza ni relación con la palabra “dólar” o el símbolo “$” de éste. Por otra parte, Bitcoin al ser totalmente descentralizado, no posee un líder o jefe, ni servidores, ni oficinas y tampoco respaldo de activos tangibles. De esa forma, no tiene la misma vulnerabilidad.

Bitcoin no está descentralizado porque los desarrolladores pueden dictar en comportamiento del software.

Esto simplemente no es cierto. El software de Bitcoin es obra de Satoshi Nakamoto. Pero en la actualidad no tiene propietarios, por lo que nadie lo controla o manipula. Es cierto que los desarrolladores tienen cierta influencia en la comunidad Bitcoin. Pero la verdad es que la capacidad de modificar el protocolo es limitada. Esto se debe a que los cambios deben tienen que aprobarse con el consenso de la comunidad. Esto evita las imposiciones arbitrarias.

Si algunos desarrolladores decidieran lanzar un nuevo cliente de Bitcoin, éste seguramente sería rechazado. Si algunos mineros deciden hacerlo, descubrirán que todas sus transacciones son rechazadas. Por tanto, para que el protocolo de Bitcoin funcione correctamente, se debe mantener el consenso entre todos los usuarios de la red y regirse por las mismas reglas.

Bitcoin se puede piratear

En la historia de Bitcoin desde su lanzamiento en 2009, nunca ha sufrido un ataque a la red o a la blockchain. Las reglas del protocolo y la criptografía han funcionado de manera perfecta durante estos años. No existe registro de robo de dinero ni de vulnerabilidad en el sistema.

Pero sitios webs, intercambios y monederos que usan criptomonedas si han sido violados. La prensa reporta esto como que si fuera la moneda la que ha sufrido de hackeo o piratería informática. Sin embargo, en los últimos años la seguridad ha mejorado. Por ejemplo con el cifrado de las wallets, la encriptación de las claves privadas, la autentificación de 2 factores, las wallets frías fuera de línea, entre otros.