Conoce la historia detrás de uno de los momentos más importantes en la historia y evolución del Bitcoin, conoce cómo se realizó la primera transacción de Bitcoin y el impacto que este suceso tuvo para el mundo como lo conocemos ahora.

El día 12 de enero de 2009 se marcó uno de los hitos más importante en la historia del Bitcoin. Ese día se realizó la primera transacción de bitcoins entre Satoshi Nakamoto y Hal Finney. En esta primera transacción que significó el inicio de los intercambio sobre Bitcoin, Nakamoto envió la totalidad de 10 BTC a Finney. Con ello quedaba claro que Bitcoin era una criptomoneda con una tecnología usable. Una que abriría las puerta a una revolución tecnológica y económica sin precedentes.

Pero ¿Qué hechos llevaron a este momento? ¿Qué importancia e impacto ha tenido en el mundo? Todo esto y mucho más lo veremos a continuación.

El inicio de una revolución

Satoshi Nakamoto tuvo la visión de cambiar el mundo financiero para siempre con la creación del Bitcoin. El motor inicial de dicha visión fue la Crisis Financiera Mundial de 2008, que daba cuenta de la enorme manipulación económica mundial. Así y con el objetivo de crear un nuevo sistema económico digital, descentralizado y privado, emprendió el trabajo de crear Bitcoin.

Aunque ya el 3 de enero se creó el primer bloque (bloque génesis) de la blockchain de Bicoin, no fue hasta el 9 de enero de 2009, cuando Nakamoto, anunciaría en la lista de correo Cryptograp hy de Metzdowd el lanzamiento de la primera versión de Bitcoin. Con este lanzamiento se desataría el crecimiento de Bitcoin como sistema económico.

Anuncio público de Bitcoin y liberación de su primera versión en código fuente

Para entonces, Bitcoin era un software muy sencillo, y que más bien parecía la unión de varias idea de forma rudimentaria. Nakamoto no era un experto programador, pero sus habilidades eran suficientes para dar inicio a una tecnología como esta.

Seguidamente, tras la presentación de Bitcoin por Nakamoto, Hal Finney (un conocido cypherpunk) le envió un mensaje de felicitación por su proyecto. De esa manera, Finney se convertía en el primer interesado público por la idea de Bitcoin.

De esta primera interacción entre Nakamoto y Finney, nacería una comunicación constante que luego nos llevaría a grandes sorpresas.

Satoshi Nakamoto y Hal Finney, iniciando el intercambio de bitcoins

Nada más salir el código fuente de Bitcoin, Hal Finney centro la atención sobre el mismo. Sus primera intervenciones mostraron un profundo conocimiento sobre el sistema y explicaciones que luego derivaron en varias mejoras al software inicial. Nakamoto recibió varias de estas recomendaciones y observaciones de forma positiva. Pero al margen de este intercambio de mensajes públicos en la lista de correos, Nakamoto y Finney compartieron correos personales entre ellos. El resultado de esto lo vemos el 10 de enero de 2009, cuando Finney escribió en su cuenta twitter lo siguiente:

Running Bitcoin de Hal Finney en Twitter

Con este corto mensaje un día después de ser liberado el código de Bitcoin, Finney se convertía en la primera persona luego de Nakamoto en ejecutar el software de Bitcoin.

El apoyo de Finney a Nakamoto se convirtió el 11 de enero de 2019, en la primera transacción de Bitcoin. Ese día a las 23:00 UTC, Nakamoto enviaría a Finney un total de 10 BTC, ejecutándose así la primera transacción de Bitcoin de la historia. El registro de aquella historica transacción lo podemos seguir viendo en el historial inalterable de Bitcoin, bajo la siguiente TX:

El inicio de algo mucho más grande

Sin embargo, este no sería el fin de la colaboración entre Finney y Nakamoto. Finney seguiría en su empeño por apoyar a Nakamoto y de aquello dirigió varias observaciones para mejorar la seguridad de la red contra ataques de spam y el dusting attack.

Primeras mejoras en Bitcoin

Con esto, Finney y Nakamoto se convertirían en un dueto de desarrollo que impulsaría a Bitcoin camino a lo que es hoy en día. De hecho en 2013, Finney escribió en el famoso foro Bitcointalk lo siguiente:

Cuando Satoshi anunció el primer lanzamiento del software, lo tomé de inmediato. Creo que fui la primera persona además de Satoshi en ejecutar Bitcoin. Miné el bloque 70 y algo, y recibí la primera transacción de bitcoin, cuando Satoshi me envió diez monedas como prueba. Mantuve una conversación por correo electrónico con Satoshi durante los próximos días, en su mayoría yo informando de errores y él solucionandolos.

Con ello quedaba muy en claro la fuerte relación de Finney y Nakamoto para impulsar este desarrollo. Sobre todo porque compartían la  visión de que Bitcoin y su tecnología serían el futuro de la economía mundial.

El impacto de la primera transacción de Bitcoin para el mundo

El hito alcanzado por Nakamoto y Finney tendría grandes implicaciones. En primer lugar, demostraba que la tecnología de Bitcoin funcionaba. Un sistema de dinero digital seguro, privado, descentralizado y resistente a la censura, estaba en funcionamiento. Todo aquello que cypherpunks como David Chaum, Nick Szabo y Wei Dai soñaron.   Sin embargo, fue este individuo o grupo de individuos conocido como Satoshi Nakamoto quien logró hacer realidad este sueño, inalcanzable hasta entonces.

Por otro lado, la primera transacción de BItcoin, y el hecho de que la misma se siga reflejando más de diez años después de realizada, es prueba irrefutable de la seguridad del sistema. Un sistema digital de intercambio de valor, que jamás ha dejado de funcionar ni por un solo segundo, inmutable, que garantiza prácticamente la inmortalidad e inalterabilidad de la información. Algo que ningún otro sistema hasta el día de hoy ha conseguido.

Finalmente esta primera transacción abría las puertas a un mundo nuevo de posibilidades. En ese primer momento, Finney y Nakamoto tuvieron la claridad de ver parte del futuro del sistema. Pero hoy en día, la tecnología subyacente a evolucionado a un nivel totalmente nuevo y no parece detenerse. Procesos como la tokenización o los smart contracts, solo abren nuevas posibilidades para todo aquello que empezó con una simple transacción.