El yield farming o agricultura de rendimiento, es una estrategia por la cual los inversores buscan establecer la mejor forma de inversión para maximixar sus ganancias, apalancando sus posiciones mientras usan una o varias plataformas DeFi en sus operaciones. 

Uno de los conceptos que más fama ha tomado en el mundo DeFi actual es el “Yield Farming” o “Agricultura del Rendimiento”. Este es un concepto que busca establecer una estrategia de inversión por la cual los tenedores de tokens buscan maximizar sus ganancias. Para ello, los tenedores de tokens deben invertir y participar en varias plataformas DeFi mientras se busca la maximización de las ganancias en todo momento.

Sin duda alguna, una forma muy interesante de participar en el ecosistema DeFi y que ha ganado rápidamente espacios para su utilización. Pero ¿Qué más se oculta detrás de esta práctica? ¿Cuáles son sus riesgos? Eso y más lo conocerás a continuación.

Yield Farming, cosechando ganancias en los campos del DeFi

Tal como comentamos al inicio de este artículo, el yield farming o “agricultura del rendimiento”, es una estrategia que usan los inversionistas y grandes traders, para lograr obtener la mayor cantidad de ganancia de sus inversiones y capital.

El objetivo es sencillo: disponer de tu capital en una o varias plataformas de inversión, de tal forma que pasado un tiempo, dicho capital crezca de forma significativa. En pocas palabras, los yield farmers o agricultores de rendimiento, solo buscan oportunidades de inversión que les permitan aumentar sus capitales.

Una estrategia que por cierto se parece mucho al staking, ya que a mayor stake, mayor será la ganancia obtenida.

Yield Farming o Agricultura de rendimientos

Sin embargo, para realizar esta actividad no existe una receta o forma única. Por el contrario, el yield farming es una estrategia que debe adaptarse a las plataformas objetivos que se planean usar para tal fin. Así por lo general, los yield farmers usan su gran capital o acuden a grandes préstamos para lograr su objetivo. En pocas palabras, es una estrategia con muchos riesgos pero también con grandes oportunidades.

De hecho, dada la naturaleza del DeFi, donde puedes pedir prestamos de forma inmediata, y realizar inversiones y cambios de activos de forma rápida, los yields farmers se aprovechan de este ecosistema para realizar sus inversiones y llevar a cabo sus estrategias de farming. De esta forma, un farmer puede alcanzar altísimos niveles de liquidez en periodos de tiempo muy corto, apalancado por préstamos, conversiones e inversiones bien posicionadas. ¿El resultado final?

Grandes ganancias, no solo por los diferenciales de interés, sino también porque muchas plataformas ofrecen incentivos de uso que terminan transformándose en más capital para el farmer.

El boom del Yield Farming

La práctica del yield farming podemos rastrearla hasta el año 2017, momento en el cual las plataformas DeFi comienzan a crecer rápidamente. En ese primer momento, la atracción al DeFi era particular, sobre todo por el hecho de obtener ganancias adicionales dentro del bull market que vivía el mercado cripto en ese momento.

De hecho, el proyecto MakerDAO y su DAI, sentaron las bases de los primeros sistemas DeFi que permiten este tipo de prácticas. ¿La razón? DAI como stablecoin habilitaba la capacidad de ofrecer créditos con bajos riesgos de volatilidad, en un momento de mercado en donde muchos traders pedían prestados para comprar Bitcoin y otras criptomonedas al alza. Esto significaba que cualquiera que invirtiera en tokens como Maker (la moneda de gobernanza de MakerDAO) y DAI dentro de plataforma de préstamos como ETHLend (ahora AAVE), tenía ganancias importantes aseguradas.

Eran los comienzos rudimentarios de una práctica que luego se transformó a un nivel completamente nuevo. De hecho, fue a finales de 2019 y comienzos del 2020, donde el yield farming alcanzó su máxima expresión con la aparición del protocolo Compound y su token de gobernanza COMP. Fue el curioso modelo de distribución de tokens COMP, lo que catapultó a la plataforma y elevó al máximo el interés sobre este sistema.

El protocolo Compound llamaba la atención de los inversionistas para inyectar dinero en sus liquidity pools y así obtener ganancias por sus inversiones. Dichas ganancias provenían de dos puntos principales, la primera de los intereses de los préstamos realizados por la plataformas usando los fondos de dicho pool. Mientras que la segunda, provenía de los tokens de gobernanza que podían ganarse por participar en dicha plataforma como una recompensa. En definitiva, Compound es una plataforma que llevaba el yield farming a un nuevo nivel.

Como resultado, a comienzos de 2020 el ecosistema DeFi comenzó a sufrir una constante subida en su valor total bloqueado (TVL) que al momento de escribir este artículo supera ya los 11 mil millones de dólares. Una cifra récord que deja muy en claro el impacto y la importancia del DeFi en el sector de las criptomonedas.

¿Cuánto sabes, criptonauta?

¿El yield farming es una estrategia de inversión segura?

¡FALSO!

Contrario a los que muchos piensan, el yield farming no es una estrategia de inversión segura. El hecho de mantener posiciones apalancadas en una o varias plataformas al mismo tiempo multiplica las probabilidades de perdidas en un mercado altamente volátil, por lo que dicha estrategia debe ser realizada con precaución y constante seguimiento y control.

Pros y contras del Yield Farming

En el caso del yield farming, las principales ventajas de esta estrategia son:

  1. Es una estrategia que puede ser llevada en la actualidad con distintos targets o espacios. En la actualidad, existen varios protocolo DeFi dedicados al yield farming, alguno de ellos con varios años de funcionamiento y solidez comprobada.
  2. Permite a los farmers obtener beneficios bastante pronunciados en sus “cosechas”. Generalmente estas cosechas se dan en periodos de 6 meses a 1 año, y son reinvertidas para generar mayores niveles de ganancias. En efecto, el yield farming es una estrategia que favorece a las ballenas (whales) de criptomonedas.

Entre los contras podemos mencionar:

  1. Es una estrategia compleja y solo recomendable para personas con avanzado conocimiento financiero.
  2. La puesta en práctica de la estrategia favorece a aquellos que tienen grandes cantidades de capital para desplegar, es decir, ballenas (whales). Una persona con poco capital puede no percibir absolutamente nada de ganancias, y de hecho, puede perder dinero haciendo frente al pago de comisiones.
  3. Otro grave problema es la seguridad de los smart contracts de la plataforma de yield farming. Si la plataforma no ha sido debidamente auditada, se corre el riesgo de robo de fondos y la pérdida parcial o total de los mismos. Esto no es algo aislado, de hecho, casos como lo sucedido en dYdX o bZx demuestran este punto.

Plataformas para aprovechar el Yield Farming

Ahora bien, conozcamos algunas plataformas en las cuales podemos poner en práctica este tipo de estrategias:

MakerDAO

MakerDAO es uno de los proyectos DeFi más grandes y más antiguos del criptomundo. Bajo su paraguas se encuentra el protocolo Maker y DAI, una stablecoin anclada al precio del dólar y cuyo funcionamiento es completamente descentralizado. Y todo ello ejecutándose sobre una serie de poderosos smart contracts en la blockchain de Ethereum.

Compound

Otro gran proyecto en el que podemos poner en práctica estas dos estrategias es Compound (COMP). Este proyecto que se ejecuta sobre Ethereum creó un token de gobernanza llamado COMP, y al mismo tiempo una serie de pools de liquidez de monedas como ETH, DAI (también SAI), USDC, REP, SAI, WBTC, ZRX, y BAT.

El objetivo de esta plataforma es usar la liquidez dentro de estas pools para ofrecer préstamos de la plataforma, y brindar ganancias en forma de intereses y recompensas a quienes inyectan liquidez al protocolo. Incluso se puede realizar intercambios de criptodivisas entre los usuarios de la plataforma, como si Compound se tratase de una bolsa de valores.

AAVE

AAVE, anteriormente conocido como ETHLend es uno de los primeros protocolos de DeFi que existieron en el mundo de las criptomonedas. Su lanzamiento fue a la par de MakerDAO, naciendo de una ICO que logró recaudar más de 17 millones de dólares a finales de 2017.

La idea detrás de AAVE es la de crear un mercado donde el tipo de interés se define algorítmicamente por la oferta y la demanda prácticamente al segundo para prestar o tomar prestados activos. La definición más financiera sería mercados de dinero (market money).

Su tiempo en el espacio crypto y su calidad le han valido para posicionarse en la actualidad como uno de los grandes proyectos DeFi del mundo. De hecho, al momento de escribir este artículo tiene un valor bloqueado superior a los 1,5 mil millones de dólares.

Balancer

Uno de los actores más recientes en el mundo DeFi es Balancer. Este es un protocolo creador de mercado automatizado con ciertas propiedades clave que hacen que funcione como una cartera ponderada y un sensor de precios auto equilibrados.

Balancer le da la vuelta al concepto de un fondo indexado: en lugar de pagar tarifas a los administradores de cartera para reequilibrar su cartera, cobra tarifas a los operadores, que reequilibran su cartera siguiendo las oportunidades de arbitraje.

Curve

Curve Finance es uno de los productos DeFi más curiosos de nuestra lista. La finalidad de Curve es crear grupos de liquidez y curvas de bonos que sirvan para proporcionar operaciones de monedas estables de alta eficiencia y rendimientos de bajo riesgo para los proveedores de liquidez.

De esta forma, Curve protege a los usuarios de los deslizamientos de precios que normalmente enfrentarían en los DEX cuando operan de una moneda estable a otra.

Uniswap

Uniswap es un protocolo que maneja un exchange descentralizado (DEX) que nos permite realizar intercambios con una gran variedad de tokens como Ether, Maker, DAI, USDC, BAT, entre otros. Con un parecido cercana a Curve, Uniswap busca crear un medio fácil y rápido para intercambiar valor entre distintos protocolos, incluso en medio de mercados bajistas y obtener ganancia por dichos intercambios.

Synthetix (SNX)

Es una plataforma, que se apoya en el valor de su token en red, el SNX. Esta plataforma proporciona un protocolo mediante el cual se pueden comercializar activos sintéticos o Synths en Ethereum. Los Synths son tokens que representan a activos del mundo real como el oro, Bitcoin, dólares estadounidenses, Euros, entre otros muchos activos.