El Boom de las DeFi o Explosión DeFi es algo que estamos viviendo, y para lo cual debes conocer lo bueno y lo malo de este momento, al igual que el Boom de las ICO, hay oportunidades para hacer dinero, pero también muchos peligros para perderlo todo.

En los últimos meses un término que ha cobrado mucha popularidad en el criptomundo es DeFi (Decentralized Finance) o Finanzas Descentralizadas. No es para menos, y más cuando vemos que estos protocolos han alcanzado capitalizaciones de mercado que dejan atrás a muchas criptomonedas con gran trayectoria.

DeFi está suponiendo una revolución debido a que se están eliminando muchos intermediarios en productos financieros como préstamos, intercambios, créditos. Todo ello a través de smart contracts, siendo todo transparente y eliminando barreras de acceso que permiten su uso por cualquier persona que disponga de una conexión a internet.

Pero no es todo tan bonito en el mundo DeFi, y como en toda nueva tendencias hay sinvergüenzas que se aprovechan de los novatos. Al conocido “Boom de las DeFi” también han llegado los oportunistas. Sí, aquellos que te prometen el cielo, pero te ponen una venda en los ojos y te dan a cambio un ticket sin retorno directo al infierno de las pérdidas económicas.

Así es, las estafas, los robos, los protocolos inútiles y las ideas sin sentido, también abundan en el mundo DeFi. Y de hecho, crecen a una velocidad preocupante. Basta decir, que son más los protocolos que buscan quedarse con tu dinero, que aquellos que realmente te ofrecen un valor real.

En tal sentido, dejanos preguntarte algo ¿Todo esto te resulta conocido? Seguro que los que lleven algunos años entorno a las criptomonedas, dirán que si. Ese evento parecido a lo que vivimos en DeFi, lo vivimos con el llamado “Boom de las ICO”. Y es que 2017, fue el año de las ICO, donde las ICO prometían hacerse con el Universo entero. Todo, de repente, tenía una solución blockchain, todo era un proyecto factible y para hacerlo realidad solo era necesario un PDF llamado whitepaper, una web barata y una ICO.

Pero no solo con las ICO, anteriormente pasó con clones de Bitcoin y la aparición de proyectos que solo copiaban y pegaban su código. Lo mismo paso con la minería en la nube, y posteriormente a las ICO, los masternodos, y ahora DeFi. Son tendencias que se generan tras el éxito real de algunos proyectos, y donde rápidamente salen oportunistas.

Pero ¿De qué estamos hablando exactamente cuando hablamos del boom del DeFi? Conozcamos un poco más sobre esto.

El Boom del DeFi

La web DeFi Pulse es quizás uno de los medios informativos del mundo económico DeFi más reconocidos en la actualidad. En dicha web, podemos ver que el historial del ecosistema DeFi se inicia en el año 2017 con un valor bloqueado de solo 4 $. Si, solo 4 dólares estaban bloqueado en protocolos DeFi para el 2 de agosto de 2017. Todo parecía que DeFi era una alocada idea, que poco futuro tenía por delante.

Sin embargo, para el 11 de septiembre de ese mismo año, DeFi ya acumulaba más de 1 millón de dólares bloqueados. En ese entonces, comenzaron a llegar proyectos como MakerDAO y su DAI, ETHLend (ahora AAVE) y las cosas comenzaron a mejorar. Así para finales de 2017, el valor bloqueado en DeFi había llegado a los 45 millones de dólares. En solo 5 meses, había pasado de nada a ser un negocio multimillonario, y solo estaba empezando.

El año 2018 fue un año difícil para el mundo crypto. El inicio del bear market (un mercado con precios a la baja) llevó a todos a buscar refugio seguro en el hodling (guardar sus criptos). Otros sin embargo, se aventuraron en la nueva propuesta, el DeFi prometía darte ganancias, mínimas, pero ganancias al fin, incluso en el peor de los casos. Y ¿Qué mejor que generar ganancias en medio de un bear market que hace que los mercados crypto se hundan? Definitivamente la idea es mejor que esperar que tus monedas diluyan su valor, y en todo caso generar aunque sea uno pocos tokens adicionales no iba mal, en especial si podías hodlear a la espera del próximo bull market (mercado con precios alcistas).

Lo cierto es que la idea caló, y para junio de 2018, DeFi ya bloqueaba un total de 150 millones. Nada mal, un crecimiento de 3 veces su valor en 6 meses. En diciembre  de 2018, el mercado cerró con 295 millones de dólares bloqueados, y un crecimiento en el número de proyectos. Fue allí donde DeFi comenzó a generar mucho ruido. Y, aunque sus rendimientos eran bastante pequeños, no dejaban de ser rendimientos en tiempos de sequía (hablando del bear market activo en ese momento).

Boom de las DeFi o Finanzas Descentralizadas

La llegada del boom

Llegando 2019, muchos esperaban signos de recuperación del bear market, y muchos ya lo veían venir. El mundo DeFi por su parte se afianzaba con nuevos protocolos e ideas. Llegaba así junio de 2019 y los 570 millones bloqueados en DeFi ya demostraban claramente algo: DeFi llegó para quedarse y aparentaba querer crecer más. Allí se convirtió en la palabra de moda, las plataformas de lending, las pools de liquidez, los exchanges descentralizados que ganaban cada vez más tracción, apuntaban a que DeFi tomaría relevancia en el futuro de las criptomonedas y la tecnología blockchain.

Para finales de 2019 contaba con 690 millones de dólares bloqueados, pero el 5 de febrero de 2020, DeFi se convirtió en mil millonario. Para ser exactos, con 1,02 mil millones de dólares bloqueados. No obstante la alegría para los fans de DeFi duró poco, pues la corrección de los mercados entre mediados de febrero e inicios de marzo de 2020, lo llevó a la mitad de ese valor.

A pesar de ello, el 12 de marzo todo cambió. DeFi entró en una tendencia alcista, y su valor bloqueado comenzó a crecer. A día de hoy (octubre 2020) no ha dejado de crecer, pasando de 562 millones hasta superar los 11 mil millones de dólares. Muchos opinan que el mercado seguirá creciendo, y por los vientos que soplan, así parece.

En este punto, protocolos como MakerDAO, Uniswap, Compound, AAVE, Yearn Finance, Balancer, Curve, han jugado un papel fundamental en la consolidación de este sector. Se han convertido en en la punta de lanza del sector DeFi y han mantenido ese sitial en medio de un sector que cambia a cada segundo. Ahora, ciertamente no todo es perfecto en el mundo DeFi. Por esa razón, aquí examinaremos los riesgos y oportunidades que nos presenta este nuevo sector del mundo crypto.

Oportunidades en el Boom de las DeFi

Por un lado, el ecosistema DeFi o de las Finanzas Descentralizadas llegaron con la promesa de permitir el acceso a herramientas financieras para todos, sin mayores dificultades y, lo mejor de todo, de forma abierta y descentralizada.

En este punto, el DeFi ha cumplido (hasta cierto punto) su objetivo. Las herramientas financieras se han desarrollado, el acceso es libre, es descentralizado (algunos proyectos), y funciona. Esto permite que el dinero representado en las criptomonedas pueda usarse para mas que hacer HODL, generando oportunidades económicas para quienes las necesitan, creando nuevos casos de uso, y aumentando el valor de las mismas.

Veámoslo de esta manera: mientras más uso tienen las grandes criptomonedas, mayor será dinamismo y esto repercutirá en la escalada de su valor. Ya lo vemos en la actualidad, Bitcoin y Ethereum han sido dos monedas cuyos precios han fluctuado mucho en medio del boom de las criptomonedas, y de hecho, sus precios se han consolidado en medio del boom DeFi. Esta realidad no será distinta para otras monedas que aprovechen DeFi para revalorizarse y ganar espacios.

Por otro lado, DeFi es una excelente oportunidad para impulsar la tecnología blockchain más allá de sus nichos fundamentales. En 2013, era un sueño contar con mecanismos descentralizados para manejar préstamos como los que tenemos ahora. De hecho, era aún un sueño el hecho de brindar oportunidades financieras para la población no bancarizada como las que presenta hoy en día DeFi. Sí, Bitcoin te permitía enviar dinero al confín del Universo con seguridad, pero no te permite realizar préstamos colateralizados, a precio estable, en una plataforma descentralizada y segura solo usando Bitcoin.

¿Cuánto sabes, criptonauta?

¿La Prueba de Autoridad cumple un esquema de consenso descentralizado?

¡FALSO!

Proof of Authority (PoA), al contrario que PoW, sigue un esquema de distribución centralizado. Esto junto con su bajo impacto energético lo hacen ideal para blockchains privadas.

Los riesgos del Boom de las DeFi

Pero como todo tiene su lado malo, DeFi no podía ser la excepción. Con el creciente interés en esta tecnología, los ojos de los actores maliciosos del mundo han caído sobre ella y todo lo que esté relacionado con la misma.

Desde hackers que pasan horas buscando vulnerabilidades en smart contracts, plataformas blockchain, librerías o cualquier medio posible que le de acceso a las enormes cantidades de dinero que manejan estos protocolos, hasta los estafadores de oficio que mejoran sus estrategias, se visten de hombres negocios con una idea DeFi revolucionaria, para hacer caer a sus víctimas en un vil robo.

Estas son solo algunas formas, que ya conocemos en el mundo crypto, las conocemos bien y luchamos contra ellas todo el tiempo. De hecho, en el boom ICO vimos mucho de esto y aprendimos mucho de cómo identificar y alejarnos de estos embaucadores de oficio.

Pero ¿Qué hay de los nuevos riesgos que vienen solo del mundo DeFi como tal? Allí el problema es más complejo, porque DeFi es un mundo nuevo totalmente desconocido. Todo esto es nuevo, incluso la plataforma más parecida a un banco en DeFi, es algo nuevo, completamente experimental y por tanto puede fallar.

Puede fallar no solo porque sus principios estén mal construidos, sino porque la misma plataforma se asienta sobre tecnología experimental y en desarrollo.
Sí, 11 años después de su construcción blockchain sigue siendo una tecnología en construcción, pero aún así, es lo mejor que tenemos frente a la centralización y su modelo con milenios entre nosotros.

Por otro lado, quizás uno de los mayores riesgos de DeFi es que esta sirva para construir estructuras que terminan destruyendo la confianza en la blockchain. La llegada de protocolos como YAM o HOTDOG son muestra de este caso. Elevar una idea como el máximo exponente del DeFi, captar la atención de las personas, hacerlas invertir y de allí darse cuenta que es humo lo que le han vendido, erosiona la confianza en estos proyectos y la blockchain.

Por supuesto, la blockchain no es culpable de esto, y mucho menos de las malas decisiones de inversión, pero pintar de negro una tecnología puede ayudar a matarla y hay muchos interesados en ello.

Ponzinomics, se parece al ponzi, pero no lo es

Uno de los puntos más curiosos del DeFi (y de muchos de sus proyectos) es su parecido a un esquema Ponzi, en lo que llaman una estrategia “ponzinomics”. Para simplificar las cosas, ponzinomics es una estrategia económica que usan determinados proyectos apoyados en aspectos de un esquema ponzi pero en el fondo, el sistema no lo es.

Algo así como: “Uso estrategias ponzi, pero no te preocupes, no soy un ponzi”. Esto ha levantado dudas por parte de algunas personas en la comunidad crypto. Especialmente porque ven con preocupación cómo estas estrategias se han convertido en algo muy común en el mundo DeFi. De hecho, el Boom de las DeFi, se debe en gran parte a este tipo de practicas. Por esa razón, desde Bit2Me Academy hemos decidido hacer un apartado especial para este riesgo debido a lo difuso que es, y explicar claramente porque este es quizás el peor riesgo de todos en el mundo DeFi.

Todos conocemos bien los peligros de un esquema ponzi, esquemas fraudulentos que dan beneficios que salen del dinero de otras personas que entran en el esquema.

Vitalik Buterin, últimamente, ha estado dando opiniones en Twitter con respecto al DeFi y el desmesurado crecimiento del mismo. Hechos como la falta de transparencia de algunos protocolos, el crecimiento desmesurado de su valor, otorgar tasas de interés de hasta 90% anuales (y algunas hasta de 4 millones % al año), y recompensas por amasar fortuna en dichos protocolos, son señales de alertas de este tipo de estrategias. De hecho, muchos ven en el liquidity mining este tipo de práctica, puesto que los tokens que se reciben en recompensa no tienen ninguna utilidad real más allá de la plataforma y el valor de los mismos es meramente especulativo.

En este punto, es claro que este tipo de esquemas no son saludables, y los proyectos que centran su funcionamiento sobre este tipo de estrategias son peligrosos. Es por ello que desde Bit2Me Academy te realizamos la siguiente recomendación:

Analiza MUY bien el proyecto. Observa y aprende como funciona, mira su comunidad y sobre todo comprende los beneficios y riesgos que pueda darte. Esta es la mejor manera de protegerte del “peor de los casos” y al mismo tiempo puede darte la mejor estrategia para disfrutar del DeFi con el menor de los riesgos posibles. Si no tienes capacidad de entender donde pones tu dinero, NO LO HAGAS.